Dolor intercostal continuo ¿tengo que preocuparme?

05.11.2018

El dolor intercostal continuo es un síntoma tan molesto como habitual; a veces es síntoma de una afección sin importancia, pero otras veces ese tipo de dolor torácico es una señal, una alerta que nos manda nuestro cuerpo para que actuemos y vayamos al médico lo antes posible.

 dolor intercostal

Pero, ¿cómo podemos saber cuándo este dolor es importante? Informándonos de las causas que pueden producir este tipo de dolor.

Dolor intercostal continuo, síntoma de muchas patologías

El dolor intercostal continuo es un dolor torácico, un tipo de dolor que según la Clínica Universidad de Navarra, es el responsable de entre un 4% y un 6% de las visitas de los españoles a los Servicios de Urgencias de las clínicas y hospitales.

Todos hemos sufrido alguna vez un episodio de dolor intercostal, el llamado “flato”. Este dolor aparece inesperadamente mientras corremos o practicamos algún ejercicio especialmente intenso. Ese tipo de dolor no tiene mayor importancia y se alivia simplemente parándonos y respirando. Pero en ocasiones, el dolor intercostal es un grave síntoma que nos indica que nuestro organismo está sufriendo una patología, una enfermedad.

Las patologías o afecciones que pueden explicar la aparición del dolor intercostal son muchas y muy variadas:

Traumatismos y lesiones en la zona torácica, como golpes y contusiones en las vértebras o en las costillas, desgarros musculares, etc.

Afecciones pleurales y pulmonares como el distress respiratorio agudo, la neumonía, el neumotórax, la embolia pulmonar, el asma bronquial, etc.

Dolencias cardiovasculares como el infarto de miocardio, la pericarditis aguda, la angina de pecho, etc.

Afecciones de las articulaciones como, por ejemplo, la llamada costocondritis o Síndrome de Tietze.

Molestias digestivas como la hernia de hiato, la esofagitis, etc.

Afecciones psiquiátricas y neurológicas como, por ejemplo, los ataques de ansiedad, la presencia de estrés negativo, etc.

Patologías neurológicas como una de las viejas conocidas de los lectores de nuestro blog: la fibromialgia.

Dolor intercostal continuo, ¿cómo se trata?

El primer paso para tratar el dolor intercostal es acudir al médico. El objetivo es que éste haga todo tipo de pruebas que determine el origen de ese dolor. El especialista será el encargado de hacer una exploración detallada que explique la presencia de ese síntoma. En función de lo que encuentre, llegar a un diagnóstico claro y preparar un tratamiento personalizado que elimine la patología culpable del dolor intercostal.

Pero ¿qué ocurre si la patología que explica la aparición del dolor intercostal continuo es incurable o exige un tratamiento de muy larga duración? Hablamos de personas que sufren fibromialgia, ataques de ansiedad, estrés crónico… ¿Esas personas tienen que resignarse a sufrir día sí, día también ese molesto dolor intercostal?

En nuestra opinión “no”.

Vivir con dolor intercostal o con cualquier otro tipo de dolor es terrible. Y es una de las causas más importantes de la depresión, la angustia, la tristeza… No tenemos que resignarnos a vivir con dolor, tenemos que tomar las riendas de nuestra vida.

Lo mejor es decidirse por tratamientos contrastados que alivien el dolor y mejoren nuestra calidad de vida.

 

dolor de espalda

Dolor intercostal continuo ¿tengo que preocuparme?
5 (100%) 1 vote