Baja por depresión, ¿cuáles son mis derechos?

07.02.2018

El sentimiento de tristeza, cansancio o desgana al igual que nos puede ocurrir con una gripe pueden ser motivo de una baja por depresión. Es por lo que hoy en El blog de las personas que viven con dolor hablamos de en qué consiste este tipo de baja.  

Y es que muchas personas sufren la depresión, por lo que debe considerarse como algo natural. De igual forma que cuando estamos con gripe o nos operan, podemos acceder a la baja por depresión. Se trata de un factor por el que podemos dejar de ir a trabajar. No podemos desempeñar las funciones laborales cuando pasamos por este estado.

baja por depresion cuales son mis derechos

¿Cómo sé que tengo depresión?

La depresión es una enfermedad o trastorno mental. Se caracteriza por una profunda tristeza, decaimiento del ánimo, baja autoestima, pérdida de concentración y de interés por todo y disminución de las funciones psíquicas.

En el caso de que tengamos alguno de estos síntomas o pasemos por alguna situación traumática, deberemos acudir al médico de cabecera y explicarle la situación. El médico y en su caso la mutua son los competentes para considerar si necesitamos una baja y, si es el caso, concederla.

¿Qué es la baja por depresión?

La baja por depresión es la que se otorga cuando el trabajador está imposibilitado de forma temporal para el correcto desempeño laboral, principalmente por motivos psicológicos. Se trata de un tipo de baja laboral que recibe un tratamiento idéntico al de cualquier otro tipo de baja por enfermedad común.

Requisitos que se deben cumplir para tener una baja por depresión

Como hemos comentado, la baja por depresión debe ser concedida por el médico de familia que diagnostique la enfermedad o si es el caso, por la mutua. Esto dependerá del motivo de ésta, ya que en función de su origen recibe un tratamiento laboral u otro.

  • Depresión causada por motivos personales. Se trata de motivos como la muerte de un ser querido, enfermedad, problemas conyugales, etc. Es el médico el único competente para considerar si uno necesita la baja o no está en condiciones de realizar sus funciones laborales. El médico de familia el que tiene que diagnosticar la enfermedad. Él mismo establecerá el periodo inicial de la baja y realizar el seguimiento de la depresión.
  • Depresión causada por motivos laborales. En este caso la mutua será la que deberá decidirlo. Como causas laborales se considera sufrir acoso o mala relación con los compañeros. Lo habitual es que, aunque el origen de la depresión esté relacionado con el trabajo, el empleado lo acabe gestionando como enfermedad común a través de su médico de cabecera.

Los derechos ante una baja por depresión

Mientras dure la baja laboral por depresión, el trabajador tendrá derecho a recibir una compensación económica. Esta está destinada a cubrir la falta de ingresos que sufre el trabajador durante el tiempo que está indispuesto para asistir al trabajo de forma temporal.

Igualmente, mientras dure la baja y siempre que se esté dentro de los plazos legales, no se podrá ser despedido. Diferente es, por ejemplo el caso de un empleado contratado bajo un contrato temporal.

¿Qué prestaciones te corresponden en una baja por depresión?

Las bajas laborales tienen el mismo tratamiento salarial que el resto de bajas médicas concedidas por cualquier otra patología. No es correcto pensar que el trabajador verá reducido su salario. En estos casos se deja de percibir el salario habitual que paga la empresa para cobrar una prestación por incapacidad temporal de enfermedad común.

Como en otros casos, la cantidad percibida puede ser mayor en los convenios colectivos que contemplen alguna mejora. En el caso de que sea el médico de la mutua de trabajo el que conceda la baja laboral por depresión, las retribuciones serán las aplicables a las bajas laborales y no a las de enfermedad común o accidente no laboral.

Los plazos de una baja por depresión

La duración de la baja depende de la situación. Puede ser de corta o larga duración. En éste último caso, entre 12 y 18 meses después de que comenzara el periodo de baja, el afectado será evaluado por un tribunal médico.

Las enfermedades como la depresión tienen una mayor complejidad que las provocadas por un virus. Esto es así porque ésta últimas sí tienen una duración más limitada. La duración máxima de la incapacidad temporal es de 12 meses de duración. Éste periodo se puede prorrogar por otros 180 días. A partir de entonces puede llamarse al trabajador a pasar por un tribunal médico. Éste dará el alta, o bien una incapacidad laboral permanente o temporal.




actitud positiva

Baja por depresión, ¿cuáles son mis derechos?
5 (100%) 2 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *