Dolor de cabeza: conoce las patologías relacionadas

13.09.2017

De una forma u otra, y en algunas épocas del año de forma más frecuente, nos afecta el dolor de cabeza. Es por lo que hoy en el blog de las personas que viven con dolor te hablamos del dolor de cabeza patologías relacionadas.

Dolor de cabeza: conoce las patologías relacionadas

El dolor de cabeza es tan frecuente que no pocas consultas nos llegan a nuestras redes sociales FacebookTwitter y Google Plus.  

Índice de contenidos
¿Qué es el dolor de cabeza?
Dolor de cabeza y patologías relacionadas

¿Qué es el dolor de cabeza?

Se trata de un dolor o molestia en la cabeza, el cuero cabelludo o el cuello. Los tipos de dolores de cabeza comunes incluyen cefaleas tensionales, migraña o cefalea en brotes, dolores de cabeza sinusales y dolores de cabeza que empiezan en el cuello.

Dolor de cabeza y patologías relacionadas

A continuación te damos a conocer las patologías que se relacionan con este tipo de dolor:

Cefalea en brotes. Este tipo de cefalea hace referencia a un dolor de cabeza extremadamente doloroso que se produce en brotes, lo cual significa que existen ciclos de ataques de cefalea seguidos de períodos sin cefalea. Es un tipo de dolor de cabeza que afecta un lado de la cabeza y puede conllevar lagrimeo de los ojos, párpados caídos y congestión nasal. Los ataques ocurren regularmente durante 1 semana hasta 1 año, separados por períodos sin dolor. La frecuencia de las cefaleas durante los ciclos varía de una cefalea al día a varias cefaleas por día. Las cefaleas en brotes pueden ser tan dolorosas que a veces se las denomina cefaleas del suicidio. Es una afección más frecuente entre la adolescencia y la mediana edad,  pero puede afectar a personas de cualquier edad.

Migraña. Es un dolor fuerte de cabeza que afecta, a un lado o una parte de ella. A menudo va acompañado de náuseas y vómitos. La migraña se produce como consecuencia de la activación o irritación de las fibras del nervio trigémino que transmite la sensibilidad de la cabeza y tiene tres ramas.

Esta inflamación hace que cuando movemos la cabeza el dolor empeore o aumente y por tanto que estemos más aliviados si nos acostamos o no nos movemos. Si es tu caso, puedes consultar el artículo, “Migrañas, cómo consigo vivir con ellas“.

Cefalea tensional. Es el dolor o malestar en la cabeza, el cuero cabelludo o el cuello. Se trata de un tipo común de dolor de cabeza. Puede suceder a cualquier edad, pero es más común en adolescentes y adultos. Es uno de los tipos de dolor de cabeza más frecuente en el ser humano, el dolor de cabeza más frecuente dentro del campo de las cefaleas. Se le denomina tensional ya que suele estar presente una tensión emocional, producto de algún tipo de conflicto, como el estrés laboral o emocional que somatiza dicha tensión en la columna cervical, generando dolor de cabeza.

Aneurisma cerebral. Es una protuberancia en forma de globo que surge en una o varias arterias cerebrales. Se produce por un debilitamiento de la pared del vaso. El aneurisma tiene una pared mucho más débil que la arteria sana y presenta gran riesgo de rotura. Esto puede causar hemorragias cerebrales graves. Entre los síntomas más frecuentes de los aneurismas que no se han roto se encuentran los mareos, la pérdida de la visión y del equilibrio y, en un debilitamiento de algunas funciones psicológicas. A menudo estos síntomas pueden ser confundidos con la falta de sueño o de la fatiga. Esto hace que los síntomas puedan pasar desapercibidos hasta que el vaso sanguíneo se rompe y se produce la hemorragia.

Accidente cerebrovascular. También llamado derrame cerebral se produce cuando se interrumpe el flujo de sangre al cerebro. También cuando se rompe un vaso sanguíneo. En un accidente cerebrovascular las células del cerebro comienzan a morir al faltarles el oxígeno. A consecuencia de ello, puede producirse la muerte o una discapacidad permanente. Las causas pueden ser varias, hipertensión arterial, fumar y el haber tenido un ataque cardíaco aumenta la probabilidad de sufrir esta afección. Entre los síntomas se encuentran problemas para hablar y comprender, parálisis o entumecimiento de la cara, los brazos o las piernas, dificultades para ver con uno o ambos ojos. Es posible que tener la visión borrosa o ennegrecida en uno o ambos ojos, o que veas doble. Asimismo un dolor de cabeza intenso y repentino, que puede conllevar vómitos o mareos. Finalmente también pueden darse problemas para caminar.

Meningitis. Es la inflamación de las meninges (membranas que recubren el cerebro), y del líquido cefalorraquídeo (líquido que ocupa el espacio entre ellas), que habitualmente tiene una causa infecciosa. Cualquier germen que infecte el organismo puede producir meningitis. Por su parte, las meningitis producidas por virus son benignas. Aunque las más frecuentes y también de mayor gravedad son las de origen bacteriano. Los síntomas comunes en la meningitis son dolor de cabeza, fiebre, náuseas, vómitos y rigidez de nuca.

Encefalitis. Se trata de una inflamación del cerebro y del cordón espinal causada por infección viral. Los síntomas de la mayoría de las encefalitis se asemejan a un cuadro gripal sin importancia. Puede persistir dolor de cabeza durante unos días, cuadros de fiebre, dolores de articulaciones y musculares, y sensación de cansancio. Esta situación puede durar de tres a diez días de misma forma que la gripe.

 

eBook Sistema Nervioso

Dolor de cabeza: conoce las patologías relacionadas
Vota el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *