Aterosclerosis: fisiopatología y tratamiento

05.11.2016

¿Has probado a teclear en tu buscador favorito las palabras clave aterosclerosis fisiopatología? Si lo has hecho, seguramente haya sido porque a ti o a alguien de tu entorno le han diagnosticado esta afección, ¿es así? Hoy en el blog de las personas que viven con dolor vamos a hablar en un lenguaje accesible de la aterosclerosis y te vamos a contar dos curiosidades médicas que te van a hacer comprender mejor este tipo de patologías.

aterosclerosis fisiopatología

Aterosclerosis, fisiopatología comprensible

Intentar comprender la etimología de una ciencia tan compleja como es la medicina no es sencillo para las personas que no tienen una formación específica de estos temas. Pero si nos diagnostican aterosclerosis ¿por qué no vamos a poder intentar comprender lo que es?

Vamos a intentar, entonces, explicar de forma lo más sencilla y coloquial posible en qué consiste la aterosclerosis y qué consecuencias tiene para nuestra salud y calidad de vida.

La aterosclerosis se puede definir como un proceso inflamatorio de carácter crónico que, en lugar de afectar a una articulación o a un tendón, afecta a las paredes vasculares de nuestras arterias, esos vasos sanguíneos que, como sabes, permiten la circulación de la sangre desde nuestro corazón hacia el resto de órganos de nuestro cuerpo.

La aterosclerosis sería así, una inflamación, una alteración de nuestras arterias que puede afectar a la importante función que cumplen para garantizar nuestra salud y bienestar.

Las consecuencias de la aterosclerosis coronaria son muy graves ya que pueden desembocar en una auténtica epidemia de la sociedad actual: los infartos de miocardio.

Aterosclerosis, una patología con miles de años de antigüedad

A pesar de lo que opinan algunos, la aterosclerosis no es una enfermedad moderna ni nueva, de hecho, es una de las más antiguas de las que tenemos noticia y que se puede remontar a más de 3.500 años en la antigüedad. ¿Crees que exageramos? Quizá recuerdes que hace unos años se descubrió que la princesa egipcia Ahmose-Meryet-Amon sufría de aterosclerosis en dos de las tres arterias coronarias. El descubrimiento tuvo lugar en el marco de un proyecto denominado “Horus”, un estudio médico científico que intentaba determinar el estado de salud de los habitantes del Antiguo Egipto.

El proyecto estaba liderado por un grupo de investigadores de la Universidad de California en Estados Unidos. Los científicos sometieron a una veintena de momias egipcias a varias tomografías computerizadas y los resultados fueron absolutamente fascinantes: al parecer la mayoría de los hombres y mujeres de esa época sufrían diferentes alteraciones cardiovasculares a pesar de su juventud (entre 30 y 45 años de edad), unas alteraciones que, sobre todo, consistían en procesos inflamatorios de las arterias coronarias, afecciones crónicas que, como anotábamos antes, reciben el nombre de aterosclerosis.

Aterosclerosis, fisiopatología y nutrición

En los tiempos actuales ya sabes que la comunidad médica internacional está continuamente investigando sobre la relación entre lo que comemos y cómo nos sentimos, es decir: entre nuestra nutrición y la aparición de patologías, afecciones y enfermedades de carácter crónico.

La aterosclerosis no se salva de esta visión saludable de la ciencia y, así, continuamente salen a la luz nuevas investigaciones que intentan demostrar los efectos beneficiosos de ciertos alimentos para la salud de nuestras arterias.

Uno de los estudios más interesantes de los últimos años lo protagonizó un grupo de profesionales del área de Medicina Interna del Hospital Clinic de Barcelona. El equipo investigador sometió a varios voluntarios con un perfil de riesgo medio alto a un experimento en el que un grupo consumió a diario una ingesta moderada de cerveza. Al parecer, ese grupo de control no sólo no aumentó de peso, sino que vio cómo se reducía su presión arterial, disminuía la presencia de grasa en las arterias… Signos claros de que el riesgo de sufrir una aterosclerosis se minimizaba cuando incluían en su dieta diaria esa bebida tan rica y refrescante llamada cerveza.

¿Conocías estas curiosidades médicas sobre la aterosclerosis? ¡Deja un comentario!

New Call-to-action

Aterosclerosis: fisiopatología y tratamiento
5 (100%) 1 vote