Consejos para las personas que van a viajar con dolor

01.08.2018

Viajar en vacaciones debería ser un placer, pero en el caso que tengas que viajar con dolor puede convertirse en un infierno. En el artículo de hoy os presentamos una serie de consejos para que vuestro viaje sea lo más cómodo y placentero posible.

Consejos para las personas que van a viajar con dolor

Viajar con dolor en vacaciones

Los meses de Julio y Agosto acostumbran a ser los escogidos por la mayoría de la población para disfrutar de las merecidas vacaciones. Sin embargo, para los pacientes que sufren dolor crónico, el hecho de viajar puede convertirse en un suplicio. Por ese motivo, os indicamos una serie de pautas para que viajar con dolor sea lo más soportable posible.

Planificar con tiempo (para no viajar con dolor)

Lo cierto es que existen diversos factores que pueden modificar el estado de salud y ánimo de la persona que viaja con dolor. Por ello, es importante analizar y estudiar las diferentes opciones disponibles antes de realizar el desplazamiento previsto. No caer en la improvisación, así como no escoger siempre la opción más económica es esencial.

También deberemos vigilar el menú ya que existen alimentos que empeoran los síntomas de ciertas enfermedades. Pero, por otro lado, tendremos en cuenta esos alimentos que sí nos ayudan a mejorare nuestro bienestar.

Consulte con el especialista

Por otro lado, antes de viajar con dolor, es básico visitar a su médico. Eso le ayudará a conocer su estado exacto de salud y la evolución de su enfermedad. Si se requiere, podrá recibir los tratamientos necesarios previos al viaje y pedir los medicamentos para que durante su viaje no surja ningún tipo de inconveniente.

Siga las normas

El hecho de viajar implica que tengamos que llevar con nosotros la medicación que nos ha prescrito nuestro especialista. Pero para ello es recomendable transportarlos con sus correspondientes envases originales en nuestro equipaje de mano. En este sentido, las compañías aéreas son cada vez más estrictas y, si no se sigue  la normativa, nuestra medicación se quedará en tierra. Además, las compañías aéreas que operan en la Unión Europea obligan a acompañar los medicamentos con su receta original o prescripción.

Si su caso en particular precisa de líquidos o utensilios médicos, la aerolínea correspondiente le indicará el procedimiento que debe seguir. No olvidemos que existen países como India o Pakistán que prohíben la entrada de ciertos fármacos. No olvide consultarlo antes de viajar en las embajadas de dichos países.

Tenga en cuenta sus límites

Viajar con dolor exige aligerar el equipaje, ya que, a más peso más dolor. Procure siempre coger su maleta o bolsa de mano del suelo flexionando las rodillas y evitando doblar la espalda. En caso de llevar el bolso en el hombro hay que intentar cambiarlo de lado para no sobrecargarlo en exceso.

Viajar con dolor, mejor con mentalidad positiva.

Si viajamos con dolor, es importante tener una actitud positiva para disfrutar activamente de cada momento del viaje. Aunque la enfermedad pueda minar en el estado de ánimo del paciente, pensar en positivo nos ayudará a desconectar.

Descanse debidamente

Estar de viaje no significa no dormir. El descanso es básico para nuestro bienestar y más estando fuera de casa. Se recomienda dormir como mínimo ocho horas diarias y llevar siempre encima una pequeña almohada para poder realizar siestas durante el trayecto.

Practique ejercicio

Durante los viajes, especialmente los más largos, hay que ir cambiando de postura. Si se viaja en coche hay que realizar cada dos horas paradas de diez minutos para estirar la musculatura. En el caso de viajar en tren o autobús, se deberán dar pequeños paseos en el pasillo así como estiramientos de cuello, brazos y tobillos.

Preste atención a sus pies

Las vacaciones son el momento idóneo pasarnos el día caminando, por lo que los pies suelen acabar sufriendo bastante. Es importante que estén hidratados. Para ello los remojaremos al final del día en agua templada durante cinco minutos y les daremos un pequeño masaje.

Por último, deberemos velar en todo momento por nuestra comodidad y no conformarnos con menos de lo que habíamos pactado previamente. También solicitaremos los servicios de asistencia en el caso de necesitarlos y no nos fiaremos de gangas o chollos. No olvidéis que no existen duros a cuatro pesetas y que lo barato, sale caro.


explicar dolor cronico


Consejos para las personas que van a viajar con dolor
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *