Artrodesis: definición, tipos, rehabilitación y tratamientos

20.06.2017

En ocasiones para tratar algunas afecciones no nos queda más remedio que pasar por el quirófano para tratarlas. Hoy en el blog de las personas que viven con dolor te hablamos de la artrodesis.

Artrodesis

¿Qué es la Artrodesis?

La artrodesis, es un procedimiento quirúrgico. Consiste en fijar una articulación impidiendo o bloqueando su movimiento. Es decir, se unen dos segmentos óseos interpuestos por una articulación que ya no proporciona una movilidad eficiente al cuerpo y únicamente nos produce dolor.

¿Cuáles son los tipos de artrodesis?

Se puede realizar de dos formas:

  • Artrodesis instrumentada. Se utiliza material de osteosíntesis. Suele ser más laboriosa y además es más susceptible a conllevar complicaciones.
  • Artrodesis no instrumentada. Se realiza la colocación de un injerto de hueso entre ambos huesos.

La intervención se realiza en las articulaciones pequeñas de la columna, pero sobre todo en muñecas y tobillos. Para las grandes articulaciones se utilizan las artroplastias por interposición, las parciales o en su defecto, prótesis totales.

La artrodesis estabiliza la articulación, mejora su funcionalidad y permite aliviar o incluso, eliminar el dolor.

¿Cuando está indicada?

Existen diferentes causas  por las que puede ser indicada la realización de una artrodesis, ya que puede ser una solución satisfactoria en caso de infección, tumores, secuela de traumatismos y en procesos degenerativos.

La artrodesis puede ser recomendada en casos de:

  • Inestabilidad articular por lesión de ligamentos, parálisis o por inflamación crónica.
  • Destrucción de la superficie articular por infección, fractura artrosis o tumores.
  • Anquilosis en mala posición.
  • Lesiones masivas y no reparables del manguito rotador
  • Síntomas de artritis reumatoide sin indicación de prótesis total.
  • Fractura de columna.
  • Escoliosis.
  • Desplazamiento de una vértebra sobre otra (espondilolistesis).

En el caso de artrodesis de rodilla, la artrodesis estaría contraindicada si se presenta una afectación bilateral (ambas rodillas) y presencia de una artrodesis ipsilateral, debido a que se vería comprometida la marcha.

En el hombro estará contraindicada en presencia de parálisis progresiva con afectación del trapecio, angular de la escapula y serrato mayor. O en caso de que exista una artrodesis en el hombro opuesto.

En caso de artrodesis lumbar, estará dirigida a pacientes mayores de 45 años, por tres razones: mala calidad del hueso subcondral que debe ser suficientemente sólido y mantener la altura discal, los grandes vasos que se separan y se movilizan durante la cirugía pueden producir trombosis venosas o arterial secundaria y facetas articulares artrósicas que pueden ocasionar dolor secundario después de la distracción.

¿Cómo se realiza la rehabilitación?

Normalmente los pacientes permanecen hospitalizados entre 4 y 5 días. Volver a las actividades cotidianas necesita tiempo. En especial para algunas actividades deportivas donde debe consolidarse la articulación afectada antes de realizarlas. Alrededor de seis semanas después de la cirugía y entre 3 o 4 meses después de la operación se manifiestan los signos que permiten realizar actividades de mayor requerimiento físico.

  • Programa de rehabilitación. Esto ayudará a aliviar el dolor posterior a la operación, además deberá incluir un fortalecimiento de la musculatura.
  • Masajes descontracturantes, que aliviarán a la musculatura.
  • Reeducación postural. Esto permitirá al paciente desenvolverse satisfactoriamente dentro de su ambiente laboral y realizar sus actividades de la vida diaria.



New Call-to-action

Artrodesis: definición, tipos, rehabilitación y tratamientos
Vota el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *