Causas de la escoliosis

20.06.2018

En otros artículos de nuestro Blog de las personas que viven con dolor  ya os hemos hablado de diversas patologías de la espalda. Hoy queremos hacer hincapié en cuáles son las causas de la escoliosis y de qué manera se puede tratar.

causas de la escoliosis

Escoliosis: definición

La escoliosis es una curvatura lateral de la columna vertebral que ocurre con mayor frecuencia durante el período de crecimiento anterior a la pubertad. Mayoritariamente, los casos de escoliosis son leves; sin embargo, algunos niños manifiestan deformidades en la columna vertebral que continúan empeorando a medida que crecen.

De esta manera, podemos encontrar columnas torcidas en forma de letra “C” hacia la izquierda o hacia la derecha, pero también podemos encontrar una columna con una curvatura en forma de “S”.

Si la escoliosis es grave puede ser incapacitante. Esto se debe a que una curvatura considerable en la columna vertebral reduce el espacio dentro del pecho, hecho que dificulta el funcionamiento pulmonar.

Causas de la escoliosis

Entre las causas de la escoliosis podemos distinguir entre las más habituales y las menos frecuentes. Las más habituales son: 

  • Traumatismo: la escoliosis de origen traumático es propia de la edad adulta, donde la disposición de la columna puede variar por una lesión. Se produce a consecuencia de una fractura en la columna, provocando una curvatura anormal y molesta en ella.
  • Infección ósea: otra de las causas de la escoliosis puede ser la infección bacteriana en la columna vertebral. Estas bacterias pueden entrar en el torrente sanguíneo a través de una herida o una aguja y provocar enfermedades como la espondilitis.

Entre las causas menos habituales encontramos:

  • Síndrome de Marfán: aunque menos frecuente, también es una de las causas de la escoliosis. Este trastorno hereditario causa problemas en músculos y huesos que implican deformidades en columna y extremidades.
  • Neurofibratosis: es un trastorno relacionado con los tumores que aparecen alrededor de los nervios. Sus causas no están claras, pero están relacionados directamente con la mutación genética. Un porcentaje de las personas que la sufren presentan escoliosis.
  • Mucopolisacaridosis: se trata de una enfermedad congénita rara que se caracteriza por la deficiencia de un tipo de enzimas. Esta patología produce anomalías esqueléticas, entre ellas la deformidad de la espina dorsal.

Otras causas de la escoliosis pueden ser la enfermedad degenerativa de disco, el estrechamiento del canal espinal, también conocida como estenosis espinal y la osteoporosis.  

Síntomas de la escoliosis

Los síntomas de la escoliosis pueden ser diversos:

  • Hombros desparejos
  • Un omóplato que parece más prominente que el otro
  • Cintura desequilibrada
  • Un lado de la cintura parece más alto que el otro

Si la curvatura producida por la escoliosis empeora, la columna vertebral también se verá afectada y rotará, además de encorvarse. Esto provoca que las costillas de un lado del cuerpo sobresalgan más de un lado que del otro.

Para poder considerar escoliosis, la curvatura de la zona lumbar debe exceder los 10 grados según el ángulo de Cobb. En el caso que la curvatura oscile entre los 25 y los 30 grados

Cuando la curvatura oscila entre los 25 y los 30 grados, normalmente es el momento en que el médico recomendará el uso de un corsé ortopédico que ayude a repartir el peso de una manera equitativa por toda la espalda, para que la postura del paciente pueda ir corrigiéndose de manera natural y progresiva.

Sin embargo, habrá ocasiones en que la curvatura haya llegado hasta los 40 grados o haya superado esta cantidad. En ese caso, la mejor solución es una operación, es decir, someterse a la cirugía. Es el tratamiento sin duda más invasivo, pero durante la operación se corregirá la posición que ocupan las vértebras en la columna vertebral, y el paciente podrá tener una menor curvatura, o no tenerla.

Tratamientos para la escoliosis

Ahora que ya conocemos las causas de la escoliosis y sus síntomas, debemos conocer cómo tratarla.

Una de las opciones es realizar un tratamiento conservador. El más popular es el corsé de Milwaukee, un corrector que se aplica en la zona cervical, pélvica y la zona costal. Se recomienda un uso prácticamente total de unas 23 horas diarias. A pesar de ello, este tratamiento no ha demostrado tener un efecto decisivo sobre la escoliosis.

La otra opción es el tratamiento quirúrgico, que permite frenar la desviación de la curva y corregirla de manera proporcional. A pesar de su eficacia, la técnica es compleja y dolorosa. Además, acarrea un proceso de recuperación lento para el paciente y su correspondiente rehabilitación.

También existen opciones menos agresivos para la prevención y la corrección de la escoliosis como por ejemplo la práctica de deportes como la natación o la realización de pesas con poco volumen.

HHP_CTA_Convivir_con_dolor_espalda_Post

 

Causas de la escoliosis
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *