Espolón óseo: todo lo que debes saber

26.11.2019

El desgaste de las articulaciones puede producir, en ocasiones, un crecimiento óseo en la unión entre dos huesos. A esto se le conoce como espolón óseo y puede formarse en diferentes partes del cuerpo.

En la mayoría de ocasiones éstos son asintomáticos, pero hay veces que pueden causar dolor, y entonces es cuando necesitan ser tratados.

En este post te explicamos todo lo que debes saber sobre los espolones óseos.

espolón oseo

Espolón óseo

Un espolón óseo (osteofito) es una protuberancia ósea que se forma en las articulaciones, en la unión entre dos huesos, aunque también pueden aparecer en los huesos de la columna vertebral.

Se podría decir que se trata de un hueso adicional que puede aparecer sobre cualquier hueso, aunque los más frecuentes son en la rodilla, cadera, columna vertebral, hombros, manos y pies.

Éstos suelen ser asintomáticos y únicamente se detectan en una prueba de imagen que se realiza para diagnosticar otras patologías, pero en algunas ocasiones el espolón óseo puede causar dolor.

Causas

Los espolones óseos aparecen cuando hay un daño. A medida que el cartílago que amortigua los extremos de los huesos se va deteriorando, el organismo intenta reparar esta pérdida con la formación de un espolón óseo. Por eso, las personas que padecen algún tipo de artritis tienen más posibilidades de generar este tipo de protuberancia.

En el caso del espolón óseo en la columna vertebral, éstos aparecen debido al deterioro por la edad de los discos que proporcionan la amortiguación entre los huesos.

Los espolones óseos en los pies aparecen como respuesta a ligamentos tensos, actividades como bailar o correr que sobrecargan los pies, a la presión provocada por tener sobrepeso o por no utilizar un calzado adecuado. Por ejemplo, el ligamento largo de la parte de abajo del pie puede verse afectado por una sobrecarga o una tensión y se inflama, provocando la fascitis plantar. A medida que el hueso intenta arreglarse, puede formar un espolón óseo en la parte de abajo del talón, conocido como espolón calcáneo.

Por último el espolón en el hombro puede producirse por la edad o por los movimientos repetitivos del hombro que rozan los huesos. Éstos son comunes en deportistas, especialmente jugadores de béisbol, o pintores y personas que trabajan con los brazos por encima de la cabeza con frecuencia.

Síntomas

Como ya comentábamos al inicio de este post, el espolón óseo no suele presentar ningún síntoma y no lo vemos hasta que no nos realizan una radiografía para cualquier otra cosa.

Sin embargo, sí que puede haber casos en los que, según donde esté el espolón, se presenten algunos síntomas:

Hinchazón, dolor y desgarro producido por el desgaste del tejido.

Dolor en la rodilla al extender o doblar la pierna.

Debilidad o entumecimiento en brazos o piernas debido a que el espolón de la columna puede comprimir la médula espinal o sus raíces nerviosas.

Dolor en la rodilla al mover la cadera.

Disminución de la amplitud de movimiento de la articulación de la cadera.

Callos por la acumulación de tejido para dar acolchado adicional al espolón óseo del pie.

Tratamiento

Los espolones óseos no necesitan tratamiento a menos que causen dolor. En ese caso, los tratamientos son los siguientes:

– Analgésicos o antiinflamatorios

– Reposo

– Aplicación de frío

– Estirar la zona afectada

– Terapia de ultrasonidos o masaje profundo de los tejidos

– Cambiar de calzado o añadir unas plantillas que protejan el talón

– Extirpar el espolón de forma quirúrgica

También existen unas medidas que podemos tomar para evitar la aparición de un espolón óseo:

– Evitar el sobrepeso

– Utilizar un calzado adecuado a cada actividad

– Evitar la actividad deportiva intensa

– No pasar mucho tiempo de pie

– Evitar sobrecargar los tendones del pie

Como decíamos, las personas que padecen algún tipo de artritis o enfermedad de las articulaciones, tienen más riesgo de que se formen los espolones óseos. Por eso te dejamos esta guía gratuita sobre la artritis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *