Diferencia entre protusión y hernia discal

03.12.2019

El 40% de la población mayor de 20 años sufre algún tipo de degeneración discal. Algunas de estas patologías discales son la protusión y hernia discal. Ambos casos son prácticamente el mismo problema, pero en grados diferentes.

¿Cuál es la diferencia entonces entre la protusión y hernia discal? Te lo explicamos en este post.

protusión y hernia

Estructura del disco vertebral

Antes de conocer las diferencias entre protusión y hernia discal, es importante conocer cuál es la estructura del disco vertebral.

La columna vertebral está formada por siete vértebras cervicales, doce torácicas, cinco lumbares, cinco sacras y el coxis. Las vértebras se articulan entre sí a través de las carillas articulares y del disco vertebral, formando un tubo que alberga en su interior la médula espinal y permite la entrada y salida de los nervios periféricos.

El disco vertebral, encargado de proteger las propias vértebras, sus articulaciones, los nervios que salen entre las vértebras y todas las estructuras de la zona, está compuesto por diferentes partes:

Núcleo pulposo: parte gelatinosa compuesta del 88% de agua, mientras que sus bordes están formados por un tejido fibroso.

Anillo fibroso: parte periférica constituida por tejido cartilaginoso y fibras de colágeno en láminas concéntricas que se encarga de que el núcleo pulposo no se salga del espacio entre vértebras y ayuda a proteger el disco.

Platillo vertebral: compuesto por estratos de cartílago hialino, formando el límite somático vertebral.

Debido a tensiones repetidas a lo largo del tiempo, el disco vertebral puede sufrir degeneración del anillo fibroso, permitiendo una deshidratación de las estructuras y generando así pequeños desgarros, lo que provoca el dolor de espalda.

Diferencia entre protusión y hernia discal

Como decíamos, tanto la protusión como la hernia discal son conocidas como discopatías (patologías del disco vertebral) y, aunque prácticamente son el mismo problema, existen algunas diferencias.

En la protusión discal existe un abombamiento de las fibras que rodean el disco vertebral, lo que provoca que el núcleo se desplace y empuje. Aunque en ocasiones no da ningún síntoma, a veces puede estrechar el canal por donde pasan los nervios y la médula. Así, el paciente nota un dolor agudo con espasmos musculares o dolores nerviosos en la zona, en los brazos o en las piernas.

En el caso de la hernia discal, parte del núcleo pulposo sale a través de una fisura en las fibras del disco, comprimiendo las estructuras del sistema nervioso y provocando dolor.

Si la protusión o hernia están en una zona en la que no hay nervios y su volumen no comprime la raíz nerviosa, puede no aparecer ningún síntoma. Si, por el contrario, el núcleo pulposo afecta a una zona donde sí hay nervios, aparecerá dolor. En el caso de que se compriman nervios sensitivos, además del dolor irradiado también puede haber una pérdida de sensibilidad en la zona; y en el caso de afectar un nervio motor, una pérdida de fuerza del grupo muscular inervado por ese nervio.

Factores de riesgo

Existen una serie de factores que pueden aumentar las probabilidades de sufrir una protusión o hernia discal:

– Tener una musculatura débil

– Levantar objetos pesados

– Tener sobrepeso

– Realizar movimientos de torsión repetitivos de la espalda baja

– Estar sentado o parado en la misma posición durante muchas horas

– Llevar un estilo de vida sedentario

Genética

¿Cómo prevenir estas discopatías?

Para reducir el riesgo de sufrir alguna discopatía como la protusión o la hernia discal, es importante adquirir unos buenos hábitos de higiene postural y ergonomía. Aquí os dejamos algunos consejos:

Levantar objetos flexionando las rodillas y acercando la carga al cuerpo antes de levantarla.

– Sentarse con la espalda pegada al final de la silla y al respaldo.

– Usar calzado seguro y con tacón bajo.

– Dormir en un colchón firme y duro, y boca arriba o de lado.

– Evitar la obesidad.

– Realizar ejercicio físico moderado de manera habitual.

– Evitar pasar muchas horas en la misma posición.

Si quieres saber más, descárgate esta guía gratuita sobre cómo tratar efectivamente la hernia discal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *