Patología Sobrepeso

Sobrepeso

Descárgate la guía para saber más

GRATIS

Descargar Guía

Testimonios de clientes:

Información general del sobrepeso

Tener sobrepeso significa tener un peso corporal demasiado alto en relación con el tamaño corporal. A partir de cierto grado se habla también de obesidad (adiposis). En el caso de la adiposis, se trata de una variante grave del sobrepreso debida a una acumulación excesiva de tejido adiposo en el cuerpo. Como base de medición para determinar si una persona tiene un peso insuficiente, normal o excesivo, o padece de obesidad, hasta la fecha se ha aplicado el denominado índice de masa corporal (IMC). Sin embargo, este índice es demasiado poco significativo y demasiado impreciso para la medicina, por eso se ha sustituido por el denominado índice de dimensiones corporales (BDI). A diferencia del IMC, el BDI abarca la distribución de la masa corporal. En este el volumen abdominal tiene una función muy significativa. El BDI permite realizar afirmaciones considerablemente certeras sobre el estado de salud.

Causas del sobrepeso

sobrepeso

Las causas del sobrepeso son muy variadas. Los científicos se han esforzado para averiguar las causas exactas de uno de los problemas de salud más importantes de nuestro tiempo. Una cosa está clara: el “gen del sobrepeso”, según el cual el sobrepeso se fundamenta únicamente en factores hereditarios, no existe. Más bien, en el caso de muchas personas con sobrepeso, lo que ocurre simplemente es que el balance energético no es correcto, es decir, la relación entre la cantidad de calorías ingeridas y las calorías consumidas. Si a largo plazo se toman más calorías de las que se consumen, a la larga se produce de manera inevitable un incremento del peso corporal, ya que las calorías no consumidas se almacenan como reservas de grasa en las células adiposas. En algunos casos el sobrepeso está condicionado por enfermedades hormonales, como por ejemplo el hipotiroidismo, un trastorno de la regulación de la cortisona (síndrome de Cushing) o tumores en la glándula suprarrenal. En ocasiones también los medicamentos pueden ser la causa del sobrepeso, por ejemplo, la cortisona, los antidepresivos o las píldoras anticonceptivas. Asimismo, algunos factores psicológicos como el estrés o la soledad pueden favorecer el sobrepeso. Por supuesto, esto está relacionado también con la falta de ejercicio. La actividad física reducida es una causa importante del aumento de peso.

Síntomas del sobrepeso

Las repercusiones negativas del sobrepeso se manifiestan a todos los niveles: afectan a todos los órganos y estructuras del organismo. Así los kilos sobrantes propician, entre otras cosas, el desarrollo de enfermedades cardíacas y del sistema circulatorio como hipertensión, arteriosclerosis, angina de pecho y enfermedades coronarias, incluyendo el infarto de miocardio. Otras consecuencias del sobrepeso pueden ser diabetes de tipo 2, enfermedades de las articulaciones, hernias discales y trastornos de la metabolización de las grasas; también favorece la aparición de enfermedades gastrointestinales y de enfermedades tumorales de tipo maligno, sobre todo cáncer de mama, cáncer intestinal, de próstata y de cuello del útero. No obstante, la mente también sufre: los problemas psíquicos y los estados depresivos no son ajenos a las personas con sobrepeso.

Más información acerca del sobrepeso

El sobrepeso es literalmente una causa “de peso” de numerosas enfermedades. Por eso se deben perder esos kilos de más y procurar mantenerse siempre en el peso normal. Las personas que tienen más kilos de los que deberían con frecuencia tienen el buen propósito de deshacerse de esos kilos sobrantes. Sin embargo, del dicho al hecho hay un trecho en lo que respecta a adelgazar. Una vez armados de fuerza de voluntad, la tarea de perder peso resulta ser más difícil de lo que se esperaba, sobre todo a la hora de mantener continuamente el peso ideal alcanzado. A menudo el sendero que lleva hasta la figura ideal está lleno de errores y falsas ideas.

Detalles

El mito del metabolismo bueno y otros errores

Según los datos estadísticos de numerosas encuestas, más de la mitad de la población tiene sobrepeso. El 16 por ciento de las personas que padecen sobrepeso son incluso adiposos, es decir, obesos. Hasta el momento el país nunca había tenido tantos casos de sobrepeso. Aunque ya tendríamos que saberlo: tablas calóricas en todas partes y montones de dietas en medios impresos y móviles. Sin embargo, cada vez estamos más gordos. ¿Por qué? Porque cometemos errores graves. Uno de ellos es el mito del metabolismo bueno. Persiste la creencia de que la humanidad se divide en dos tipos de personas. Por un lado, aquellos envidiados que pueden comer todo lo que les apetezca, no sólo ensalada y pescado magro, también aquello que otros sólo pueden probar con los ojos. Por otro lado, aquellos que deben vigilar constantemente su peso. Aquellos que deben renunciar al postre y que tras la Navidad y otras celebraciones repletas de comidas hipercalóricas siempre tienen que ponerse a dieta. Sin embargo, a pesar de todo no consiguen aproximarse ni un solo centímetro a la figura de sus sueños. Este es el momento en el que nos aferramos al consuelo de que “los demás son los que tienen un metabolismo bueno”.

Por suerte, esto es falso. Los “demás” simplemente tienen un metabolismo más activo y un metabolismo basal alto. Y es precisamente por esto, por el hecho de no tener este tipo de metabolismo, por lo que no consiguen adelgazar de ninguna de las maneras. Entonces se plantea la pregunta de por qué unos tienen un alto índice metabólico y otros no. La respuesta es que quien desee adelgazar no puede negarle al cuerpo todo aquello que este necesita. Quien desee adelgazar debe comer, pero comer lo adecuado. Lo que estimula el metabolismo, favorece la quema de grasa y convierte esta de nuevo en cuerpo son las proteínas, los aminoácidos y sobre todo vitaminas, minerales y otras sustancias vitales en abundancia. De lo contrario el cuerpo marcha a medio gas y limita sus actividades metabólicas. Al fin y al cabo en nuestro programa genético está grabado que en tiempos de escasez se consuman menos calorías. Según este imperativo de la evolución, las hormonas se ponen en estado de emergencia. Si la grasa se almacena en los lipocitos y se restringen las ganas de realizar actividades físicas, no hay nada que hacer. Son aquellos casos en que a pesar de comer la mitad y de contar minuciosamente las calorías no se puede adelgazar. Es justamente el otro camino el que conduce a la delgadez: aumentar el consumo de energía y al mismo tiempo disminuir el aporte energético. Aquí la quema de lípidos desempeña una importantísima función.

Adelgazar = quemar grasas

Solamente evitar las grasas no sirve para adelgazar, hay que quemarlas. ¿Pero qué es exactamente quemar grasa? En cualquier caso, algo que está asociado a muchas falsas ideas. Quemar grasa es uno de los dos caminos que nuestro cuerpo emplea para obtener energía. El otro es el aporte de energía a partir de hidratos de carbono. Al quemar grasa en nuestro metabolismo se queman ácidos grasos libres. Nuestro cuerpo obtiene estos ácidos grasos desintegrando la grasa de reserva en partes pequeñas. En comparación con la obtención de energía a partir de hidratos de carbono, este método es relativamente complicado; sin embargo, el cuerpo obtiene más energía. El cuerpo está constantemente quemando grasa, no sólo tras un intervalo de tiempo determinado, los treinta minutos mágicos, como se suelen llamar. Al fin y al cabo, nuestro cuerpo también consume energía mientras dormimos y no sólo cuando nos encontramos activos. Por otro lado, mediante la descomposición de la grasa se pretende simplemente reducir el peso corporal disminuyendo el porcentaje de grasa corporal. Esto sucede cuando aportamos al cuerpo menos energía de la que consume durante un periodo de tiempo largo. Esto se denomina balance energético negativo. La quema de lípidos también se favorece mediante actividades deportivas de baja intensidad, que producen una relación favorable de aporte y consumo de energía (véase a continuación).

Proteína quemagrasas

La proteína es una dinamo para quemar grasas, reduce el peso avivando la quema de lípidos, pues para que el metabolismo pueda transformar la proteína alimentaria en proteína corporal, el cuerpo necesita energía. Esto significa que mientras se digiere la proteína el cuerpo está consumiendo calorías. Sin embargo, sólo en el caso de la proteína con poca grasa. Es decir, con requesón, queso cottage y todos los demás productos lácteos desnatados, pescado, aves y carne magra, ya que estos alimentos contienen mucha proteína y poca grasa. En la naturaleza no existe la versión cero por ciento de grasa. Entre los componentes de las proteínas encontramos los aminoácidos; uno de ellos es la carnitina, una experta en la tarea de quemar las reservas de grasa que está presente en todas las células del cuerpo y aviva al máximo la quema de grasa. Si se descompone la grasa corporal, la sustancia proteínica transporta la grasa de la sangre a las células. Únicamente allí, en las mitocondrias, se puede metabolizar. En caso de un déficit de carnitina, la quema de grasa no se pone en marcha de forma ideal. En el caso de las personas con sobrepeso se encuentra muy poca en la sangre, lo cual no es sorprendente. Si al cuerpo le falta la energía de los ácidos grasos, recurre a la proteína como fuente de energía. Pero la proteína también significa musculatura. Es decir, el cuerpo desintegra los músculos, pero mantiene su grasa. El clásico efecto yo-yo, el temido efecto secundario de muchas dietas.

Alejarse de los kilos

Entre los métodos más efectivos para aumentar la quema de lípidos se encuentra el ejercicio físico. No importa cuál sea la edad, también con setenta años se puede transformar el tejido adiposo en masa muscular y mejorar la forma física. Como los expertos en medicina deportiva siempre recalcan, las personas se pueden entrenar hasta edades muy avanzadas. Se recomienda hacer deporte, sobre todo para decir adiós a los kilos de manera permanente. Lo que hasta ahora no se ha mencionado es el efecto de postcombustión, llamado así porque comienza cuando ya se han terminado las actividades físicas. Después del entrenamiento la metabolización de energía continúa funcionando durante algún tiempo a máxima potencia. Ello provoca un aumento del consumo de calorías y contribuye, incluso si se está sentado de nuevo en el sofá, a adelgazar.

Diagnóstico y tratamiento del sobrepeso

La terapia de andulación ha demostrado ser un excelente medio para combatir los kilos sobrantes. La andulación favorece la descomposición de la grasa y la quema directa de lípidos estimulando de forma intensiva el metabolismo y la circulación en conjunto. De esta forma el aumento de la actividad metabólica incrementa también el metabolismo basal, y con él, el consumo de calorías. Este efecto positivo se puede observar sobre todo en la mitad del cuerpo mediante el cinturón abdominal perteneciente al sistema terapéutico. Este se dirige especialmente a la cavidad abdominal y sus órganos. Así, entre otros efectos, se favorece de manera especialmente intensa la descomposición de la grasa en el abdomen, de lo que la salud se beneficia más que de perder propiamente los kilos sobrantes. Las investigaciones han mostrado que la grasa de la región abdominal es perjudicial, además de para la figura, para el estado de salud del corazón y del sistema circulatorio. La terapia de andulación se emplea en el sistema terapéutico de hhp. Infórmese ahora de los beneficios que puede proporcionarle el sistema de terapia a su cuadro de molestias.

Otras medidas

Cambio en la alimentación

Como es comprensible, esta medida se encuentra en primer lugar entre los métodos para eliminar el sobrepeso. Sin un cambio específico del plan alimentario no se puede alcanzar a la larga el éxito en el tratamiento. Para las personas afectadas puede no ser fácil, pero resulta imprescindible para conseguir perder peso. Por lo general resulta útil contar en un principio con un asesoramiento integral sobre nutrición, en el que se determine con exactitud cómo deben ser las comidas diarias. En este asesoramiento se explica al paciente con detalle cuáles son los alimentos sanos y los menos sanos, así como el contenido en calorías de ciertas comidas. En ocasiones existe un gran déficit de información respecto a este último punto, tanto antes como ahora.

Ejercicio regular

Igualmente fundamental en la pauta del tratamiento del sobrepeso es la práctica regular de actividades físicas, que contribuye en gran medida a la descomposición de la grasa y a la regulación del apetito. Sin embargo no todos los tipos de deporte son adecuados para las personas con sobrepeso. Los mejores son los deportes de resistencia, como la marcha, el ciclismo y sobre todo la natación.

Tratamiento médico

En caso de que los métodos dietéticos y la suficiente actividad física no produzcan una reducción de peso satisfactoria, se pueden emplear medicamentos especiales. Los llamados inhibidores del apetito influyen en la regulación del sentimiento de saciedad y del apetito y consiguen que se tome una pequeña cantidad de calorías.

Cirugía

En los casos difíciles de sobrepeso y obesidad existe además la posibilidad de un tratamiento quirúrgico. Este puede consistir en una reducción del estómago o de la entrada del estómago (banda gástrica), la aspiración de la grasa o un acortamiento del intestino delgado.

¡Haz el test ahora!

CONTACTE CON SU ASESOR DE HHP

Solicite a uno de nuestros asesores toda la información sobre nuestros productos

Leer más

ANDULACIÓN EN CASA

¿No puede desplazarse? No hay problema. Le hacemos una demostración gratis en su casa.

Leer más

JORNADAS DE ANDULACIÓN

Inscríbase gratis a una Jornada de Andulación cerca de su localidad. Próximos eventos.

Leer más