Dolor neuropático

04.04.2017

En ocasiones el dolor se presenta de una forma que nos puede resultar extraña por sus manifestaciones. Es por lo que hoy en el blog de las personas que viven con dolor vamos a conocer mejor el dolor neuropático.

Dolor neuropático: causas

¿Qué es el dolor neuropático?

El dolor neuropático es una dolencia bastante común que, sin embargo, te puede resultar extraña, salvo si la sufres. Para explicarlo de una forma coloquial es como si el cerebro se hubiera vuelto loco, de ahí que, en algunos medios, lo denominen “dolor rebelde”.

Esto es porque estímulos que con anterioridad producían sensaciones corrientes, como el calor, el frío o el contacto con diferentes texturas, ahora resultan muy dolorosas. En una palabra, te vuelves mucho más sensible al dolor. Además, se trata de un dolor muy característico de las personas que padecen fibromialgia.

En España, entre 2 y 4 millones de personas se ven afectadas por esta enfermedad.

¿En qué consiste el dolor neuropático?

Para conocer mejor este tipo de dolor, es necesario que tengamos claros algunos conceptos:

  1. El dolor neuropático surge como consecuencia de un problema en el sistema nervioso. Provoca que una sensación indolora sea traducida por nuestro cerebro como una sensación subjetiva de dolor.
  2. La mayoría de personas diagnosticadas con dolor neuropático dicen sentir una especie de alfilerazos, quemazón, calambres, un hormigueo molesto…
  3. El dolor neuropático puede convertirse en un dolor crónico. Afecta gravemente a la calidad de vida de la persona que lo padece. Requiere de un tratamiento multidisciplinar. 

Causas del dolor neuropático

Se puede decir que la causa de este tipo de dolor, que afecta al sistema somatosensorial. Es un fallo que se produce, bien en el sistema central, bien en el periférico. Esta disfunción provoca que el cerebro envíe señales de dolor al sistema nervioso sin que exista una fuente que lo produzca.

El dolor neuropático no se genera siempre solo sino que es bastante normal que aparezca asociado a otras enfermedades como el cáncer, la artritis, la esclerosis múltiple o las lesiones cerebrales o las de la médula espinal, entre otras.

¿Cómo se exterioriza el dolor?

Algunas personas sufren de una hipersensibilidad tal que, simplemente el roce de cualquier objeto, les produce dolor. En la mayor parte de los casos, las sensaciones son cambiantes; van desde quemazón en la piel hasta adormecimiento, hormigueo o unas punzantes descargas eléctricas.

Dado que el dolor neuropático es crónico y su control se complica con el paso del tiempo, lo más recomendable es una pronta detección. Si con frecuencia tienes alguna de estas sensaciones, en las manos o en los pies, por ejemplo, consulta con tu médico para que realice un diagnóstico.

¿Qué tratamientos existen?

El rango de tratamientos es muy amplio, como sucede con otras enfermedades relacionadas con el dolor. Desde la farmacología hasta la fisioterapia llegando a las inyecciones y la cirugía.

Según el grado de desarrollo, será posible combatirla con diferentes medios, intentando siempre dejar aquellos que son irreversibles como última opción, la cirugía, en este caso. La medicación suele ser la primera opción, tanto en pastillas -vía oral- como a través de parches -vía transdérmica-.

 

 

eBook Sistema Nervioso

Dolor neuropático
5 (100%) 1 vote