Ácido láctico. ¿Qué es y cómo se elimina?

23.07.2019

Durante mucho tiempo ha existido el falso mito de que las agujetas eran provocadas por el ácido láctico. Aun así, la acumulación de esta sustancia en nuestro organismo es la que hace que empecemos a notar fatiga muscular.

En este post te explicamos todo lo que necesitas saber sobre esta substancia en nuestro organismo. ¡Sigue leyendo!

ácido láctico

¿Qué es el ácido láctico?

El ácido láctico es un compuesto químico resultante de la utilización de glucosa como combustible en ausencia de oxígeno.

Cómo comentábamos al inicio de este post, durante años se ha pensado que el ácido láctico era el causante de las agujetas. Pero no hay evidencia al respecto. Lo que sí es cierto es que en ejercicio anaeróbico de alta intensidad y corta duración, como levantar pesas o correr a velocidad elevada, se puede producir una acumulación de ácido láctico, provocando la fatiga muscular.

En otras palabras, cuando acumulamos mucho ácido láctico en nuestro cuerpo no tenemos ni la energía ni la capacidad suficiente para contraer los músculos, haciendo que aparezca la fatiga.

Cuando practicamos ejercicio de baja intensidad también producimos ácido láctico, pero su concentración suele ser tan baja que no nos afecta. En estos casos, el propio organismo lo convierte en energía y lo acaba eliminando por sí solo.

El problema viene cuando acumulamos tal cantidad de esta substancia que nuestro cuerpo no es capaz de eliminarla. Es aquí cuando notamos fatiga a la hora de realizar ejercicios intensos.

Esto sucede porque algunas enzimas anaeróbicas se inhiben, por lo que no podemos seguir produciendo energía por esta vía. Con esto, nuestros músculos se quedan sin energía y muchas de las fibras musculares no pueden contraerse.

Umbral de lactato

Aun así, cada persona tiene un umbral de ácido láctico que su cuerpo es capaz de acumular. A este se lo conoce como umbral de lactato. Una persona que no esté acostumbrada a realizar ejercicio físico notará fatiga muscular antes que alguien que suele entrenar a diario.

El umbral de lactato se puede entrenar para que éste aumente. A base de entrenamiento, lo que se consigue es retrasar el punto en el que el ácido láctico se empieza a acumular, y por tanto, el momento en el que aparece la fatiga muscular.

Los entrenamientos que nos ayudarán a aumentar el umbral de lactato son aquellos de series cortas a intensidades altas. Este tipo de entrenamiento hace que se acumule lactato, pero luego tenemos descansos para poder recuperarnos.

¿Cómo reducir esta substancia?

Además de entrenar el umbral de lactato, también hay una serie de consejos para evitar que el ácido láctico se acumule:

Beber agua antes, durante y después del entrenamiento.

– Tomar bicarbonato disuelto en agua para neutralizar el ácido láctico (cantidad en función del peso de la persona).

– Consumir alimentos ricos en agua y vitamina B.

– Consumir alimentos alcalinizantes: aguacate, tomate, naranja, semillas de calabaza, almendras, etc.

Aumentar los niveles de magnesio. Se puede encontrar en alimentos como las espinacas, acelgas, semillas de girasol o legumbres.

– Consumir ácidos grasos insaturados procedentes del pescado azul (salmón, atún, caballa).

Aceite de oliva.

Por último, la tecnología de andulación también ayuda a eliminar el ácido láctico que se acumula en nuestro organismo. Gracias a las vibraciones mecánicas controladas y el calor por infrarrojos, esta terapia estimula el sistema linfático, provocando una mayor depuración de las sustancias residuales y un fortalecimiento de las propias defensas del cuerpo, lo que ayuda a aumentar el rendimiento físico del deportista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *