Consejos para controlar la circulación sanguínea

04.10.2017

Algunas sensaciones en nuestro cuerpo como el entumecimiento, el frío o el hormigueo en extremidades pueden parecer algo normal pero no lo son. Es por lo que hoy en el blog de las personas que viven con dolor te hablamos de la circulación sanguínea y consejos para controlarla.

Los síntomas que acabamos de enumerar suelen producirse por padecer problemas en la circulación sanguínea. Otros síntomas pueden ser hinchazón y retención de líquidos, o calambres y pinchazos en las piernas y brazos. La mala circulación de la sangre también puede afectar causando la pérdida de cabello, mareos, fatiga y dolores de cabeza.

consejos-para-controlar-la-circulacion-sanguinea

¿Cuáles son las principales causas de la mala circulación sanguínea?

La mala circulación de la sangre puede tener muchas causas. Entre las principales se encuentran:

  • Tener los niveles altos de colesterol.
  • Ausencia de alimentos que aporten fibra.
  • Comer alimentos muy salados.
  • Poca hidratación.

El consumo elevado de grasas saturadas conducen a tener un colesterol elevado. Esto hace que se dañen los vasos sanguíneos y se pierda la elasticidad que deben mantener para que el flujo sanguíneo circule con libertad por todas las arterias. La consecuencia es la producción de diversos problemas circulatorios.

¿Por qué es importante la circulación sanguínea?

La circulación sanguínea es impulsada por el corazón. Proporciona un suministro constante de sangre al cuerpo a través de los vasos sanguíneos. Se asegura así el transporte de oxígeno y nutrientes a cada célula del cuerpo y la eliminación de desechos metabólicos del mismo.

La circulación sanguínea es esencial para que el metabolismo a nivel celular, el pH corporal, la temperatura corporal y proteger al organismo de daños microbianos y mecánicos.

¿Qué factores afectan la circulación sanguínea?

Hay algunos factores que afectan negativamente a la circulación sanguínea. Es el caso del envejecimiento. A medida que el cuerpo envejece, las arterias pierden parte de su elasticidad y se vuelven más estrechas. Esto provoca que el corazón necesite trabajar más para estimular el flujo de la sangre a través de las arterias.

Otras causas comunes son el exceso de peso, o la vida sedentaria que contribuye a la hinchazón en las piernas y los pies, lo que puede conducir a presión arterial alta, o problemas cardíacos.

Consejos para controlar la circulación sanguínea

Podemos favorecer la circulación y aumentar el flujo sanguíneo incorporando algunos hábitos a nuestro día a día, como por ejemplo:

Realizar ejercicio físico. Incorporar a la vida diaria los beneficios de la educación física mejora la circulación. Es muy importante incluir en la rutina diaria la realización de cualquier actividad física. Esto contribuye a mejorar el bombeo de sangre en el cuerpo. Se puede comenzar por una rutina suave y luego aumenta la intensidad del ejercicio gradualmente.

Realizar estiramientos. Durante el día podemos realizar estiramientos durante 3-5 minutos cada hora. Esto es especialmente importante para las personas que trabajan sentados. Algunos de estos estiramientos consisten en hacer círculos con los brazos, tocar los dedos de los pies con las manos o dar un pequeño paseo.
El masaje aumenta la circulación ya que estimula el flujo.

Para obtener mejores resultados se pueden diluir aceites esenciales, como el aceite de romero, de jengibre y de menta.

Elevar las piernas. Es una buena manera de aumentar la circulación y relajarse al mismo tiempo. La elevación de las piernas mejora la circulación linfática de las extremidades inferiores.

Mantener una dieta equilibrada semanal. Es necesario consumir frutas, verduras, granos enteros, proteínas magras y grasas saludables el aceite de oliva, el aguacate, las nueces y las semillas.

Beber suficiente cantidad de agua y reducir el consumo de cafeína/alcohol. Es esencial para los órganos ya que así pueden realizar sus funciones diarias. Cuando bebemos suficiente agua, los niveles de oxígeno en la sangre aumentan, mejorando la circulación y la salud en general. Es recomendable consumir entre 8 y 12 vasos de agua al día.

La tecnología de Andulación

Es un tratamiento que se utiliza principalmente para aliviar el dolor, mejorar el rendimiento y el bienestar del organismo. En su creación han participado científicos, médicos y universidades.

En el marco de los equipamientos médico y terapéutico, la tecnología de Andulación® se ha mostrado como un eficaz complemento para el tratamiento de dolencias músculo-esqueléticas y patologías crónicas como en este caso, la artritis y la artrosis.

La tecnología de Andulación® y concretamente su dispositivo Andumedic®3 pueden ayudarte a mejorar tus problemas de circulación y mejorar así tu calidad de vida.





4 formas de mejorar la circulación

Consejos para controlar la circulación sanguínea
Vota el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *