Diagnóstico: hernia discal extruida

26.11.2016

Si te han diagnosticado hernia discal extruida y quieres saber en qué consiste, cuáles son sus síntomas principales y, lo más importante, qué tratamiento o tratamientos existen para este tipo de hernia has llegado al artículo adecuado: este. Sigue leyendo…

 hernia discal extruida

Recordando el concepto de hernia discal

Para comprender mejor en qué consiste la hernia discal extruida primero tenemos que tener claro en qué consiste una hernia discal.

En el portal discapnet encontramos una definición tan concisa como acertada: la hernia discal es una patología que aparece por un problema en uno de los discos intervertebrales.

Como sabes, a lo largo de la columna tenemos varios discos intervertebrales. Se trata de una especie de almohadillas formadas por una capa exterior dura, el llamado anillo fibroso y un núcleo interior que es una especie de gel y que recibe el nombre de núcleo pulposo. El anillo exterior fibroso impide que el núcleo salga al exterior, pero si se produce una compresión continua o un golpe en ese disco, el anillo fibroso puede ceder, deformarse, abombarse o, incluso, romperse y dejar salir el gel que contiene. Es lo que los especialistas denominan hernia discal.

Si te interesa el tema, recuerda que en el blog de las personas que viven con dolor ya hemos publicado varios artículos sobre el tema de la hernia discal; recuerdo, por ejemplo, uno muy comentado en las redes sociales en el que hablábamos de los tratamientos alternativos al quirófanoTratamiento hernia discal: alivia tu dolor”- otro sobre los ejercicios físicos más adecuados para aliviar el dolor de esta patología – “Hernia discal: ejercicios para combatirla”- etc.

Pero ¿toda hernia discal es una hernia discal extruida? La respuesta es: no. Lo vemos a continuación.

Hernia discal extruida: en qué consiste

En la mayoría de los casos, una hernia discal se produce por partes, por fases:

En la primera fase se produce un deterioro del disco intervertebral, la llamada “degeneración de disco”. En esta primera fase el anillo fibroso que recubre y contiene el núcleo pulposo se presenta intacto.

En la segunda fase de una hernia discal, el anillo fibroso no soporta la presión y se rompen algunas de las fibras que lo conforman. Si se hace una radiografía en esta fase veremos cómo el disco intervertebral afectado presenta una especie de abombamiento, una deformación bastante visible. Esta segunda fase se denomina prolapso de disco.

En la tercera fase el anillo fibroso está tan dañado que se ve incapaz de aguantar la presión, las fibras se rompen y el núcleo pulposo del disco sale al exterior. Hablamos de hernia discal extruida.

En la cuarta fase de la hernia discal, el núcleo pulposo supera las barreras del anillo y del ligamento posterior y se filtra hacia el canal espinal. Es el caso más severo de hernia discal.

Me han diagnosticado hernia discal extruida: ¿qué puedo hacer?

Una vez diagnosticada hernia discal extruida, el especialista decidirá si es preciso operar para solucionar el problema. Una vez hayamos pasado por el quirófano, el especialista nos propondrá un tratamiento combinado para recuperar la funcionalidad de la zona afectada, recuperar la musculatura perdida, aliviar el dolor, etc. En esa fase entran en juego tratamientos de alivio del dolor y de mejora física y emocional como el ejercicio físico controlado, la fisioterapia y, por supuesto, esa terapia que combina el calor por infrarrojos y el movimiento vibracional.

actitud positiva

Diagnóstico: hernia discal extruida
3.7 (73.33%) 6 votes