El prolapso de vejiga y el fortalecimiento del suelo pélvico

19.11.2016

El prolapso de vejiga es una patología que afecta a las mujeres. Está muy relacionada tanto con el embarazo como con la menopausia aunque no son éstas sus dos únicas causas.

Afortunadamente, la mayoría de casos de prolapso no tiene que pasar por el quirófano. Eso sí, para superarlo, hace falta fortalecer el suelo pélvico y cambiar algunos de los hábitos cotidianos.

El prolapso de vejiga y el fortalecimiento del suelo pélvico

Prolapso significa desplazamiento de un órgano. Así dicho, puede sonarte un poco raro, un órgano que se descuelga, ¿cómo sucede? Pues es más sencillo de lo que parece. Se habla de prolapso de vejiga, de útero o de recto, todos ellos órganos situados en la zona pélvica.

El simple paso del tiempo o algún tipo de sobreesfuerzo o trauma pueden causar el desplazamiento, en mayor o menor grado, de la vejiga u otro órgano.

Causas principales del prolapso de vejiga

A menudo, se pone en relación el prolapso de vejiga con un parto traumático. Es cierto que, en muchos casos, un alumbramiento difícil lleva a que los órganos de la pelvis se descoloquen. De hecho, uno de los consejos que reciben casi todas las embarazadas es el de fortalecer el suelo pélvico. Además, tras el parto y pasadas las dos primeras semanas, también es importante realizar ejercicios para rehabilitar el suelo pélvico.

El parto es, pues, una de las causas del prolapso de vejiga. Pero hay otras que tienes que tener en cuenta. Las mujeres que practican deportes muy dinámicos o el simple envejecimiento y la pérdida de estrógenos pueden llevar al prolapso.

La menopausia, como sabes, es una de las fases vitales más complejas por las que pasa una mujer. Durante este período, la mujer sufre muchos cambios físicos y hormonales a los que debe adaptarse. La pérdida de estrógenos y el envejecimiento son dos de las causas más comunes del prolapso de vejiga.

Otras causas

También es bastante común esta patología en mujeres que practican deportes de impacto o que levantan peso habitualmente. Con deportes de impacto me refiero a aquellos en los que la zona pélvica recibe continuos golpes o rebotes, sobre todo en el caso de saltos con ambos pies. El baloncesto sería un buen ejemplo.

Otros dos casos bastante comunes de prolapso de vejiga se deben a estreñimiento crónico y tos crónica. De nuevo, el sobreesfuerzo de la zona pélvica termina desplazando hacia abajo algunos órganos.

Cómo prevenir y tratar el prolapso de vejiga

El tratamiento depende del grado de descolgamiento de la vejiga (o de otros órganos). Los casos más graves suelen tratarse en el quirófano. Sin embargo, la mayoría de las veces conseguirás superarlo con ejercicios, fisioterapia y algunos cambios en tus costumbres.

Si buscas información sobre el prolapso de vejiga, ten en cuenta que puedes encontrar referencias a él con otros nombres que quizás te resulten más, o menos, familiares. El nombre científico es cistocele y, el más común, vejiga caída.

Como te comentaba, el fortalecimiento del suelo pélvico es importantísimo. Además de ser muy útil para prevenir y tratar el prolapso de vejiga, también es interesante para evitar la incontinencia urinaria.

Ejercicios de Kegel y gimnasia hipopresiva

Tanto los ejercicios de Kegel como los abdominales hipopresivos están centrados en el fortalecimiento y reeducación del suelo pélvico.

La fisioterapia es uno de los tratamientos más interesantes para recolocar la vejiga, el recto o el útero. Puede valerse de técnicas manuales, centrarse en los puntos gatillo o emplear electroestimulación para relajar y contraer la zona afectada.

Los cambios de hábitos están muy relacionados con la posible causa del prolapso. En el caso de que se deba a estreñimiento, lo mejor es intentar cambiar la dieta, introducir alimentos con fibra y dejar de consumir grasas malas –poliinsaturadas- y azúcares refinados. El sobrepeso, por su parte, crea un empuje sobre los órganos situados en la región pélvica que no ayuda a que estos se recoloquen.

 

New Call-to-action

El prolapso de vejiga y el fortalecimiento del suelo pélvico
4 (80%) 4 votes