Embarazo y dolor de espalda

13.02.2017

A un buen número de vosotras os sonará el binomio embarazo y dolor de espalda. Y es que se trata de una de las dolencias típicas del período de gestación. Es por lo que hoy en el blog de las personas que viven con dolor te vamos a hablar de este dolor.

Embarazo y dolor de espalda

Muchas mujeres sufren dolor de espalda durante el embarazo, particularmente durante el tercer trimestre. Esto provoca una importante disminución en el bienestar y calidad de vida de la mujer.

¿Por qué se produce dolor de espalda durante el embarazo?

El dolor se localiza en la parte inferior de la columna, ya que esta zona de la espalda compensa el aumento del peso de la región abdominal. Se mantiene así estable el centro de gravedad durante el embarazo.

De esta forma es como la espalda de la embarazada va experimentando una adaptación progresiva a su nuevo estado.  Es por lo que aparece la lordosis lumbar, una curvatura en la zona baja de la espalda que desaparecerá después del parto.

La mayor parte del peso ganado por la embarazada está concentrado en la parte inferior de la pelvis junto con el aumento de volumen abdominal. Por esto se produciría una tendencia a inclinar el cuerpo hacia delante, lo cual la embarazada tiende a compensar inconscientemente con una posición hacia atrás de la parte superior del cuerpo por sobre la pelvis. Se restaura así su centro de gravedad, pero se aumenta la lordosis lumbar.

Características del dolor de espalda durante el embarazo

En general los síntomas son frecuentemente moderados, aunque en ocasiones también pueden llegar a ser severos.

La aparición del dolor suele ocurrir alrededor de la semana 18 de embarazo. La máxima intensidad se daría entre las semanas 24 a 36. Si aparece dolor durante el primer trimestre de embarazo, éste puede sugerirnos que aparecerá también en el tercero.

Suelen ser dolores “intensos”, “secos”, “profundos”… y algunos pueden impedir a la mujer realizar sus actividades cotidianas, incluso caminar.

Embarazo y dolor de espalda ¿Se puede prevenir?

Las molestias en la espalda se producen muy a menudo cuando la tripa está muy abultada porque supone una gran carga para los músculos lumbares. Hay factores que contribuyen a que esto ocurra. Entre éstos se encuentra la relajación de los abdominales, la falta de fuerza de los glúteos, el sobrepeso y el sedentarismo.

Existen una serie de recomendaciones que puede hacer que la mujer embarazada evite el dolor de espalda:

  • Evitar el sobrepeso. Este punto es uno de los más importantes.
  • Realizar ejercicios de estiramiento. Se pueden realizar ejercicios de columna durante el embarazo.
  • No llevar zapatos de tacón alto. Especialmente durante el tercer trimestre de embarazo.
  • Evitar cargar peso.
  • Adoptar hábitos posturales adecuados. Es importante sentarse adecuadamente, con la espalda recta y apoyada (podemos ayudarnos de cojines), acostarse de lado.
  • Levantarse y sentarse lentamente y con cuidado. Se evitan así malos movimientos, tirones…

También pueden aparecer dolores de espalda después del parto. Se puede producir si el esfuerzo ha sido muy grande. En este caso, la mejor recomendación es el descanso. Además alivian las duchas calientes, adoptar una postura correcta durante el amamantamiento y utilizar faja.

Finalmente, te recordamos que es necesario dar tiempo al cuerpo para recuperarse del esfuerzo que ha realizado.

dolor de espalda

Embarazo y dolor de espalda
4 (80%) 1 vote