Artritis y artrosis: diferencias

16.02.2017

Muchos os habréis preguntado alguna vez la diferencia entre estas dos afecciones. Hoy en el blog de las personas que viven con dolor te hablamos de artritis y artrosis: diferencias.

Artritis y artrosis: diferencias Y es que es fácil confundir la artritis con la artrosis o pensar que son lo mismo pero, en realidad, son dos enfermedades distintas. Hoy trataremos de explicarte las principales diferencias entre ellas, ya que tienen un origen distinto y hay que tratarlas de forma diferenciada.

Es en relación a estas dos afecciones nos llegan consultas de forma frecuente a nuestras redes sociales FacebookTwitter y Google Plus. 

Artritis y artrosis: diferencias

Según la Sociedad Española de Reumatología (SER), “artritis” significa inflamación de las articulaciones. La artritis reumatoide es una enfermedad reumática crónica que afecta a diferentes articulaciones: dedos de las manos, pies, muñecas, hombros, codos, caderas y rodillas. En éstas se produce dolor, hinchazón y rigidez sobre todo por la mañana o después de periodos prolongados de reposo.

Por su parte, la artrosis es una patología reumática. Afecta a la articulación, concretamente es un desgaste que puede afectar a cualquiera de ellas pero es más frecuente en columna vertebralcaderas y rodillas. Aunque aumenta su frecuencia con la edad, puede afectar a cualquier persona.

Existen factores que diferencian claramente la una de la otra. Estos son: 

  • Artritis. Es una enfermedad inflamatoria crónica pero que afecta a la vez a varias articulaciones. La artritis ataca a la membrana sinovial, la capa que recubre toda la articulación.
  • Artrosis. Es una enfermedad degenerativa, inflamatoria, crónica que afecta a las articulaciones. La artrosis provoca la pérdida de cartílago y que los huesos se rocen y se vayan desgastando.

¿Cuáles son los síntomas de la artritis y la artrosis?

Para conocer la artritis y artrosis: diferencias, es necesario profundizar también en los síntomas de cada una:

  • Artritis. Su evolución es en forma de brotes sintomáticos. Durante éstos, las articulaciones afectadas están inflamadas, duelen y presentan dificultad de movimiento, así como presentan rigidez. El dolor tiende a intensificarse durante la noche y con el reposo. En cuanto a la rigidez, suele ser generalizada, más intensa al levantarse y dura más de media hora. Son frecuentes los síntomas generales, como fiebre, malestar, cansancio, inapetencia y pérdida de peso. 
  • Artrosis. El síntoma principal es el dolor articular, que suele intensificarse con la sobrecarga y el movimiento, y mejora con el reposo. Asimismo es frecuente la rigidez articular en a la articulación afectada. Aparece tras un período de inactividad, suele durar menos de media hora y desaparece con el ejercicio. La artrosis no provoca síntomas generales.

Tratamiento de la artritis y la artrosis: diferencias principales 

Ahora que ya conoces la artritis y artrosis: diferencias, pasamos a explicarte, también cada una de ellas tiene tratamientos diferentes:

  • Artritis. Se realiza según su causa, para la gota se trata el exceso de ácido úrico. Si es infecciosa se utiliza un antibiótico adecuado. Para la artritis reumática se trata con antiinflamatorios. Finalmente la artritis crónica se trata con tratamientos biológicos.
  • Artrosis. La higiene de las articulaciones es básica. Para ello es necesario mantener el peso adecuado mediante una dieta equilibrada semanal, incorporando los beneficios de la educación física moderada, olvidándonos de la vida sedentaria, y evitar situaciones que supongan una sobrecarga de las articulaciones. Aunque se puede controlar con fármacos analgésicos y antiinflamatorios, el tratamiento recomendado al ser ésta una enfermedad crónica son los condroprotectores. La fisioterapia es también importante como complemento. 

 

Finalmente, si sospechas que padeces alguna de las dos, o tienes dudas, pide un diagnóstico lo antes posible. La detección tanto de la artritis como de la artrosis a tiempo te ayudará a aliviar sus síntomas.

artritis

Artritis y artrosis: diferencias
Vota el artículo