Patología Tensión nerviosa

Tensión nerviosa

Descárgate la guía para saber más

GRATIS

Descargar Guía

Testimonios de clientes:

¿Qué es la tensión nerviosa?

Cada vez hay más personas que sufren las prisas y la falta de tiempo día a día. En paralelo, también vemos que esas consecuencias pueden llegar a ser crónicas si no se les pone remedio.

Principales causas de la tensión nerviosa

La carga transitoria y el estrés son una de las principales amenazas para el organismo que, por mucho que intenta responder a esas situaciones a tiempo, no lo consigue de forma óptima. El insomnio, los conflictos, los síndromes de abstinencia, el uso de algunos medicamentos e incluso los cólicos menstruales pueden propiciar el desarrollo de la tensión nerviosa.

Síntomas de la tensión nerviosa

tensiónLos efectos de la tensión nerviosa prolongada se manifiestan en todos los niveles del organismo. En algunos, se realiza de forma rápida y extensivamente; en otros, ocurre de manera menos pronunciada y lenta.

Los síntomas típicos de la ansiedad incluyen excesivo nerviosismo, irritabilidad, sensación de agotamiento y, a menudo, una actitud agresiva. Las arritmias cardíacas, las palpitaciones, la presión arterial elevada también reflejan la tensión nerviosa. Algunas personas sufren las consecuencias en las bolsas que hay bajo los ojos o sienten las manos temblorosas, dificultades para concentrarse, dolores de cabeza y trastornos del sueño. La ansiedad también puede conducir a la disminución de la libido y cambios de humor. Estos síntomas pueden ser suprimidos pero pronto regresan reforzados por el estrés físico o psicológico.

El sistema nervioso vegetativo

El sistema nervioso vegetativo regula las funciones corporales vitales tales como el ritmo cardíaco, la respiración, la presión sanguínea y la digestión. Además, el sistema vascular y las hormonas también están reguladas por este sistema. Estas y muchas otras funciones son procesos automáticos y no pueden ser influenciados. Por lo tanto, el sistema vegetativo es también conocido como el sistema nervioso autónomo. Su característica principal es que está trabajando de forma oculta. Se puede dividir en el simpático y e parasimpático. Ambos son antagonistas y, por lo tanto, tienen efectos contradictorios. El sistema nervioso simpático estimula y activa el sistema nervioso parasimpático mientras se relaja.

Las hormonas del estrés

tensiónNos referimos al estrés cuando el organismo se encuentra en un estado de alerta. Lo que ocurre en estos casos es una reacción en cadena en la que se segregan una cascada de sustancias transmisoras. Esta reacción comienza en el hipotálamo, el centro neurálgico más alto en el sistema hormonal. Esto asegura entonces que se libera en la pituitaria de la hormona adrenocorticotrópica (ACTH abreviado), la sustancia que forma el origen de la tensión. Las glándulas suprarrenales necesitan obtener la señal para desencadenar la producción de hormonas del estrés como la adrenalina, la noradrenalina y el cortisol. Estas tres sustancias transmisoras aseguran que el organismo pueda responder rápida y adecuadamente ante situaciones de estrés. Cuando el hipotálamo permanece durante mucho tiempo en condición de alerta, también se separan las hormonas del estrés constante y, a su vez, se pone al cuerpo bajo una presión permanente. El final siempre es el mismo: un estado de agotamiento total.

Los factores de riesgo para el estrés

El estrés persistente es un riesgo importante para la salud. Por ejemplo, la tensión prolongada afecta de manera significativa el equilibrio entre las reacciones celulares, orgánicas y emocionales. Por esta razón, afecta en gran medida tanto la salud física como la mental.

Medidas para aliviar la tensión nerviosa

Eliminar el estrés

La actividad corporal es muy adecuada para reducir la tensión y el estrés. Un cuerpo con una mejor circulación de la sangre tiene un efecto relajante sobre el sistema nervioso vegetativo. Así, se fortalece el sistema nervioso y se mejora el sueño, teniendo un efecto positivo en la relajación y la concentración. Además, el deporte ayuda a la reducción de adrenalina y otras hormonas del estrés, reduciendo los efectos nocivos. Es importante asociar las actividades deportivas con el placer, sin considerarlas una obligación en nuestra rutina.

Medicinas naturales

Existen productos y remedios naturales que pueden resultar eficaces para combatir la ansiedad. Las plantas medicinales incluyen la valeriana, la hierba de San Juan, el lúpulo y la melisa. La ventaja de estos remedios naturales es que están libres del riesgo de adicción y no tienen efectos secundarios.

El entrenamiento autógeno

Hay técnicas que ya han ayudado a muchas personas a liberarse de su ansiedad. Uno de ellos es el entrenamiento autógeno. A través de esta técnica, se puede llevar a un estado de relajación profunda. En estos casos, la respiración, el ritmo cardíaco, la presión arterial y otros procesos influyen de forma deliberada. El entrenamiento autógeno hace un desvío a través de los cerebros. Por ejemplo, los procesos físicos pueden verse afectados cuando los impulsos nerviosos cambian el estado de tensión de los músculos. Una reacción en cadena a partir de los cerebros hace que las funciones corporales como la respiración y la digestión se caduquen. Por consiguiente, el sistema nervioso vegetativo se elimina en cierta medida. Para que esto funcione, se requiere algo de práctica. Lo ideal sería aprender la técnica bajo la guía profesional o a través de un curso. Te recomendamos que utilices el entrenamiento autógeno para relajarte cada vez que sientas la necesidad.

¡Haz el test ahora!

CONTACTE CON SU ASESOR DE HHP

Solicite a uno de nuestros asesores toda la información sobre nuestros productos

Leer más

ANDULACIÓN EN CASA

¿No puede desplazarse? No hay problema. Le hacemos una demostración gratis en su casa.

Leer más

JORNADAS DE ANDULACIÓN

Inscríbase gratis a una Jornada de Andulación cerca de su localidad. Próximos eventos.

Leer más