Cansancio extremo, principales causas y modos de prevenirlo

30.08.2017

El día a día conlleva un desgaste importante para el organismo. Muchos factores influyen en nuestra vitalidad. Hoy en el blog de las personas que viven con dolor te hablamos de cansancio extremo y te damos algunos consejos de como prevenirlo.

Cansancio extremo, principales causas y modos de prevenirlo

El cansancio extremo o agotamiento es un síntoma que se produce con frecuencia. Casi todos conocemos la sensación de estar cansado o débil, incluso agotado porque puede afectar a todo el mundo en algún momento concreto de su vida.

No obstante, detrás del cansancio, la debilidad y el agotamiento también pueden esconderse enfermedades. Sobre todo si las molestias son duraderas y van más allá de un estado de cansancio general.

Si el cansancio se mantiene en el tiempo, es aconsejable acudir al médico de cabecera para someterse a una revisión.

 

En algunos casos, síntomas como la debilidad, la falta de vigor y el cansancio constante podrían deberse al síndrome de fatiga crónica (SFC, síndrome de cansancio crónico).

Índice de contenidos
Principales causas del cansancio extremo
Modos de prevenir el cansancio

Principales causas del cansancio extremo

El cansancio extremo normalmente es pasajero y se puede atribuir a causas concretas y muy diversas. Entre estas se encuentran desde una inofensiva molestia pasajera hasta patologías graves, como enfermedades cardiovasculares o cáncer. Principalmente, las causas más comunes son la falta de sueño, un día de trabajo intenso y estresante, un viaje agotador, una situación agobiante o a la práctica excesiva de ejercicio.

A menudo es posible hacerse una idea de cuál podría ser la causa del cansancio extremo que se produce de forma repentina, por ejemplo, cuando se está incubando un resfriado o se sufren otros síntomas además del cansancio.

El espectro de posibles causas asociadas al cansancio pasa por circunstancias puntuales no patológicas (estrés, falta de sueño…) a enfermedades graves, pasando por patologías leves y moderadas. Las causas más frecuentes son las siguientes:

  • Infecciones (por ejemplo, un resfriado incipiente o una gripe)
  • Enfermedades infecciosas causadas por bacterias, hongos o virus (por ejemplo, SIDA)
  • Debilitamientos y trastornos del sistema inmunitario
  • Enfermedades cardiacas (por ejemplo, insuficiencia cardiaca, trastornos del ritmo cardiaco, afecciones coronarias, miocarditis)
  • Afecciones cardiovasculares(por ejemplo, hipotensión o hipertensión arterial)
  • Déficits vitamínicos o alteraciones hematológicas (anemia, anemia por falta de hierro, falta de vitamina b12)
  • Causas psíquicas (por ejemplo, síndrome de burnout, depresión)
  • Enfermedades metabólicas (por ejemplo, Diabetes mellitus)
  • Causas hormonales (por ejemplo, hipotiroidismo)
  • Inflamaciones crónicas del intestino (por ejemplo, enfermedad de Crohn, Colitis ulcerosa)
  • Cáncer (por ejemplo, leucemia, linfomas)
  • Efectos secundarios de tratamientos farmacológicos (por ejemplo, quimioterapia)
  • Agotamiento por situaciones concretas como un embarazo o la menopausia
  • Trastornos de alimentación (por ejemplo, anorexia nerviosa, bulimia)
  • Trastornos del sueño (por ejemplo, síndrome de apnea del sueño)
  • Cansancio permanente debido al síndrome de fatiga crónica (SFC, síndrome de cansancio crónico)

Modos de prevenir el cansancio

Para sentirse bien es necesario llevar una vida más saludable. Es fundamental ir adaptando nuestros hábitos poco a poco. Estos consejos ayudan a prevenir el cansancio extremo:

  1. Hacer ejercicio. Las personas que hacen un mínimo de 15 minutos de ejercicio al día son más longevas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda hacer aproximadamente unos 21 minutos de ejercicio diario (2,5 horas a la semana). Son muchos los beneficios de la educación física y es necesario evitar la vida sedentaria.
  2. Seguir la dieta mediterránea. Una alimentación con variedad de verduras, frutas, cereales, aceite de oliva y pescados repercute positivamente en la salud. Se hace necesario pues, realizar una dieta equilibrada semanal.
  3. Dormir de forma adecuada. La cantidad exacta de sueño necesaria es diferente en cada persona. De todas formas los expertos recomiendan dormir de 6 a 8 horas diarias.
  4. Beber alcohol con moderación. El alcohol con medida puede tener un efecto positivo en la salud.
  5. Dejar de fumar. Se ha demostrado que dejar de fumar alarga la vida.
  6. Realizar la siesta (cuando se pueda). Una pequeña siesta al menos tres veces a la semana reducen el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.
  7. Peso equilibrado. Adelgazar disminuye el riesgo de padecer diabetes y enfermedades cardiovasculares. Para ello se puede realizar un cambio en los hábitos de alimentación y con ejercicio regular.
  8. Manejar el estrés. Aprender a convivir con cierto grado de estrés puede prevenir problemas de salud hasta un cierto grado. Son especialmente recomendables las técnicas de relajación.

En caso de cansancio intenso y constante, es conveniente consultar con el médico. Realizar un diagnóstico concreto que explique esta molestia ayudará a iniciar cuanto antes el tratamiento correspondiente.

Para evitar que el cansancio se convierta en algo rutinario es recomendable llevar un estilo de vida saludable. Para ello, como hemos comentado, dormir lo suficiente, cuidar la alimentación y hacer ejercicio físico de forma regular son claves.





New Call-to-action

Cansancio extremo, principales causas y modos de prevenirlo
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *