Cervicalgia postraumática: el dolor tras el impacto

09.12.2016

¿Qué sucede cuando nuestro coche es golpeado por otro vehículo? ¿Cuáles son las consecuencias de una caída o choque practicando deporte? Quienes padecen de cervicalgia postraumática las conocen perfectamente. ¿Eres uno de ellos? ¿Estás aprendiendo a vivir con dolor?

Índice de contenidos
Cervicalgia postraumática: dolor y molestias en el paciente
Tratamiento de la cervicalgia postraumática

Cervicalgia postraumática: dolor y molestias en el paciente

Un impacto brusco sorprende a nuestro cuerpo que, al estar desprevenido, no tiene tiempo de tensarse para paliar los efectos del golpe. Así, todos nuestros grupos musculares y estructura ósea quedan zarandeados produciendo diversas consecuencias de gravedad variable. La cervicalgia postraumática es una de ellas.

Las personas que, tras un episodio de este tipo han sido diagnosticados de cervicalgia postraumática notan diferentes clases de molestia y dolor en distinta intensidad en la alguna zona del cuello. Es cierto que este tipo de síntomas también coinciden con problemas relacionados con otras causas, como el esguince cervical o la tensión en la zona; sin embargo, cuando tiene que ver con una experiencia como las relatadas, accidente automovilístico o lesión deportiva, a esa sintomatología se suelen añadir:

  • Dolores de cabeza.
  • Sensación de mareo.
  • Parestesia.
  • Problemas de movilidad.
  • Pitidos en los oídos.

Como consecuencia de ellos la persona que los sufre se siente más fatigada, su ánimo decae y puede notar que ciertas tareas le resultan más difíciles de afrontar. Es necesario buscar la forma de procurarle un mayor bienestar que, además del alivio momentáneo del dolor y la molestia, también incidirá en una recuperación más rápida de su dolencia. El motivo es que, la tensión que generamos se suele concentrar en el cuello, aumentando su rigidez y, si la sintomatología de la cervicalgia postraumática ya le está generando un estrés a la persona, aumentarlo podría cargar aún más la zona y empeorar el problema.

 

Tratamiento de la cervicalgia postraumática

Afortunadamente, lo habitual en casos de cervicalgia postraumática es que se recupere la normalidad entre poco más de una semana, en los casos más afortunados, y alrededor de un mes. Sin embargo, teniendo en cuenta lo incapacitante de este tipo de dolor, los pacientes suelen requerir de tratamiento.

Para determinar la forma de tratar, el especialista tendrá que evaluar el caso concreto para poder escoger la fórmula que mejores resultados puede garantizar al paciente (la cirugía queda descartada en la inmensa mayoría de las ocasiones).

Normalmente, la forma más efectiva y rápida de aliviar su dolor es combinando diferentes tipos de tratamientos para su aplicación simultánea. Así, quienes sufren de cervicalgia postraumática pueden recurrir a:

  • Terapias de calor, de frío o de estimulación por ondas.
  • Fisioterapia, tratamientos de tipo quiropráctico y masajes.
  • Uso de fármacos por prescripción médica para el alivio sintomático del dolor.

Una vez recuperado el paciente de esta dolencia, se suele recomendar comenzar una rutina moderada de ejercicio, consistente en algunas tablas personalizadas que le ayudarán a fortalecer una musculatura debilitada tras el periodo en que se mantuvo la lesión y que, si no se trabaja, podría dar origen a nuevas molestias en el cuello en el futuro.

 

explicar dolor cronico

Cervicalgia postraumática: el dolor tras el impacto
Vota el artículo