Anquilosis ¿qué es y por qué se produce?

27.11.2016

¿Qué es la anquilosis? ¿Cómo se diagnostica? ¿Qué patologías suelen implicar anquilosis ¿Tiene tratamiento? ¿Cuál? Hoy en el blog de las personas que viven con dolor hablamos de un síntoma característico de algunas de las afecciones más incapacitantes y dolorosas que existen: la anquilosis.

 anquilosis
Índice de contenidos
Anquilosis: definición y tipos
Anquilosis: signos clínicos y causas

Anquilosis: definición y tipos

Vamos a empezar como solemos hacerlo en este tipo de artículos: definiendo el término anquilosis.

En el Diccionario Médico de la Universidad de Salamanca encontramos una definición de la anquilosis tan concisa como concreta: una patología que consiste en la imposibilidad o en la especial dificultad para mover una articulación móvil.

La palabra anquilosis en castellano procede del término en griego “anchylosis” que podríamos definir libremente como “atadura” y es que ese es, precisamente, lo que sienten las personas con anquilosis: una atadura férrea de una o de varias articulaciones que, además de implicar dolor, reduce su capacidad de movimiento a veces de forma irreversible.

La anquilosis puede producirse en cualquier tipo de articulación, pero suele centrarse en las articulaciones que sufren más carga como, por ejemplo, las articulaciones de las rodillas o las de las caderas.

Esta patología también es muy habitual en ciertas patologías crónicas e incurables como,  por ejemplo, la EA o espondilitis anquilosante. Recordemos que la EA es una patología que afecta a las vértebras de la columna y que se caracteriza por una inflamación de la articulación sacroileaca (la que está entre el sacro y el íleo, ese punto donde el final de nuestra columna se une con la pelvis).

Anquilosis: signos clínicos y causas

Los signos clínicos característicos de la anquilosis son muy variados, pero hay tres que prácticamente se repiten en todos los casos: rigidez, inflamación y dolor.

Rigidez que se agudiza después de varias horas de no mover la articulación afectada (cuando nos levantamos por la mañana después del sueño nocturno, después de trabajar sentados durante toda la jornada laboral, etc.).

Inflamación en las zonas cercanas a la articulación dañada. Esta inflamación puede extenderse a los músculos cercanos a la articulación con rigidez y provocar otra serie de síntomas añadidos como debilidad, malestar general, fatiga, problemas para conciliar el sueño, problemas de concentración, ansiedad, tristeza, depresión, etc.

Dolor que puede ser difuso o punzante y que, además, puede notarse en cualquier momento e, incluso, llegar a despertar a la persona que sufre esta rigidez articular. Cuando la anquilosis se produce en las personas diagnosticadas con EA, el dolor se asemeja muchísimo al de una ciática o al de una hernia discal. Esta sintomatología es, precisamente, la responsable de que a las personas con espondilitis anquilosante no se les diagnostique correctamente la enfermedad y, así, no se les ofrezca un tratamiento de alivio del dolor y mejora de la calidad de vida como, por ejemplo, el que ofrecen los dispositivos basados en la terapia de la Andulación®.

Las causas de la anquilosis son bastante variadas:

  • Presencia de enfermedades como la espondilitis anquilosante, la artrosis de rodilla, la artrosis de cadera o coxartritis, etc.
  • Accidentes de trabajo o lesiones deportivas que afecten a una articulación móvil.
  • Presencia de enfermedades infecciosas como, por ejemplo, la tuberculosis.

New Call-to-action

Anquilosis ¿qué es y por qué se produce?
4 (80%) 3 votes