Endometriosis, diagnóstico y tratamiento

04.11.2016

La endometriosis es una enfermedad bastante común y, al mismo tiempo, desconocida para mucha gente. Afecta a las mujeres durante los años reproductivos, entre la primera menstruación y la menopausia. Está relacionada con el crecimiento, fuera de la cavidad original, del endometrio, la capa interna que recubre el útero.

Endometriosis, diagnóstico y tratamiento

Aunque a menudo la endometriosis se asocia con la infertilidad, no es una de sus secuelas más comunes. Por esta razón, si crees que puedes sufrir esta enfermedad y quieres quedarte embarazada, no te preocupes, piensa que la muchas de las mujeres que la padecen son fértiles o han tenido hijos sin problema.

La endometriosis es difícil de diagnosticar puesto que, en muchas ocasiones, se confunden los dolores menstruales con los síntomas de esta afección. De ahí que sea interesante conocer la sintomatología, las formas de diagnosticarla y los posibles tratamientos.

¿Qué es la endometriosis?

Como te comentaba, la endometriosis consiste en la incorrecta ubicación del endometrio, el tejido que recubre el útero. Lo que sucede es que las células del revestimiento del útero, que deberían ser eliminadas a través de las trompas de falopio, junto con el resto de tejidos y la sangre, se quedan en el cuerpo y crecen en otras zonas.

Estas células quedan adheridas a los ovarios, al propio útero o a las trompas de falopio. También es corriente que lleguen a los intestinos, el recto, la vejiga y el revestimiento de la zona pélvica.

Se desconoce cuáles son las causas de esta enfermedad aunque hay diferentes estudios que indican que puede estar relacionada con el funcionamiento del sistema inmunitario y que puede ser hereditaria –de madres a hijas-.

En España, al menos una de cada diez mujeres padece de endometriosis. Las estadísticas, aunque difíciles de confirmar ya que hay muchos casos sin diagnosticar, indican que entre el 10 y el 15% de las mujeres en edad fértil sufre esta enfermedad.

La endometriosis se clasifica en cuatro fases: mínima, leve, moderada y grave.

Síntomas de la endometriosis

Una de las dificultades que presenta el diagnóstico de la endometriosis es el de los síntomas. Cada mujer puede presentar una sintomatología diferente y, muchas veces, se confunde el dolor provocado por esta patología con los recurrentes dolores menstruales.

Muchas mujeres que padecen endometriosis presentan pocos síntomas e incluso ninguno.

Entre los síntomas más comunes están:

  • Menstruaciones dolorosas o cólicos menstruales intensos.
  • Relaciones sexuales dolorosas –tanto durante como después-.
  • Dolor abdominal o pélvico crónico.
  • Infertilidad o esterilidad.
  • Sangrado abundante durante la menstruación.
  • Trastornos digestivos o intestinales.
  • Trastornos urinarios.
  • Cansancio, debilidad o fatiga general.

Endometriosis, diagnóstico: pruebas y técnicas

Las pruebas para obtener un diagnóstico certero dependen, a menudo, de la posible zona afectada por la endometriosis. Las más generales pasan por una exploración ginecológica, una ecografía transvaginal y análisis sanguíneos. Otra de las técnicas utilizadas es la laparoscopia.

Las resonancias magnéticas son útiles para confirmar la presencia de células del endometrio en la pelvis. La colonoscopia se emplea en los casos en los que se considera que puede estar afectado el colon; la cistoscopia es una técnica que permite visualizar, gracias a un endoscopio, el interior de la vejiga urinaria.

Tratamientos paliativos de la endometriosis

En la actualidad, básicamente se recomiendan dos tipos de tratamiento, ambos paliativos: las hormonas y la intervención quirúrgica.

Para los casos más leves, en los que el dolor y las molestias no interfieren con la vida cotidiana, es probable que sea suficiente con un cambio de hábitos de vida y de dieta: descanso, reducir los niveles de estrés e incorporar alimentos que refuercen el sistema inmunitario (grasas saludables, pescado, hongos, legumbres, fruta y verdura).

Los tratamientos hormonales pretenden forzar la desaparición de la menstruación y reducir los niveles de estrógenos. Los menos agresivos son los gestágenos y la píldora anticonceptiva. Para estadios avanzados de la enfermedad, se receta la hormona liberadora de gonadotropina –una hormona liberada de forma natural por el hipotálamo- que busca la paralización de los óvulos.

La intervención quirúrgica es, como suele ser habitual, la última de las opciones. La laparoscopia, que sirve para realizar el diagnóstico, también se utiliza para extirpar la endometriosis. De una forma similar, se emplea también la laparotomía, una intervención de cirugía abdominal mayor consistente en una incisión de lado a lado del abdomen.

New Call-to-action

Endometriosis, diagnóstico y tratamiento
5 (100%) 1 vote