Ejercicios para la prevención y corrección de la escoliosis

08.06.2017

Algunas afecciones que afectan a las lumbares se pueden aliviar con un programa de ejercicios. Es por lo que hoy en el blog de las personas que viven con dolor te mostramos ejercicios para la escoliosis.

Ejercicios para la prevención y corrección de la escoliosis

¿Qué es la escoliosis?

Se trata de una desviación en las vértebras de la columna, caracterizada por curvaturas en la misma, que produce intensos dolores en la espalda. Con la escoliosis, la columna vertebral se curva de modo anormal adoptando forma de “C” o incluso se “S”. Esta anomalía suele presentarse con mayor frecuencia en las mujeres que en los hombres.  Cuanto antes se detecte la escoliosis habrá mayor posibilidad de corregirla.

¿Qué ejercicios para la escoliosis podemos hacer?

Por suerte la mayoría son casos que mejoran sustancialmente con los ejercicios adecuados. Además, puedes consultar nuestro artículo sobre los mejores remedios para el dolor de espalda que todavía no conoces.

Natación para aliviar la escoliosis. Nadar fortalece los músculos de la espalda, lo que ayuda a que esta se enderece, y que la ingravidez que se produce al estar en el agua reducen las tensiones que actúan sobre la columna. Hay algunos estilos de natación más recomendados que otros. Los mejores estilos de natación para la escoliosis son espalda y crol y se desaconsejan la mariposa y la braza.

Tabla de ejercicios para la escoliosis

Los ejercicios para la escoliosis se centran básicamente en estirar la columna y fortalecer toda la musculatura de la espalda. En cambio, puedes consultar nuestro artículo sobre lumbalgia si es tu caso.

  • Ejercicio 1. Con pesas. Este es un ejercicio básico para los pacientes con escoliosis. Se necesitan un par de pesas de un par de kilos cada una. Parado y quieto con los brazos extendidos delante de ti debajo de la cintura. Subir los brazos, teniendo los codos ligeramente más arriba que las manos. Luego empujar los brazos hacia abajo y esperar un momento antes de repetir. Hacer 3 series de 10 repeticiones s. Es necesario mantener la columna recta.
  • Ejercicio 2. Con silla. Nos apoyamos sobre la silla con el brazo izquierdo y sostenemos peso en la mano derecha. Hacer una estocada hacia adelante con las piernas, las rodillas deben estar ligeramente flexionadas y un pie adelante y otro detrás. Pasar el brazo derecho por la rodilla de adelante. Después tirar hacia arriba hasta que toque la caja torácica y en ese punto intentar separar los omóplatos lo máximo que se pueda. Llevar lentamente el brazo hacia abajo. Es necesario hacer 3 series de 10 repeticiones.
  • Ejercicio 3. De pie con piernas separadas. Nos ponemos en pie con las piernas separadas como el ancho de las caderas. Dejamos caer el cuerpo hacia el suelo. Luego, comenzamos a levantarnos como si estuviéramos tratando de mantener la espalda lo más recta y estirada posible. Mover los brazos tirando hacia atrás y hacia arriba ligeramente, dejándolos a la altura de la caja torácica con los codos detrás de la espalda. Finalmente apretar los omóplatos lo máximo posible antes de soltar y dejar caer los brazos hacia atrás.
  • Ejercicio  4. En una barra de gimnasio. Suspéndete con las palmas dirigidas hacia el frente, separadas el ancho de hombros. Para estirar dependiendo de los grados de escoliosis que sufras, la suspensión tiene que ser asimétrica. Si la desviación de la columna es dorsal derecha, lumbar izquierda. Debes tomar el espaldar con la mano y pie izquierdo a mayor altura que el derecho o viceversa.
  • Ejercicio 5. Decúbito dorsal, es decir, de espaldas. Piernas elevadas y flexionadas con las rodillas hacia el vientre. Brazo derecho al costado del cuerpo. Brazo izquierdo extendido por encima de la cabeza. Lleva las rodillas juntas y flexionadas hacia la izquierda hasta el suelo. Finalmente, vuelve a la posición inicial.
  • Ejercicio 6. Marchar en cuatro patas. Posición inicial en cuatro patas, apoyando manos separadas el ancho de hombros, con dedos dirigidos al frente. El tronco debe estar recto con espalda relajada y las rodillas apoyadas en el suelo por debajo de las caderas. El desplazamiento se realiza cruzado, moviendo la mano y la rodilla opuesta en forma simultánea. Las rodillas resbalan, no se deben levantar, el brazo que avanza realiza un semicírculo.

Finalmente, en nuestro artículo “Ejercicios para espalda, cuando prevenir es curar“, encontrarás más tipos de ejercicios para tu dolor de epalda.

Terapia de Andulación

El dispositivo Andumedic®3 Home  de aplicación de calor por infrarrojos y vibraciones controladas está basado en la tecnología de Andulación.  Es uno de tus mejores aliados para combatir el dolor tanto puntual como crónico en tu propia casa y un excelente complemento de tus ejercicios para espalda.

Finalmente te aconsejamos que mantengas unos buenos hábitos posturales diarios y que evites los sobreesfuerzos. Es así como evitarás la aparición del dolor de espalda.




dolor de espalda

Vota el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *