Cifosis: definición, síntomas, causas y tratamientos

02.06.2017

La espalda es una parte muy importante de nuestro cuerpo, por lo que debemos conocer las afecciones a las que está expuesta. Hoy en el blog de las personas que viven con dolor te explicamos qué es la cifosis, sus principales síntomas, causas y tratamientos.

Cifosis, definición, síntomas, causas y tratamientos

¿Qué es la cifosis?

La cifosis es una curvatura de su espalda superior. El término “cifosis” se refiere a un redondeo exagerado de la parte superior de la espalda, al que en ocasiones se le denomina joroba. Puede ocurrir a cualquier edad y es más común en las mujeres mayores. Por su parte, la cifosis cuando afecta al cuello se llama cifosis cervical.

La cifosis relacionada con la edad a menudo se produce después de que la osteoporosis debilite los huesos de la columna hasta el punto que se agrietan y comprimen. En nuestro artículo «Osteoporosis, síntomas que puedes tener y no notar«, profundizamos sobre esta enfermedad degenerativa.

Algunos tipos afectan a niños y adolescentes, como la cifosis de Scheuermann.

¿Cuáles son los síntomas?

Asimismo la cifosis puede causar dolor de espalda y rigidez en algunas personas. En los casos de más gravedad puede afectar a los pulmones, nervios y otros órganos, lo que causa dolor y otros problemas.

En caso que la curva sea grave, puede comenzar a ejercer presión sobre la médula espinal y causar problemas por a la compresión de los nervios de la médula. Esto lleva también a causar debilidad en las extremidades inferiores. En último lugar, si la cifosis está en la columna torácica puede dificultar la respiración y afecta a la función del corazón.

¿Cuáles son las principales causas de la cifosis?

Los huesos (vértebras) que forman una columna vertebral sana están apilados en una columna. La cifosis se produce cuando las vértebras en la parte posterior superior se vuelven más en forma de curvatura.  Esta deformidad puede ser causada por una variedad de problemas, entre los cuales se incluyen:

  • Osteoporosis.
  • Degeneración de los discos.
  • Cáncer y el tratamiento del cáncer.
  • Enfermedad de Scheuermann.
  • Defectos de nacimiento.

¿Cómo se diagnostica?

El médico realizará un examen físico en el que comprobará la altura del paciente y observará la columna de lado. El redondeo de la espalda superior puede llegar a ser más evidente en esta posición. Otra de las pruebas será un examen neurológico para comprobar los reflejos y fuerza muscular de la persona.

Además, según los signos y síntomas, se realizarán otras pruebas como:

  • Rayos-X. Se utilizan para determinar el grado de curvatura y puede detectar deformidades de las vértebras, lo que ayuda a identificar el tipo de cifosis.
  • Tomografía computarizada (CT). Toma imágenes de rayos X desde diferentes ángulos. Después las combina para formar imágenes de cortes transversales de las estructuras internas.
  • Resonancia magnética (MRI). Se realiza cuando hay posibilidades de que exista un tumor o una infección. MRI produce imágenes detalladas de los huesos y los tejidos blandos.
  • Pruebas nerviosas. Si experimentas algún entumecimiento o debilidad muscular, tu médico puede recomendarte pruebas para determinar si los impulsos nerviosos viajan bien entre la médula espinal y sus extremidades.
  • Pruebas de función pulmonar. Si la cifosis es grave, se pueden realizar exámenes que miden la cantidad de aire que los pulmones pueden tener y con qué rapidez puede vaciar sus pulmones.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento de la cifosis dependerá de la causa por lo que se abren varias posibilidades, como pueden ser medicamentos:

  • Analgésicos.
  • Medicamentos para la osteoporosis.

Además, algunos tipos de cifosis pueden ser ayudadas por:

  • Ejercicios. Y es que todos conocemos los beneficios de la educación física. En este caso concreto, los ejercicios para la espalda de estiramiento pueden mejorar la flexibilidad de la columna. Los ejercicios que fortalecen los músculos abdominales mejoran la postura. En algunos casos se pueden realizar ejercicios de reeducación postural. En este sentido el pilates y el yoga tienen muy buenos efectos en la espalda.
  • Refuerzo. Los niños que tienen la enfermedad de Scheuermannpueden detener la progresión de la cifosis con el uso de un corsé cuerpo mientras que sus huesos todavía están creciendo.

Si la curva es muy grave, sobre todo si la curva está pellizcando la médula espinal o las raíces nerviosas, puede ser necesaria la cirugía para reducir el grado de curvatura.

Puedes consultar también nuestro artículo sobre dolor fuerte de espalda en el que te damos algunos consejos para mejorarlo.

 

dolor de espalda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *