Cervicalgia: tratamiento

10.01.2017

En este artículo de hoy te hablamos de qué es exactamente la cervicalgia y cuáles son los tratamientos más efectivos para aliviarla. Y es que muchos de nosotros la hemos padecido en algún momento.

Cervicalgia Tratamiento

Se trata uno de los dolores más frecuentes de dolor cervical o de cuello. Por lo general, los malos hábitos posturales constituyen los principales factores desencadenantes de la cervicalgia.

¿Qué es la cervicalgia?

Se define la cervicalgia como el síndrome caracterizado por la presencia de dolor en la región cervical. Suelen ser dolencias de origen óseo, articular o muscular.

La causa más frecuente de la cervicalgia son los procesos degenerativos. También hay factores que potencian su aparición como la edad, profesión, actividades físicas habituales o antecedentes personales y familiares.

La  causa más conocida de la cervicalgia es el tirón en el cuello. Es debido principalmente a malas posturas que crean rigidez y dolor al mover el cuello hacia uno de los lados.

Los principales síntomas de la cervicalgia son:

  • Dolor: es el síntoma más frecuente, habitualmente referido a la nuca o parte superior de los hombros. En ocasiones puede llegar hasta los hombros o incluso a la mandíbula.
  • Rigidez y dificultad para realizar los movimientos del cuello.
  • Dolor de cabeza y mareos.
  • Visión borrosa y disfagia: estos, aunque son síntomas raros, también pueden producirse.

Cervicalgia: tratamiento

Aunque se trata de una dolencia muy molesta, la cervicalgia no es grave y los tratamientos suelen ser sencillos, además de que es posible prevenirla.

En general los tratamientos buscan aliviar el dolor, disminuir la limitación de movimientos y lograr que te reincorpores a tus quehaceres cotidianos.

Para empezar podemos analizar nuestra postura en la cama, al conducir, en el trabajo, durante la lectura o frente al televisor. Ayudar a detectar vicios posturales que se pueden corregir es muy beneficioso; por contra su desconocimiento puede provocar recaídas.

  • Puedes realizar ejercicios de estiramiento suaves de forma lenta, se trata de una parte del cuerpo que tenemos que tratar con mucho cuidado.

Antes de comenzar estos ejercicios puedes aplicar calor en el cuello, para precalentar los músculos y articulaciones. Así como al terminar puedes reducir la inflamación con hielo o una bolsa de gel frío.

  • Tratamiento postural. La práctica de yoga o pilates ya sea para tratamiento como para prevención de la cervicalgia es muy recomendable.
  • Higiene postural. Benefician la región cervical. En gran parte de los cuadros mecánicos del cuello, juegan a veces un papel determinante. Las anomalías posturales, que en una situación desfavorable sobrecargan ligamentos y huesos, desencadenan molestias.
  • Electroterapia de baja frecuencia (TENS). Constituye una forma especializada de estimulación eléctrica, diseñada para reducir o tratar el dolor.

Nuestro consejo es que mantengas unos buenos hábitos posturales diarios y que evites los sobre esfuerzos. Así empezarás a ganar la partida a la cervicalgia.

New Call-to-action

Cervicalgia: tratamiento
5 (100%) 1 vote