La artrosis y el dolor de rodilla

06.11.2017

Artrosis y dolor de rodilla son dos conceptos que suelen ir de la mano. Condicionan de forma notable nuestra calidad de vida. Es por lo que hoy en el blog de las personas que viven con dolor hablamos de esta afección reumática, de sus síntomas y tratamientos disponibles.

La artrosis es una enfermedad crónica que se caracteriza por el deterioro paulatino del cartílago de las articulaciones. Este deterioro conduce a la aparición de dolor con la actividad física, incapacidad variable para caminar y permanecer de pie, así como a deformidad progresiva de la rodilla.

la-artrosis-y-el-dolor-de-rodilla

¿Qué es la artrosis?

La artrosis es la enfermedad reumática que se produce de forma más frecuente. A partir de los 50 años, prácticamente la totalidad de la población tiene manifestaciones radiológicas de esta enfermedad. Afortunadamente solo una porción de las personas que tienen manifestaciones artrósicas presentan síntomas de artrosis.

Es importante distinguir entre las manifestaciones radiológicas artrósicas de la artrosis como enfermedad que causa dolor, rigidez e incapacidad.

Artrosis y dolor de rodilla

La artrosis de rodilla se manifiesta en un inicio con dolor tras estar mucho tiempo de pie o caminando. Este dolor se nota especialmente en actividades como subir y bajar escaleras, andar por terrenos difíciles o levantarse. Según avanza la enfermedad, el dolor se nota antes al comenzar a caminar o al estar de pie.

¿Cuáles son los síntomas de la artrosis y el dolor de rodilla?

Después de estar un rato sentado, se nota rigidez y dolor al intentar levantarse. Es una sensación como si las rodillas estuvieran agarrotadas y se necesitara calentar para poder caminar de nuevo. Este dolor desaparece así como la rigidez aunque tras un periodo después de estar caminando, reaparece el dolor. Es cuando la persona que padece artrosis y dolor de rodilla que nota que va desapareciendo cuando para de caminar.

En ocasiones también, la rodilla se pone hinchada y caliente. Es cuando se producen los episodios de inflamación que se pueden observar. Por otro lado, hay que diferenciar del hinchazón que se produce en piernas y tobillos e incluso los pies tras estar mucho tiempo de pie.

En la artrosis de rodilla lo que se hincha es la articulación, permaneciendo normal la pierna, tobillo y pie. En cambio, en la gente que retiene líquidos, es toda la pierna, de rodilla para abajo, la que se hincha.

Otro de los síntomas es que con el tiempo puede irse alterando la alineación de la rodilla, metiéndose hacia dentro las piernas. Esto se produce por la reacción del hueso articular ante la artrosis. Se forman así en los bordes de la articulación unas rebabas óseas que se llaman osteofitos.

¿Cómo se diagnostica la artrosis de rodilla?

La artrosis se diagnostica mediante la realización de una entrevista con el paciente, una exploración de las articulaciones y la realización de radiografías.

De vez en cuando es necesario extraer el líquido articular acumulado dentro de la rodilla para analizarlo y descartar enfermedades articulares.

La artrosis no puede diagnosticarse únicamente mediante radiografías. Esto es así ya que a partir de cierta edad todo el mundo tiene signos artrósicos en las radiografías.

¿Se puede retrasar la aparición de la artrosis de rodilla?

La obesidad, la vida sedentaria y una mala función muscular determinan un empeoramiento o aceleración de los síntomas de la artrosis de rodilla. Con estos ingredientes la enfermedad evoluciona más rápidamente y con más dolor.

Forzar la articulación también acelera la evolución de la artrosis. Correr o darse largas caminatas, por ejemplo, no es un buen ejercicio para la artrosis de rodillas.

En lo que se refiere a la alimentación, no existe ninguna dieta especial que mejore la artrosis y el dolor de rodilla. La recomendación que se puede hacer es realizar una dieta equilibrada semanal para evitar el sobrepeso y seguir una dieta mediterránea variada.

¿Cuáles son los principales tratamientos?

En la artrosis y dolor de rodilla que conlleva, es muy recomendable mantener un buen estado muscular y acondicionamiento físico. Existen para la artrosis de rodilla una serie de ejercicios recomendados para aliviar el dolor. El uso de una bicicleta estática es excelente ya que no sobrecarga la articulación. La natación, por su lado, es otra actividad física recomendable.

La aplicación de calor local con una bolsa de agua caliente o con una manta eléctrica disminuye el dolor para disminuir el dolor y la rigidez.

El reumatólogo puede decidir prescribir rehabilitación mediante ejercicios, movilizaciones y aparatos que generan calor en la articulación. Con este tratamiento las rodillas mejoran en su función y en la manifestación del dolor.

Asimismo para la artrosis de rodilla existen una serie de hábitos y remedios caseros muy asequibles al alcance de todos para aliviar los síntomas de la artrosis y el dolor de rodilla.

Tratamientos farmacológicos

El reumatólogo, para aliviar los síntomas de la artrosis y dolor de rodilla recomendará analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos, medicamentos que tienen la capacidad de reducir el dolor y la inflamación. Es muy habitual tener que probar diferentes medicamentos analgésicos y antiinflamatorios hasta encontrar el que proporciona el mayor alivio a un paciente determinado.

Además, los corticoides y el ácido hialurónico son algunos de los productos administrados mediante una infiltración dentro de la articulación producen un notable alivio sintomático.

Terapia de Andulación

En cualquier caso, es importante pedir un diagnóstico lo antes posible. La detección de la artrosis a tiempo ayudará a aliviar y retrasar los síntomas que hemos descrito. La tecnología de Andulación® y su dispositivo Andumedic®3 pueden ayudar a aliviar el dolor y mejorar tu calidad de vida.

¿Quieres hacer ahora nuestro un test del dolor? Es rápido, sencillo y gratuito.

artritis

La artrosis y el dolor de rodilla
3 (60%) 1 vote

2 opiniones en “La artrosis y el dolor de rodilla”

  1. He leido sobre artrosis de rodilla, a veces al beber cava, o comer mucho y beber vino, me producen dolor en la rodilla, no quiere decir siempre, También determinados ejercicios de gimnasia, como extensión de piernas tocando manos con el suelo, me cuesta mucho llegar a tocar el suelo, hay temporadas más buenas que lo consigo; me parece interesante el tratamiento que ustedes proponen, hoy me han llmado, pero se lo diré a un familicar para ir a su casa, haber si lo consigo.

    Muchas gràcias, cuando tengo dolor estoy muy nerviosa y tendo que tomar Ibuprofeno o parecidos.

    1. Buenos días Marta, gracias por confiar en nosotros, cualquier cosa que necesites ya sabes donde encontrarnos. Nuestro objetivo es tu bienestar y que mejores tu calidad de vida. Te mandamos un abrazo de todo el equipo de HHP Spain.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *