Dolor crónico y nutrición. ¿Cómo influye la alimentación?

28.05.2019

Hoy, 28 de mayo, se celebra el Día Nacional de la Nutrición. Llevar una dieta saludable es beneficioso para cualquier persona, pero para alguien que además padece dolor crónico el cuidar la alimentación cobra una vital importancia.

Por eso en el post de hoy os hablamos de la relación entre dolor crónico y nutrición.

dolor cronico y nutricion

Dolor crónico

El dolor crónico supone uno de los 10 problemas de salud más importantes en las sociedades avanzadas. Éste está considerado como una enfermedad en sí.

Según las estadísticas, el 30% de la población mundial padece dolor crónico, una cifra que no deja de aumentar. Éste se diferencia del dolor agudo en que se alarga por más de 6 meses y no desaparece del todo con ningún tratamiento.

Cambiar algunos aspectos de nuestra vida cotidiana y llevar un estilo de vida saludable nos ayudara a reducir este dolor y mejorar nuestra calidad de vida. Uno de estos aspectos es la alimentación, ya que dolor crónico y nutrición están muy relacionados.

¿Cómo influye la alimentación?

Todos sabemos que la alimentación juega un papel muy importante en la salud de las personas. Pero si además padecemos dolor crónico tenemos que prestar una especial atención a los alimentos que consumimos, ya que éstos contribuyen a disminuir o aumentar el dolor.

Algunos alimentos contienen propiedades analgésicas, antioxidantes o antiinflamatorias, por lo que su consumo puede proporcionar a nuestro organismo los elementos necesarios para una mejor recuperación o para modular el dolor.

Alimentos para aliviar el dolor crónico

Como hemos comentado antes, hay alimentos que tienen un efecto analgésico y ayudan a aliviar el dolor. Estos son algunos de ellos. ¡Toma nota!

Pescados azules: como el salmón, las sardinas, la caballa o el atún, con un alto contenido de Omega3.

Frutos rojos: contienen un tipo de flavonoide con acción antioxidante y antiinflamatoria. Ayudan a reducir el dolor de artrosis y el dolor muscular tras la práctica deportiva.

Naranjas: es una gran fuente de sustancias que ayudan a combatir la oxidación celular y la inflamación: vitamina C, naringenina, hesperidina,…

– Otras frutas como las cerezas, la piña o el aguacate: especialmente buenas por su poder antiinflamatorio.

Aceite de oliva: contiene químicos naturales que favorecen el efecto antiinflamatorio.

Vegetales de hoja verde: espinacas, lechuga o repollo. Aportan vitaminas A, C y K.

– Verduras como el brócoli, la remolacha, el tomate o los pimientos: estos son unos de los mejores alimentos para el dolor crónico.

– Frutos secos como las nueces, las almendras, las avellanas o los pistachos: aportan ácidos grasos no saturados de gran efecto antiinflamatorio.

– Cereales integrales como el centeno, la quinoa o el arroz integral.

Té verde: conocido por su riqueza en antioxidantes y flavonoides.

Alimentos a evitar

Igual que hay alimentos que son beneficiosos para controlar el dolor crónico, existen otros que es recomendable evitar, ya que empeoran el dolor. Estos son algunos de ellos:

Azúcar: así como todos aquellos alimentos con alto contenido de azúcar, ya que puede aumentar el nivel de dolor.

– Granos como el trigo o el gluten: éstos se metabolizan de forma muy similar a los azúcares.

Comidas procesadas: pan blanco, pasta y arroz blanco. Pasta, arroz y harina, mejor 100% integral.

Cafeína, alcohol y refrescos: es recomendable limitar su consumo, ya que su abuso es perjudicial para la salud.

Alimentos proinflamatorios: carnes rojas, hidratos de carbono refinados, fritos, etc.

Productos lácteos pasteurizados.

Ingredientes artificiales: como colores, sabores y endulzantes químicos.

Si quieres saber más sobre dolor crónico y nutrición, descárgate este ebook gratuito.

Dolor referido, todo lo que necesitas saber

2 opiniones en “Dolor crónico y nutrición. ¿Cómo influye la alimentación?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *