Dolor intercostal

09.02.2017

Hoy en el blog de las personas que viven con dolor te vamos a ayudar a conocer los síntomas del dolor intercostal. Se trata de un dolor poco común pero muy duro para quién lo padece.

Dolor intercostal: síntomas

¿Qué es el dolor intercostal?

La costocondritis o más conocido como dolor intercostal se produce por desajustes en las articulaciones costovertebrales. Estos desajustes comprimen la raíz del nervio intercostal que viene de la médula espinal hacia el pecho, por debajo de cada costilla.
La irritación de este nervio provoca la contractura de los músculos intercostales y otros músculos adyacentes a las costillas, en la espalda, el pecho y hombro. Se produce una reacción en cadena de irritación de nervios y contractura de músculos, con inflamación y dolor de los tejidos blandos afectados.

El dolor se irradia siguiendo el curso de la costilla hasta el esternón y acaba en el tórax.

¿Cuáles son los síntomas del dolor intercostal?

Las personas que padecen dolor intercostal pueden tener crisis de dolor agudo o constante. Lo habitual es que además se acentúe con cualquier esfuerzo, pero también al toser, por ejemplo.

Por lo general, los síntomas del dolor intercostal se caracterizan porque:

  • Inicialmente el dolor puede ser muy agudo e incapacitante.
  • Se percibe un dolor continuo y persistente que puede empeorar mientras se ejecutan ciertos movimientos o asumiendo algunas posiciones.

El dolor puede menguar poco a poco, aunque si no se le da el tratamiento adecuado, a los pocos meses se puede volver crónico en pecho, espalda, cuello, hombros y extremidades superiores.

Cómo aliviar dolor intercostal

En algunas ocasiones no es necesario aliviar este dolor ya que se cura por sí mismo. En otros casos será imprescindible el tratamiento, por lo que te hacemos unas recomendaciones:

  • Usar hielo cuando sientas dolor muscular agudo persistente, durante 20 minutos.
  • Mantener buena higiene postural en tus actividades diarias.
  • Consultar al fisioterapeuta para cualquier lesión de columna o extremidades.

En los casos en que persista el dolor, algunos tratamientos pueden ser los siguientes:

Bloqueo de nervios. Se intenta bloquear los nervios intercostales mediante la utilización de analgésicos locales o empleando corticoides infiltrándolos en la zona dolorida.

Fármacos. Medicamentos como el ibuprofeno con el fin de aliviar dolor intercostal y bajar la inflamación.

Acupuntura y yoga. En ocasiones se puede elegir para aliviar el dolor intercostal ciertos tratamientos alternativos. Lo ideal es que se utilicen estos si complementarlos con los métodos tradicionales ya que son necesarios para conseguir que el dolor desaparezca.

En los casos en que persiste el dolor es recomendable seguir un tratamiento por prescripción médica. De no hacerlo el dolor intercostal podría convertirse en crónico, así como padecer problemas respiratorios o neumonía.

El dolor intercostal es un dolor agudo, aunque si se toman las medidas oportunas se puede aliviar e incluso hacer desaparecer. Lo importante es que si lo padeces actúes de inmediato.

explicar dolor cronico

Dolor intercostal
4 (80%) 1 vote