Arteriosclerosis, causas y tratamiento

22.12.2017

La arteriosclerosis es una afección a la que hay que prestarle especial atención. Se trata de una enfermedad silenciosa, que no avisa. Es por lo que hoy en El blog de las personas que viven con dolor te hablamos de ella, sus causas y tratamientos disponibles.

Arteriosclerosis causas y tratamiento

¿Qué es la arteriosclerosis?

Es una enfermedad degenerativa de las arterias. Desde pequeños éstas se van endureciendo debido a que a lo largo de los años en las paredes de las arterias se van acumulando depósitos de grasa. Con el tiempo formarán placas que dificultarán la circulación sanguínea. Esto último favorece la formación de coágulos que pueden llegar a obstruir parcial o totalmente las arterias.

La arteriosclerosis es una enfermedad por la cual las arterias se endurecen produciendo una falta de elasticidad y estrechamiento de las mismas. Esta situación conlleva a una mayor dificultad de la circulación sanguínea, a la vez que facilita la formación de ateromas, lo que implica una acumulación de colesterol que puede llegar a calcificarse formando placas. Es una enfermedad muy común a día de hoy por un estilo de vida sedentario y una incorrecta alimentación. 

¿Cuáles son las causas de la arteriosclerosis?

Como hemos visto, la arteriosclerosis no se inicia hasta la edad adulta. El problema es que una vez aparece se irá agravando con el devenir de los años. Esto se verá favorecido especialmente si abusamos en nuestra dieta de las grasas de origen animal. Además, otros factores que pueden agravar o acelerar la aparición de la arteriosclerosis son:

  • Estrés.
  • Tabaco.
  • Obesidad y sobrepeso.
  • Vida sedentaria.
  • Herencia genética.
  • Hipertensión.
  • Diabetes.
  • Niveles altos de colesterol en sangre.

La arteriosclerosis puede pasar desapercibida hasta que ésta enfermedad llega a impedir o dificultar seriamente la circulación sanguínea. No olvidemos que la arteriosclerosis es la principal causa de infarto, trombosis, embolia, angina de pecho e hipertensión.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los principales síntomas de padecer esta enfermedad son:

  • Dolor torácico tras haber realizado algún esfuerzo.
  • Dolor repentino, brusco e intenso en el pecho si son las arterias coronarias las afectadas.
  • Alteración de la vista, el habla o equilibrio si son las arterias cerebrales las afectadas.
  • Pérdida del sentido y desvanecimiento.

En caso de sufrir alguno de los síntomas citados es necesario acudir al médico. La arteriosclerosis es una enfermedad que puede llegar a tener consecuencias fatales si no se le pone remedio.

Principales tratamientos de la arteriosclerosis

El tratamiento más habitual para esta afección es la toma de medicamentos que mejoren la circulación sanguínea. Éstos impiden la formación de coágulos y favorecen que el corazón reciba el oxígeno y los nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento.

Así también son habituales los medicamentos que ayudan a reducir los niveles de colesterol en sangre. La aspirina suele ser recomendarse en estos casos gracias a sus propiedades anticoagulantes, aunque siempre siguiendo las prescripciones de un médico. Sólo en el caso de que las arterias coronarias estuviesen seriamente afectadas debería recurrirse a la intervención quirúrgica.

Algunas recomendaciones y hábitos saludables

Además del tratamiento médico, las personas que sufran de arteriosclerosis deberán seguir una serie de hábitos:

  • Dieta. Se debe llevar a cabo una dieta equilibrada, tratando de disminuir la cantidad de alimentos grasos que sean propensas al aumento de colesterol y la formación de ateromas en las arterias. Es necesario poner énfasis en que la dieta debe ser especialmente pobre en grasas saturadas (mantequilla, bollería, embutidos, carnes grasas, etc.) y rica en fibra (frutas, verduras y legumbres).
  • Ejercicio físico. Una dieta equilibrada debe ir acompañada de una actividad física adecuada. Es necesario realizar deporte, ya que son muchos los beneficios de la educación física. Antes de ello, es imprescindible poner en conocimiento del médico cualquier actividad de ejercicio físico que tengamos planeado realizar. En este caso, la natación, el ciclismo o el senderismo pueden ser buenas opciones. Los masajes también son muy recomendables, puesto que estimula la circulación y ayuda a reducir el estrés.
  • Hipertensión arterial. Esta condición genera daños en las arterias que aumentan considerablemente el riesgo de sufrir arteriosclerosis. Es muy importante llevar a cabo un seguimiento de la hipertensión.
  • Alcohol y tabaco. Es necesario evitarlos. El tabaco es uno de los principales factores a la hora de sufrir enfermedades cardiovasculares. Con el alcohol el riesgo puede aumentar de forma considerable. Por ello, acabar con el hábito de fumar y evitar el alcohol son uno de los métodos de prevención a tener en cuenta.



4 formas de mejorar la circulación

Arteriosclerosis, causas y tratamiento
Vota el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *