Acupuntura y ansiedad: el éxito de un tratamiento a medida

16.11.2018

Acupuntura y ansiedad son un tándem muy frecuente hoy en día. Nuestro estilo de vida, más dinámico, más conectado y más exigente, nos pone a veces al límite, provocándonos estrés, inseguridad, miedo o preocupación. ¿Te ha pasado alguna vez?

Créditos fotográficos: Hans_Joachim

Cuando este tipo de sensaciones son pasajeras no hay que darles mayor importancia, de hecho, puede considerarse como una prueba de que todo va bien en nuestro organismo, de que tenemos el control de la situación. Sin embargo, cuando se trata de algo permanente, hay que prestarle más atención. Sobre todo, cuando concurren distintos síntomas, como los siguientes:

– Dolor de cabeza.

– Tensión muscular o temblores.

– Irritabilidad, inquietud e irascibilidad.

– Sensación de fatiga.

– Sudoración excesiva.

– Taquicardias.

– Insomnio.

Problemas estomacales y digestivos.

– Dificultades de concentración.

– Respiración agitada.

En este caso, sí que hay que plantearse el recurrir a un tratamiento de acupuntura y ansiedad, para remitir el problema y prevenir su aparición futura.

 

Acupuntura y ansiedad: una solución que sí funciona

Son muchas las personas que piensan en la medicina tradicional china para solucionar sus problemas de salud. Acupuntura y ansiedad van frecuentemente de la mano porque, emplear esta técnica en el tratamiento de un trastorno que afecta al 40% de la sociedad española, es muy recomendable. Y lo es puesto que:

– Se trata de un método completamente seguro y libre de efectos secundarios.

Sus resultados son visibles desde el principio, ya que todas y cada una de las sesiones de acupuntura proporcionan alivio.

La acupuntura reduce los síntomas de la ansiedad y ayuda a remitir el trastorno, previniendo que vuelva a aparecer más adelante.

– Es adecuado para todas las edades y estados de salud, por lo que puede aplicarse a ancianos, niños e incluso mujeres embarazadas).

El tratamiento siempre estará diseñado a medida para el paciente, algo que se consigue al analizar cómo la ansiedad está afectando al individuo.

 

Cómo trabaja la acupuntura en pacientes con ansiedad

Según la medicina tradicional china, la energía del organismo (qi) fluye de forma equilibrada cuando estamos sanos. En esos momentos el movimiento es suave y no existen obstáculos para que recorra todo el cuerpo. No obstante, cualquier emoción puede interrumpir ese equilibrio. Cuando se trata de algo temporal, el bloqueo desaparecerá y, rápidamente, todo volverá a la normalidad. Pero si es algo que perdura, también lo hará el obstáculo que impide que fluya el qi. Acupuntura y ansiedad se relacionan en el ámbito de las emociones, puesto que al insertar las agujas en los puntos de acupuntura se estimula esta energía para iniciar el proceso de curación y dejar atrás la ira, la tristeza o el estrés de manera natural.

Además, la acupuntura trabaja para aliviar el estrés mediante la liberación de sustancias químicas naturales que terminan con la negatividad. Se trata de las endorfinas. No sólo eso, sino que esta técnica mejora la circulación sanguínea en todo el cuerpo y disminuye la frecuencia cardíaca, gracias a su efecto calmante, que reduce la presión arterial y contribuye a la relajación de la musculatura.

Iniciar un tratamiento de acupuntura y ansiedad es notar rápidamente la mejoría. Si esta decisión se acompaña con la de introducir nuevos hábitos de vida, como los relacionados con la dieta o la práctica de ejercicio moderado de forma regular (como puede ser el yoga o el Tai Chi), se conseguirá que la prevención resulte aún más efectiva.

Acupuntura y ansiedad: el éxito de un tratamiento a medida
5 (100%) 1 vote