Desgarro muscular: causas más comunes, prevención y tratamientos

19.07.2017

El desgarro muscular es una lesión muy común ya que se puede producir tanto entre deportistas como entre personas sedentarias, mayores, con estrés o que adopten malas posturas. Hoy en el blog de las personas que viven con dolor te damos unos consejos para tratar el desgarro muscular.

desgarro-muscular-causas-mas-comunes-prevención-y-tratamientos

Se trata de una lesión muscular común y no es exclusiva en el mundo del deporte. El desgarro se refiere a la rotura de un gran número de fibras musculares, o de haces de uno o más músculos, con sangrado en el lugar de la lesión.¿Qué es un desgarro muscular?

El desgarro muscular es la distensión o rotura de un músculo o un tendón por estirar o contraer demasiado el tejido muscular. Los músculos que suelen verse más afectados son los de las piernas y los de la parte baja de la espalda.

El desgarro es una lesión muy común entre los atletas. Los músculos más afectados son los de los miembros: bíceps, pantorrillas, muslos, especialmente los isquiotibiales en la parte posterior del muslo, en los corredores de media distancia y de fondo. Falta de flexibilidad, lesiones mal tratadas, un viejo desgarro, fatiga muscular severa, un esfuerzo muy violento o entrenamiento excesivo o insuficiente son las principales causas de la rotura.

¿Cuáles son las causas más comunes de un desgarro muscular?

El desgarro muscular ocurre cuando el músculo se contrae al estirarse. Esto puede suceder al correr, saltar o patear.

Hay más probabilidades de que se desgarre un músculo en los siguientes casos:

  • El calentamiento es demasiado breve.
  • no deja pasar suficiente tiempo de recuperación entre una y otra sesión de entrenamiento.
  • Los músculos ya están tensos o rígidos.
  • Algunos músculos están cansados o fatigados.
  • Los músculos están débiles.

¿Dónde se produce habitualmente?

Se trata de una lesión que, como te hemos comentado, con mayor frecuencia suele producirse en las piernas o en la parte baja de la espalda. Los músculos que se lesionan con mayor frecuencia son los siguientes:

  • Músculos de la pantorrilla. Se trata de una rotura de los músculos posteriores de la parte baja de la pierna.
  • Cuádriceps. Se trata de una rotura de los músculos delanteros del muslo.
  • Músculos isquiotibiales. Se trata de una rotura de los músculos posteriores del muslo.
  • Músculos paravertebrales. Es una rotura de los músculos de la parte baja de la espalda.

Síntomas y diagnóstico de los desgarros

El dolor, a menudo ocurre durante la actividad física. Con frecuencia se oye el sonido del desgarro muscular. El dolor se produce incluso en reposo y provoca una pérdida total de la función.

Ante un desgarro se hace necesario ver a un médico tan pronto como sea posible. La palpación muestra un dolor muy agudo y preciso. Normalmente se produce un hematoma, y a continuación, hinchazón o edema. El doctor al revisar notará que el músculo no tiene la misma forma y que presenta un relieve anormal, una especie de pequeña muesca. Se llevará a cabo una ecografía para ver la importancia de la lesión. Uno de los más habituales es el dolor en la espalda baja.

¿Cómo tratar un desgarro muscular?

Esta lesión de las fibras musculares requiere necesariamente de la atención de un médico. El reposo suele ser de más de 30 días.

Las sesiones de terapia física y la prescripción de medicamentos relajantes musculares y antiinflamatorios son la base del tratamiento. Un vendaje apretado o una contención no adhesiva pueden prevenir la aparición de un gran hematoma. El frío aplicado a distancia, por medio de aerosoles refrigerantes, si se tolera, puede aliviar. Sin embargo, el calor y los masajes están  contraindicados.

Un desgarro que no se trata adecuadamente puede dar lugar a otras lesiones más graves, como una ruptura completa del músculo. Además, el hematoma es susceptible de causar una infección, una mala cicatrización de la herida o una calcificación que debilitará la fibra muscular. De ahí la importancia de tratar los desgarros adecuadamente.

La prevención como principal tratamiento de un desgarro muscular

Un desgarro muscular se puede evitar. De hecho tratar de evitarlo es el mejor tratamiento. Un calentamiento bien realizado, entrenamiento progresivo, nutrición e hidratación adecuados son la mejor protección.

 

Y si tu problema es una contractura muscular, en este blog también te ayudamos a conocer los tratamientos.



New Call-to-action

Desgarro muscular: causas más comunes, prevención y tratamientos
Vota el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *