Consejos para cuidar tu higiene postural

03.09.2019

El dolor de espalda es uno de los problemas más habituales en nuestra sociedad. Para evitarlo, lo más sencillo es mantener una buena higiene postural.

La postura al dormir, estar muchas horas sentados, el sedentarismo, levantar peso,… Cualquier actividad influye en nuestra espalda. Por eso en el post de hoy te dejamos algunos consejos para corregir tu higiene postural y evitar así ese molesto dolor de espalda.

higiene postural

Dolor de espalda

El dolor de espalda nos ha acompañado a todos nosotros en algún momento de nuestra vida. Según la Sociedad Española de Reumatología, el 80% de la población ha sufrido dolor de espalda, y es ya la causa más frecuente de incapacidad laboral entre personas menores de 50 años en los países desarrollados.

Éste puede presentarse en diferentes partes de nuestro torso: en la lumbar (lumbalgia), en la espalda media, o en la zona de las cervicales (cervicalgia) y en ocasiones puede perdurar en el tiempo, convirtiéndose en crónico.

Causas

Las causas del dolor de espalda son numerosas. Desde discos lesionados, hernias discales, lesiones por sobreesfuerzo, o incluso la genética.

Cualquier mala postura en nuestro puesto de trabajo o al dormir, o un mal gesto realizando cualquier tipo de actividad puede desencadenar en un molesto dolor de espalda.

Según la Web de la Espalda, de cada 100 pacientes con dolor de espalda sólo uno es por una enfermedad sistémica, mientras que en los 99 restantes el dolor se origina en la propia espalda. De estos últimos, sólo 4 padecen dolor debido a una alteración de la estructura de la columna vertebral, como una estenosis espina o una hernia discal. En los otros 95 pacientes, el dolor se origina en las partes blandas de la espalda y se debe a un mal funcionamiento de la musculatura.

Higiene postural

La higiene postural son una serie de normas y consejos que nos ayudaran a reforzar nuestra espalda por malas posturas y malos hábitos al realizar una actividad y a prevenir ese molesto dolor de espalda. Aquí te dejamos algunos de ellos:

No permanecer en la misma postura durante periodos prolongados de tiempo. Intenta alternar actividades en las que estés de pie con otras que impliquen estar sentado.

– A la hora de dormir, acuéstate boca arriba o en posición fetal. Además, el colchón debe ser de una firmeza intermedia.

– Para levantarte de la cama, gira hasta apoyarte en un costado y después apóyate con los brazos e incorpora el cuerpo de lado hasta sentarte.

– Si por tu trabajo pasas muchas horas sentado delante del ordenador, la silla debe tener un apoyo en la parte baja de la espalda para mantenerla derecha. Levántate de vez en cuando y cambia de postura cada 45 minutos. La pantalla del ordenador tiene que estar a unos 45 cm de distancia y al nivel de los ojos o ligeramente por debajo.

Al cargar peso flexiona las rodillas y mantén la espalda lo más recta posible. El objeto debe ir lo más pegado al cuerpo posible y no más arriba de la altura del pecho.

– En las tareas de casa también existen una serie de consejos: para fregar y barrer el suelo, la longitud de la escoba o fregona debe ser lo suficientemente larga para no tener que inclinarse. Si tienes que agacharte, hazlo doblando y apoyando una de las rodillas en el suelo.

– Conduciendo el coche adelanta el asiento lo suficiente para alcanzar los pedales sin estirar mucho las piernas y apoya la espalda al respaldo. Las rodillas deben estar al mismo nivel que las caderas o por encima.

– Para caminar utiliza zapatos de tacón ancho y de no más de cuatro centímetros.

Para más información sobre cómo convivir con dolor de espalda descárgate esta guía gratuita.

HHP_CTA_Convivir_con_dolor_espalda_Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *