Balismo, ¿sabes lo que es?

16.11.2016

¿Te suena el término balismo? Se trata de una patología no demasiado conocida, pero que afecta a más personas de las que podría parecer a simple vista y que tiene unas consecuencias muy serias en su calidad de vida. Si te han diagnosticado balismo no dejes de leer este artículo y si, simplemente, sientes curiosidad… adelante, te aseguro que el tema es muy interesante.

balismo

Qué es el balismo

La palabra en castellano balismo procede del término en griego ballistēs que podríamos traducir libremente como “arrojar” o “lanzar”.

Se trata de un trastorno del centro que controla los movimientos voluntarios de nuestras extremidades superiores e inferiores produciendo un movimiento brusco, intermitente y completamente involuntario. El balismo, así, provoca un aumento de los tics y también hace que nuestros brazos, dedos, pies, manos… se muevan incontroladamente sin que tengamos ningún control sobre ellos.

Estos movimientos involuntarios se caracterizan por ser:

  • Muy bruscos.
  • De corta duración.
  • De gran amplitud.

Como bien dice el diccionario médico de la CUN – Clínica Universidad de Navarrra – el balismo suele afectar a la mitad de nuestro cuerpo – el llamado hemibalismo – o a una extremidad en concreto que puede ser un brazo, una mano, una pierna, un pie, etc.

¿En qué consiste exactamente el balismo?

Los médicos determinaron hace tiempo que el balismo es el síntoma de un trastorno hipercinético o, lo que es lo mismo, un trastorno que obliga a nuestro cuerpo a moverse demasiado.

Para comprender mejor en qué consiste el balismo, vamos a imaginar a nuestro cuerpo como una gran fábrica con un centro de control, un sistema que regula tanto los diferentes movimientos involuntarios que se llevan a cabo en nuestro interior – el latir el corazón, la respiración, la tos…-, como los movimientos que llevamos a cabo de forma totalmente voluntaria  – caminar, coger un bolígrafo, flexionar los dedos del pie, etc.-.

El sistema de control de nuestra “fábrica orgánica” está ubicado como es lógico en nuestro cerebro, en concreto en el llamado sistema modulador del movimiento y que está formado por los ganglios basales y por el cerebelo. Este sistema modulador es el responsable de que nuestro cuerpo ejecute diferentes tipos de movimientos:

  • El movimiento reflejo. Ese movimiento no voluntario que ejecuta nuestro cuerpo en respuesta a un estímulo determinado. ¿Un ejemplo?: retirar la mano cuando una superficie está excesivamente caliente.
  • El movimiento involuntario. Aunque no nos lo parezca, nuestro organismo hace muchísimos movimientos sobre los que no ejercemos ningún tipo de control consciente, desde respirar, a tragar, parpadear, llorar…
  • El movimiento voluntario. Esos movimientos que llevamos a cabo de forma totalmente consciente y que, aunque no nos lo parezca, exigen un nivel de concentración y de voluntad.  Hay muchísimos ejemplos de movimientos voluntarios: caminar, escribir, tomar de la mano, abrazar, sonreír, arrugar la nariz, manejar el ratón del ordenador.

Pero, ¿qué ocurre cuando no podemos controlar nuestros movimientos voluntarios? Aparecen trastornos de movimiento como el balismo, el hemibalismo o los tics, una serie de síntomas que nos advierten de que hay un problema en el cerebelo, ese órgano que desarrolla multitud de funciones, entre ellas la de la ejecución de los movimientos voluntarios.

Las consecuencias emocionales del balismo.

Como te imaginarás, no poder controlar los movimientos voluntarios no sólo implica un grave riesgo para la integridad física de la persona que sufre este trastorno hipocinético, también es un síntoma que pone en grave riesgo su integridad emocional. Una persona con balismo sufrirá, seguramente, otros síntomas que afectarán terriblemente a su calidad de vida: insomnio, angustia, ansiedad, depresión, fatiga…

¿Conoces a alguien con balismo? Envíale este artículo.

explicar dolor cronico

Balismo, ¿sabes lo que es?
4 (80%) 3 votes