Artrosis, remedios naturales para combatirla

07.10.2016

En España, la artrosis es la enfermedad reumática que más prevalece entre la población mayor de 60 años. En mayor o menor medida, alrededor de un 10% de los españoles de cualquier edad sufre esta degeneración de los cartílagos.

A pesar de ser una dolencia muy común, muchos pacientes no saben cómo mantenerla a raya. Si ese es tu caso, sigue leyendo este artículo porque en él voy a hablar sobre artrosis y remedios naturales, sencillos y eficaces para combatirla.

Artrosis, remedios naturales para tratarla

Es posible que a ti también te suceda. Resulta que muchos de mis conocidos, en cuanto les duele alguna parte del cuerpo, piensan en qué medicamento tomar. El cajón de las medicinas para “por si acaso” parece estar siempre repleto de Paracetamol, aspirina, Ibuprofeno y Espidifen. A veces creo que piensan que la química es mágica y que va a solucionar todos sus males.

Nada más lejos de la realidad. De hecho, por ejemplo, como ya te conté en este mismo blog, el Paracetamol es totalmente inútil para tratar el dolor crónico.

En 2014, se publicaron varias noticias sobre un fármaco con el que se estaba ensayando y que podría ser capaz de detener la degeneración de los cartílagos que sufren los pacientes de artrosis. Responde al nombre de ABT-981 y, de momento, está aún en fase de prueba.

Me olvido de los medicamentos, entonces, los dejo en manos de los médicos y especialistas que sabrán cuando tienen que recetarlos. Y pienso en los remedios de toda la vida, en las propiedades analgésicas y antiinflamatorias que tienen muchos alimentos, raíces y plantas.

¿Artrosis? Remedios naturales para aliviarla

Los remedios naturales más sencillos pueden ser realmente eficaces para tratar la inflamación y aliviar el dolor causado por la artrosis.

Antiinflamatorios naturales

La estrella de los alimentos con propiedades antiinflamatorias proviene de Oriente y ha sido utilizado durante siglos tanto en la medicina tradicional oriental como en muchas recetas de cocina. Hablo del jengibre, una raíz que puedes consumir cruda, como infusión o acompañando la salsa de soja y los rollitos de sushi.

¿Has oído hablar alguna vez del harpagofito? Es una planta salvaje originaria del desierto del Kalahari y el sur de África. Las raíces del harpagofito son ricas en glucoiridoides, sustancias que juegan un papel muy importante en la actividad antiinflamatoria y analgésica. Está especialmente indicada para tratar dolencias reumáticas, entre otras, la artrosis.

Romero y cola de caballo

El romero, además de oler estupendamente, es una hierba medicinal. Un par de infusiones al día te aportarán una buena cantidad de ácido ursólico, muy efectivo para combatir las infecciones en los cartílagos o en las articulaciones de rodillas y manos.

La cola de caballo también puedes tomarla en infusión. Además de propiedades antiinflamatorias, es diurética, actúa positivamente sobre la flexibilidad de los tendones, es cicatrizante y remineraliza los huesos.

Cúrcuma y jalea real

La cúrcuma suele consumirse en forma de especia, sobre todo en la cocina árabe e india. Tiene muchas propiedades beneficiosas, tanto para los pacientes de artritis y artrosis como para personas que tengan problemas digestivos e incluso cardiovasculares. Está contraindicada en el caso de mujeres embarazadas y personas que padezcan problemas graves de la vesícula biliar.

La jalea real estimula la recuperación del colágeno en los casos de artrosis y artritis.

Omega-3, ácidos grasos

Las grasas sanas, como son más conocidas, juegan también un papel interesante en el alivio de la inflamación y el dolor asociados a la artrosis.

El Omega-3 está presente en los pescados azules –salmón, caballa, sardinas…- y en el lino (o en el aceite de linaza). Esta última es la fuente vegetal que contiene mayores cantidades de grasa Omega-3.

Glucosamina y condroitina para el cartílago

Ambas sustancias se encuentran de forma natural en el cuerpo, están presentes en los cartílagos y ayudan a mantener su elasticidad. La artrosis, que es una degeneración de los cartílagos, suele ir acompañada de la pérdida o disminución de estas sustancias por lo que puede ser interesante tomar suplementos nutricionales tanto de una como de la otra.

Agua templada, sales y centros termales

Un remedio sencillo y que consigue aliviar la inflamación, sobre todo la de las manos, es sumergir la zona afectada por la artrosis en agua templada con sales Epsom. Estas contienen magnesio, un mineral fundamental para la buena salud de tus huesos (y del corazón).

Si tienes oportunidad, aprovecha tanto el agua salada del mar como los baños en aguas termales. Conseguirán relajarte, mejorarán la circulación de la sangre y reducirán la inflamación y el dolor que sientes en las articulaciones. Ya en el siglo XIX, muchos aristócratas y viajeros recorrían grandes distancias en busca de algún saludable retiro termal escondido en las montañas alemanas o suizas.

 

artritis

Artrosis, remedios naturales para combatirla
4.5 (90%) 2 votes