Evolución del Parkinson: Día Mundial del Parkinson

10.04.2018

Con motivo de la celebración del Día Mundial del Parkinson, hoy en El Blog de las personas que viven con dolor ponemos el foco en la evolución del Parkinson. Se trata de una enfermedad de la que todos hemos oído hablar o tener alguien cercano que la esté padeciendo.

dia mundial del parkinson

11 de abril, Día Mundial del Parkinson

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció en 1997 el 11 de abril como el Día Mundial del Parkinson. La Federación Española del Parkinson, se suma a esta celebración que pretende concienciar de los síntomas y las necesidades que padecen las personas a causa de este mal. Según esta organización, alrededor de 160.000 españoles padecen la enfermedad del Parkinson, y se estima que hay 30.000 que están sin diagnosticar.

¿Qué es la enfermedad del Parkinson?

Para conocer la evolución del Parkinson, primero debemos conocer en qué consiste esta afección. Es una enfermedad del sistema nervioso de la que no se conoce la causa. Sí se conoce que no es contagiosa ni hereditaria.

Esta enfermedad es un trastorno neurodegenerativo crónico, progresivo e incapacitante, que se encuadra dentro de las enfermedades neurodegenerativas. Se caracteriza por la degeneración y la muerte de las neuronas, las encargadas de controlar y coordinar los movimientos, y del tono muscular. 



¿A quién afecta el Parkinson?

La enfermedad de Parkinson afecta por igual a hombres y mujeres. Es más frecuente en las personas mayores, y afecta especialmente a las personas que se encuentran en el rango de edad de 40 a 70 años.



Asimismo, la enfermedad de Parkinson constituye una de las principales causas de incapacidad neurológica en la vida adulta. Entre el 1.5 y el 2.5 por 1000 de la población europea desarrolla la enfermedad de Parkinson. Esta cifra aumenta hasta el 1% entre los mayores de 65 años.

Evolución del Parkinson

No todos los enfermos desarrollan todos los síntomas. Además existen grandes diferencias en el primer síntoma en aparecer, el orden y el tiempo en que aparecen nuevos síntomas y la intensidad de los mismos. Todo ello hace que la evolución de la enfermedad sea muy diferente de un enfermo a otro.

Partiendo de la base del tiempo del diagnóstico, la evolución de la enfermedad de Parkinson puede dividirse en tres fases :

  • Estadio inicial: corresponde a los 3-5 años después del diagnóstico. El paciente tiene síntomas y signos motores leves, muy asimétricos y afectando principalmente a una extremidad.
  • Estadio intermedio: entre los 5-10 años desde el diagnóstico. Aunque los síntomas son todavía asimétricos ya son bilaterales. En esta fase de la evolución del Parkinson, entre un 50-70% de los pacientes han desarrollado complicaciones motoras. Además, alrededor de un 25% tiene complicaciones psiquiátricas.
  • Estadio tardío o avanzado: a partir de los 10-12 años desde el diagnóstico. Se produce una combinación de complicaciones motoras y psiquiátricas. Al menos un 30% de los pacientes presentan además signos de deterioro cognitivo.

¿Cuáles son los principales síntomas del Parkinson?

Aunque los síntomas no siempre se presentan conjuntamente, puede darse cualquier combinación de éstos. La asociación de dos o más de los síntomas se denomina parkinsonismo: 



  • El temblor en reposo
. Es común y típico de enfermos con Parkinson. Se caracteriza porque ocurre de forma involuntaria y se mantiene de forma continua. En el 50 % de los pacientes con Parkinson, el temblor se convierte en la primera manifestación de la enfermedad. Suele ser unilateral y localizarse generalmente en los brazos. Durante el día, el temblor ocurre intermitentemente y varía en su intensidad, sin embargo, desaparece durante el sueño o cuando la persona está muy relajada o sedada. Empeora, cuando el individuo está bajo tensión, estrés o ansiedad.
  • Problemas de equilibrio y marcha. La marcha en pacientes con enfermedad de Parkinson se caracteriza por una velocidad reducida.
  • La rigidez muscular. Se trata de un incremento de la resistencia a un movimiento de un segmento de un miembro. Con la progresión de la enfermedad esta rigidez puede volverse severa y desembocar en dolores de los músculos afectados.
  • Trastornos del sueño. Afecta a un 90% de los pacientes. Estas alteraciones se muestran en forma de despertares frecuentes lo que conlleva un sueño fragmentado o somnolencia diurna. Durante el transcurso de la noche, los pacientes con Parkinson tienen despertares frecuentes y el sueño fragmentado. Además tienen una gran dificultad para volver a conciliar el sueño una vez se han desvelado. Durante el día algunos pacientes tienen una somnolencia diurna que hace que esta persona se pueda quedar dormida en cualquier acto cotidiano.

Además pueden existir otros síntomas asociados o secundarios:



  • Cambios en el tono de voz. 

  • Semblante menos expresivo.

  • Ansiedad y depresión.

  • Síntomas sensitivos: rampas, hormigueos, o dolor en alguna extremidad.

  • Trastornos leves: estreñimiento y aumento de la sudación y de producción de saliva.

  • Alteraciones cutáneas: eczema seborreico, que afecta fundamentalmente la piel de la cara y el cuero cabelludo.

  • Disminución del olfato.



¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico de la enfermedad de Parkinson se realiza en base a la observación de los síntomas que presenta el paciente. Hasta el momento no existe ninguna prueba aislada que, por sí sola, pueda llevar a un diagnóstico de la enfermedad de Parkinson.

Suele ser habitual efectuar una serie de pruebas excluir otras posibles enfermedades que puedan desarrollar síntomas parkinsonianos. Según los especialistas, la mayoría de los pacientes son diagnosticados cuando los síntomas y signos motores están localizados en una parte concreta del cuerpo.

¿De qué tratamientos disponemos para mejorar la evolución del Parkinson?

Al ser una enfermedad de la que por el momento no se conoce la cura, se realiza un tratamiento mediante medicamentos que alivian los síntomas. Es por lo que la medicación prescrita por el neurólogo no es curativa ni evita su progresión.

El objetivo del tratamiento es mejorar la capacidad funcional del paciente que se ve afectada por el temblor, la lentitud motora o la dificultad de la marcha. El objetivo es mantener una situación funcional aceptable.

Sin embargo hay una serie de fármacos que sirven para ofrecer un alivio considerable. A esto se suman más recientemente algunas técnicas quirúrgicas y trasplantes celulares.

 

Evolución del Parkinson: Día Mundial del Parkinson
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *