Hiperalgesia: el dolor extremo

03.12.2016

Hiperalgesia es la sensibilidad extrema al dolor. Quienes la sufren experimentan que sus tejidos emiten señales amplificadas del daño recibido, por ejemplo por un golpe o un corte, por pequeños que éstos sean. También les sucede que tejidos sanos, partes de su cuerpo donde no existen signos de daño o lesión y que no deberían asociarse con ningún tipo de malestar, les duelen de manera increíble.

hiperalgesia

La sensibilización del sistema nervioso es la razón más común, aunque no la única, para que alguien experimente una mayor sensibilidad al dolor. La aparición de la hiperalgesia está relacionada con condiciones comunes como:

No es casualidad ya que, cada una de estas condiciones también está relacionada con la alteración del sistema nervioso. Cuando este sistema de alarma reacciona excesivamente a estímulos dolorosos, todos los pequeños daños se sienten de una forma exagerada e insoportable. Es fundamental procurar el bienestar de los pacientes con este diagnóstico.

Los medicamentos derivados de opiáceos de acción corta para el tratamiento del dolor crónico, empleados para paliar las consecuencias de las condiciones mencionadas, pueden hacer que el paciente llegue a experimentar más dolor. Esto sucede si, por ejemplo, el usuario está experimentando un ciclo frecuente de retiros que, además de sensibilizar al sistema nervioso, por sí mismo puede ya causar hiperalgesia.

 

El origen de la hiperalgesia

Existen muchas vías distintas que pueden conducir a una mayor sensibilidad al dolor. Porque no hay que olvidar que, para quienes padecen hiperalgesia, el dolor no significa necesariamente que algo esté dañado, sino que su cerebro está interpretando ciertas señales que el cuerpo envía y que le alertan de algo. A veces esas señales se amplifican debido a:

  1. La sobre-activación de las vías del dolor.
  2. La supresión de las vías naturales de alivio del dolor en el cuerpo.

Estas formas de mayor sensibilidad al dolor se presentan al mismo tiempo en el paciente que interrumpe de forma repentina el tratamiento con medicamentos para el dolor o el consumo de opiáceos. La brusquedad de la decisión deja al organismo con un sistema de alivio del dolor natural que no funciona mientras que, al mismo tiempo, las vías de dolor profundas dentro del sistema nervioso se vuelven extremadamente activas. El resultado es el dolor con mayúsculas, por todas partes del cuerpo y a gran escala.

La hiperalgesia no es sólo una mayor sensibilidad al dolor, sino un indicador de que el sistema de alarma de la persona está dañado debido a la retirada repentina de cierta medicación, al uso excesivo de medicamentos o a la sensibilización del sistema nervioso.

No obstante, el proceso de hiperalgesia puede ser revertido. Para ello se toman acciones orientadas a permitir que el sistema natural de alivio del dolor del cuerpo recupere su nivel de funcionamiento normal aunque el proceso puede requerir de más tiempo del esperado, puesto que cada paciente es distinto y no todos reaccionan igual ante el tratamiento. En esta fase de curación, es importante apoyar la labor médica con los cuidados que permitan a la persona recuperar poco a poco su calidad de vida.

 

New Call-to-action

Hiperalgesia: el dolor extremo
4.3 (86.67%) 3 votes