Enfermedad de Still: todo lo que debes saber

27.08.2019

La enfermedad de Still del adulto es una enfermedad reumática que afecta a varias partes del cuerpo. Cuando se presenta en niños se la conoce como artritis idiopática juvenil y los síntomas son casi los mismos.

En el post de hoy te explicamos todo lo que debes saber sobre la enfermedad de Still en adultos.

enfermedad de still

Enfermedades reumáticas

La reumatología es la especialidad médica que se encarga de prevenir, diagnosticar y tratar las enfermedades musculoesqueléticas y autoinmunes sistemáticas.

Las musculoesqueléticas afectan a huesos, músculos y articulaciones y pueden producir dolor, inflamación, rigidez, limitación de movimiento y deformidad.

Las autoinmunes sistemáticas, en cambio, afectan a cualquier órgano del cuerpo.

Algunas de las enfermedades reumáticas más conocidas son la fibromialgia, la artritis o la artrosis. Pero existen otras menos conocidas, como es el caso de la enfermedad de Still, de la cual os hablamos a continuación.

Enfermedad de Still

La enfermedad de Still en adultos es una forma de poliartritis que consiste en la inflamación de múltiples articulaciones. Cuando esta enfermedad se presenta en niños se denomina artritis idiopática juvenil.

Esta patología se presenta en un caso de cada 100.000 adultos y afecta especialmente a adultos jóvenes de entre 16 y 35 años, aunque también se han dado casos en personas mayores de 70 años. Además, afecta por igual a hombres y mujeres.

La causa es desconocida. La hipótesis científica principal es que se origina por un virus u otro agente infeccioso, pero no existe evidencia para probarlo o desacreditarlo.

El diagnóstico se realiza mediante el reconocimiento clínico y pruebas médicas, como análisis de sangre y radiografías. En ocasiones también puede necesitarse ecografía abdominal y TAC.

Síntomas

Cómo comentábamos al inicio de este post, los síntomas de la enfermedad de Still en adultos son similares a los de la artritis idiopática juvenil. Estos son:

Fiebre: aumento de la temperatura corporal a más de 39ºC, especialmente por la tarde. La temperatura suele normalizarse sin necesidad de tomar antipiréticos.

Dolor de garganta.

Erupciones cutáneas: ronchas en la piel de color salmón o pequeños bultitos que suelen aparecer en tórax, brazos o muslos, respetando la cara, las palmas de las manos y las plantas de los pies. Estas erupciones suelen coincidir con el aumento de la fiebre.

Artritis: dolor e inflamación en las articulaciones, que afecta especialmente a las rodillas y las muñecas, pero también puede presentarse en tobillos, hombros, codos y dedos.

Dolores musculares que pueden llegar a ser invalidantes.

Rigidez matutina.

Glándulas inflamadas.

En algunos casos se pueden dar otras complicaciones como enfermedad hepática (hígado), hipertrofia del brazo, inflamación de la membrana que envuelve el corazón o inflamación de las membranas que envuelven los pulmones.

Tratamiento

Aunque en algunos casos esta enfermedad manifiesta remisión en el término de un año, cerca del 47% de los pacientes acaban presentando el curso de una enfermedad crónica, aunque sin la fiebre, el dolor de garganta y las erupciones cutáneas. La mayor preocupación de las personas que desarrollan la enfermedad de Still de manera crónica es la artritis. Para ello existen varios tratamientos que ayudarán a aliviar el dolor:

Fisioterapia: debe iniciarse nada más diagnosticarse la enfermedad y aplicarse con regularidad.

Antiinflamatorios no esteroideos: para controlar los síntomas de la inflamación.

Inyecciones: sólo cuando afecta a pocas articulaciones y cuando la persistencia de la contractura articular puede causar deformidad.

Cirugía ortopédica: únicamente en caso de daño articular grave.

Si quieres saber más sobre las enfermedades reumáticas descárgate esta guía gratuita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *