Drenaje postural para ayudar a respirar a niños y bebés

02.12.2016

El drenaje postural en adultos se utiliza para tratar de ayudar al paciente a expulsar secreciones adheridas al árbol bronquial.

En el caso de los bebés, las técnicas que se emplean están pensadas para forzar la producción de tos. De esta manera, el niño expulsará el exceso de mucosidad que haya en sus pulmones.

Drenaje postural niños y bebés

Drenaje postural para bebés y para adultos

Si las dificultades del bebé para respirar se deben a una cantidad elevada de mucosidad o a que la consistencia de esta es demasiado sólida, le puedes ayudar a respirar mejor con un drenaje postural.

Simplemente, se trata de llevar a cabo, con la mano o un percutor, una serie de sencillas percusiones. Si te parece complicado o el drenaje no parece aliviar las dificultades respiratorias del bebé, puedes acudir a un fisioterapeuta u osteópata infantil.

En el caso de los adultos, las diferentes técnicas del drenaje postural pueden utilizarse para conseguir mejoras en enfermedades pulmonares.

Es el caso de las infecciones del pulmón, la E.P.O.C. (enfermedad obstructiva pulmonar crónica) o si se ha producido una disminución del volumen de oxígeno que entra y sale de los pulmones.

Antes del drenaje postural del bebé

Es conveniente evitar las horas de las comidas para realizar el drenaje postural. Siempre es mejor hacerlo antes de las comidas. O, como mínimo, un par de horas después de la ingesta.

Los momentos más adecuados para realizar el drenaje postural son, bien temprano por la mañana o bien justo antes de acostarle. En el primer caso, eliminarás la mucosidad acumulada durante la noche. Antes de dormir, evitarás que el bebé tosa durante las horas de sueño.

En cuanto a la ropa, es importante que no le quede apretada. También debes de evitar los botones y las costuras gruesas ya que puede clavárselas durante la percusión.

Las manos con las que se realiza el drenaje deben de estar libres de anillos, pulseras o adornos similares.

Puedes poner un paño sobre la superficie del cuerpo del bebé que vas a percutir.

Cómo realizar la percusión

Lo ideal es que el drenaje postural del bebé se convierta en un hábito. Si lo realizas a diario, tu bebé respirará mucho mejor y sus pulmones no acumularán mucosidades en exceso.

Al principio, la reacción del bebé será el llanto. Sin embargo, al poco tiempo se acostumbra y le resulta incluso relajante. Algunos bebés terminan durmiéndose durante el drenaje postural.

Para llevarlo a cabo, sólo necesitas sentarte en una silla, colocar al bebé en la cuna o sobre una almohada baja. Acuérdate de tener un reloj o un cronómetro a mano para medir las percusiones.

Posturas

El pediatra te puede indicar cuáles son las posturas más adecuadas para realizar la percusión. Lo normal es que cada movimiento dure entre 2 y 3 minutos y, la sesión completa, unos 20 minutos.

Las posturas varían según la zona que se deba percutir. En algunas, el bebé estará sentado sobre tus rodillas; en otras, estará tumbado boca arriba o boca abajo e, incluso, a lo largo de tus piernas estiradas con la cabeza hacia el suelo.

La percusión se hace con la mano ahuecada o con un percutor y siempre se realiza sobre las costillas. Las zonas sobre las que no hay que percutir son el estómago, la columna vertebral, el tubo digestivo y los senos.

En el caso de que aprecies que tu bebé expulsa sangre, junto a las mucosidades, debes de dejar de realizar el drenaje postural y consultar con el pediatra.

Con las diferentes técnicas de drenaje postural estarás ayudando a respirar a tu bebé.

 

New Call-to-action

Drenaje postural para ayudar a respirar a niños y bebés
4.3 (85%) 4 votes