Antidepresivos naturales para afrontar el invierno

08.10.2016

Para muchas personas que viven con dolor crónico, el invierno es sinónimo de problemas. La humedad, las bajas temperaturas, el menor número de horas de luz solar… Son factores que pueden agravar varias de las enfermedades crónicas que tratamos en este blog. ¿Qué podemos hacer para vivir los meses más fríos del año de la mejor manera posible y con esa sonrisa positiva tan necesaria para vivir con dolor? Hoy: antidepresivos naturales para afrontar el invierno.
Antidepresivos naturales

Antidepresivos naturales: el poder de la cúrcuma

La cúrcuma es una especia muy apreciada en la cocina hindú  que, poco a poco, se ha ido introduciendo en la dieta de los países occidentales. La cúrcuma se suele utilizar para dar color y sabor a los guisos de carne, pescado y verduras, pero además parece ser que es un excelente depresivo natural que influye en nuestros niveles de dopamina y serotonina, dos neurotransmisores que están profundamente relacionados con el estado de ánimo y con la capacidad de conciliar el sueño, mantener a raya la fatiga, controlar el apetito, etc.

La tirosina de los plátanos

Como quizá sepas, la dopamina la produce nuestro propio cerebro, pero cuando este se encuentra agotado, triste o deprimido, no le viene nada mal que le echemos una mano eligiendo alimentos que potencien la segregación de dopamina como, por ejemplo, los plátanos.

Los plátanos, las ciruelas secas o las fresas contienen tirosina, un aminoácido que regula los niveles de dopamina de nuestro cerebro y, así, nos ayuda a reducir la fatiga, mejorar de forma natural nuestro estado de ánimo, conciliar mejor el sueño, etc.  Pero, además, los plátanos contienen otra sustancia que quizá reconozcas: el triptófano, un relajante natural muy utilizado en la fabricación de fármacos antidepresivos y que, por supuesto, está presente en muchos alimentos saludables.

Aceite de oliva: el oro verde

En el blog de las personas que viven con dolor ya te hemos hablado varias veces del inmenso valor terapéutico de nuestra famosa dieta mediterránea y, en concreto, de uno de los productos estrella de nuestra gastronomía: el aceite de oliva.

Según el estudio PREDIMED Prevención Primaria de la Enfermedad Cardiovascular con la Dieta Mediterránea– consumir aceite de oliva tiene muchos beneficios para la salud de nuestro corazón, pero al parecer el oro verde también beneficia a nuestro cerebro influyendo en la producción de la serotonina. Así, consumir aceite de oliva en crudo y utilizarlo para preparar otros alimentos de la nutritiva y saludable dieta mediterránea mejorará nuestra salud física… y mental.

 

Cúrcuma, plátanos, aceite de oliva… unidos con la práctica de ejercicio físico adaptado a nuestras posibilidades y ayudado por dispositivos científicamente probados que ayudan a relajar la musculatura, mejorar la calidad del sueño y aliviar el dolor son las claves para afrontar el invierno de la mejor manera posible: con ese ánimo positivo tan necesario para convivir con el dolor sin perder la sonrisa.

 

Y si quieres aprender más claves sobre la alimentación para mantener tu cuerpo y tu mente en perfecto estado de revista, pulsa aquí y descarga nuestra guía gratuita “Nutrición para las personas que viven con dolor, una publicación práctica que te ayudará a controlar los síntomas de tu enfermedad crónica de una forma tan sencilla como placentera: comiendo.

 

New Call-to-action

Antidepresivos naturales para afrontar el invierno
5 (100%) 3 votes