Patología Reuma

Reuma

Descárgate la guía para saber más

GRATIS

Descargar Guía

Testimonios de clientes:

Seguro que conoces a alguien que tiene reuma. Esta dolencia tan frecuente se cuela en muchos hogares y se convierte en el origen de molestias que o bien aparecen de forma aislada o se vuelven más frecuentes. Antes de nada, conviene aclarar que el concepto de “reuma” no existe en los libros de medicina, es decir, no hay ninguna enfermedad o dolencia del aparato locomotor que reciba este nombre. La terapia de la andulación no sustituye el tratamiento médico ni cura por completo el dolor pero sí puede ayudar a aliviarlo.

Información sobre el reuma

El término “artritis” reúne más de cuatrocientos trastornos músculo-esqueléticos. Las causas y síntomas de todos ellos pueden variar considerablemente pero si algo tienen en común es que todas las enfermedades reumáticas están asociadas con el dolor. También es importante saber que no solo tienen una influencia sobre el sistema músculo-esquelético, también en otros órganos y estructuras del cuerpo.

Causas del reuma

Normalmente, suele haber una combinación de factores detrás de la artritis reumatoide e incluso hay personas que son más propensas a desarrollarla pero siempre hay factores que la desencadenan. El mismo desgaste natural es otro de los motivos más frecuentes. Además, las enfermedades autoinmunes pueden evolucionar y convertirse en enfermedades reumáticas. Otras causas pueden ser también accidentes, lesiones o incluso infecciones.

Síntomas del reuma

El dolor es el principal signo de alerta pero pueden aparecer otros síntomas como el hinchazón, enrojecimiento y la rigidez en los músculos y articulaciones. También pueden incurrir distorsiones o que se origine una mal posición conjunta que limite la capacidad de movimiento. Las enfermedades reumáticas pueden causar tensión muscular, deformidad de la columna e incluso inflamación de los ojos y los órganos internos.

Las articulaciones individuales se construyen de manera muy diferente; sin embargo, los componentes son los mismos: la superficie de la articulación, la capa de cartílago, la cavidad articular ahuecado y la cápsula articular. La capa de cartílago, dependiendo de la medida en la que se carga la articulación, tiene un grosor de cinco milímetros. Cuando el cartílago está sano, la superficie es lisa y brillante. Ésta nos protege los huesos, actúa como un amortiguador y reduce la fricción. Además, cierra las cavidades articulares al exterior.

Por su parte, la capa de cápsula interior forma el líquido articular (líquido sinovial). Este fluido proporciona los nutrientes al cartílago articular y sirve como un lubricante para que la articulación puede deslizarse sin esfuerzo. Gracias a la capa de cartílago, la carga no se concentra en un solo punto sino que se distribuye sobre el área superficial mayor de los huesos de la articulación.

Esto funciona mejor cuando la forma y posición de las partes de una articulación coinciden exactamente entre sí, como en el caso de la cadera. Aquí, radica la cabeza redonda del fémur de forma fija incrustada en la cavidad de la articulación del hueso de la cadera. Esto permite mayor destreza y, al mismo tiempo, ofrece una mayor estabilidad.

¿Cómo se cuidan las articulaciones?

Tratamiento clásico

Los analgésicos como el ibuprofeno o diclofenaco se prescriben a menudo para afecciones reumáticas. Por otra parte, también se utilizan antirreumáticos no esteroideos (Nsar), que no contienen cortisona. Se recomienda NSAR en una dosis pequeña, ya que tiene efectos secundarios. Otros medicamentos que se usan comúnmente son inhibidores selectivos de la COX-2.También disminuyen el dolor y la inflamación pero no tienen tantos efectos secundarios. Si dichas sustancias producen una mejora suficiente, después se suele optar por inyectar cortisona en la articulación enferma. La ventaja de esta sustancia es que actúa estrictamente a nivel local.

Fármacos biológicos

Además de los medicamentos mencionados, también hay fármacos biológicos como el inhibidor de TNF, que se utiliza para la artritis. Se trata de sustancias compuestas de biología molecular que tienen una influencia directa sobre el proceso de la inflamación de las articulaciones. Sin embargo, debilitan las defensas del cuerpo.

Las hierbas medicinales

Algunas plantas medicinales contienen sustancias que pueden aliviar significativamente las afecciones reumáticas. Los extractos de hojas de ortiga o la corteza de sauce son muy eficaces. Estas preparaciones no necesitan receta médica.

Movimiento voluntario

Además de la medicación que requieren las enfermedades reumáticas, también se recomienda una terapia de movimiento diario. La intención es activar las articulaciones para instruir a los músculos y los tendones sin llegar a sobrecargarlos y con el fin de garantizar que se puedan mover el mayor tiempo posible.

Las técnicas de relajación

Técnicas como el entrenamiento autógeno, el yoga o la relajación muscular progresiva se recomiendan, además de para estas enfermedades, para la reducción del estrés, pues muchas veces hay una relación entre ambas.

Frotis

Frotar con agentes estimulantes del flujo sanguíneo y anti-estrés también resulta útil, ya que pueden reducir la inflamación.

Tratamientos Kneipp

El sistema de tratamiento de Kneipp contiene algunas estrategias eficaces contra las enfermedades reumáticas. Estos son los paquetes de amarre o bolsas de heno para las quejas no inflamatorias, las duchas de agua fría y las compresas para los síntomas inflamatorios.

¡Haz el test ahora!

CONTACTE CON SU ASESOR DE HHP

Solicite a uno de nuestros asesores toda la información sobre nuestros productos

Leer más

ANDULACIÓN EN CASA

¿No puede desplazarse? No hay problema. Le hacemos una demostración gratis en su casa.

Leer más

JORNADAS DE ANDULACIÓN

Inscríbase gratis a una Jornada de Andulación cerca de su localidad. Próximos eventos.

Leer más