Compromiso radicular: ¿por qué se produce?

26.10.2016

Las palabras compromiso radicular son algunas de las más repetidas en los foros relacionados con la salud de Facebook, Google Plus o Twitter. ¿Por qué se produce el compromiso radicular? ¿A quién puede afectar? ¿Cuáles son los tratamientos más adecuados para combatir sus síntomas? Hoy damos respuesta a estas y otras cuestiones importantes sobre el compromiso radicular aquí, en el blog de las personas que viven con dolor. 

compromiso radicular Compromiso radicular: el diagnóstico

La primera pregunta lógica que todos nos hacemos cuando escuchamos un diagnóstico médico es “¿qué es?”. Saber lo que es el compromiso radicular no nos curará a nosotros o a ese familiar al que se lo han diagnosticado, pero sí será el primer paso que tenemos que dar para tratar sus síntomas y volver a disfrutar de una vida lo más saludable, activa y plena posible.

Para que una persona que no es especialista en ciencias de la salud entienda fácilmente el significado de la frase compromiso radicular podemos “traducir” ambos términos del argot médico al lenguaje convencional. De esta forma:

Compromiso: en el ámbito de la medicina, la palabra compromiso significaría que una parte x del cuerpo o del organismo está afectado por algo.

Radicular: hace referencia a las raíces de los nervios espinales también llamados raquídeos. Estos nervios parten de la médula, atraviesan los músculos y se distribuyen por todo nuestro organismo.

Así, el diagnóstico compromiso radicular que seguramente te darán después de hacerte una resonancia magnética quiere decir, simplemente, que se ha detectado un problema en alguna de las decenas de pares de nervios radiculares que tenemos en nuestro cuerpo.

Compromiso radicular: las causas

Según la SEDSociedad Española del Dolor-  las principales causas de los casos de compromiso radicular serían dos:

  • La artrosis degenerativa de la columna.
  • La hernia discal

Como sabes, ambas patologías implican que la persona afectada sufrirá sobre todo un síntoma: el dolor. Ese dolor intenso, quemante, eléctrico… como quieras definirlo se acompaña de otros síntomas clásicos como son la incapacidad de caminar, hacer ejercicio o trabajar con normalidad, los problemas para conciliar el sueño, la tristeza, el abatimiento, etc.

Si quieres conocer más en profundidad el compromiso radicular, te sugerimos que leas un interesante artículo titulado “Dolor radicularque publicó la SED en su revista. El texto tiene ya unos cuantos años, pero contiene muchos detalles que te resultarán interesantes si te han diagnosticado compromiso radicular. Pulsa aquí para acceder al documento.

Compromiso radicular: el tratamiento

A la hora de tratar el compromiso radicular, algunos expertos aconsejan un tipo de tratamiento llamado etiológico, es decir: dirigido a eliminar la causa que produce esa afección. Pero mientras los tratamientos médicos hagan su efecto, es importante que la persona que sufre se someta a tratamientos complementarios de alivio del dolor. Ahí entrarían en juego diferentes tratamientos combinados que busquen aliviar la inflamación, mejorar el tono muscular de la zona afectada, relajar la musculatura, aliviar el dolor, etc.

Esos tratamientos de alivio del dolor y mejora de la calidad de vida ya los conoces: medicamentos antiinflamatorios y analgésicos, ejercicio físico controlado, sesiones con dispositivos científicamente probados, etc.

 

dolor de espalda

Compromiso radicular: ¿por qué se produce?
Vota el artículo