Fascitis plantar: causas, síntomas y tratamientos

10.07.2017

Hoy en día tratamos de estar activos, realizando deportes al aire libre, como por ejemplo correr.  Aunque son prácticas saludables no están exentas de algunos riesgos. Es por lo que hoy en el blog de las personas con dolor te hablamos fascitis plantar.

Fascitis plantar: causas, síntomas y tratamientos

ÍNDICE DE CONTENIDOS:
¿Qué es la fascitis plantar?
– ¿Cual es la causa?
– ¿Cuáles son los principales tratamientos?
– Ejercicios para la fascitis plantar que te sentarán bien.
– La terapia de Andulación.

La fascia plantar es una banda elástica de tejido situada en la planta del pie que amortigua el impacto que se produce al caminar o al correr. Por otro lado, si realizas deporte regularmente puede que nuestro artículo “Lesiones de rodilla” te ayude a evitar afecciones en esta articulación.

¿Qué es la fascitis plantar?

Se trata de la afección más frecuente de dolor en la zona del tobillo y pie. La fascitis plantar es la inflamación de la fascia plantar debida a un exceso de uso. Asimismo se produce por un estiramiento de la misma, o de factores predisponentes. Estas situaciones suelen generar en el tejido una serie de microtraumatismos que el organismo no puede reparar por sí mismo por lo que se produce su degeneración.

Asimismo, la fascitis plantar se puede confundir con la tendinitis pie, por lo que te animamos a consultar nuestro artículo “Tendinitis pie: preguntas más frecuentes

¿Cuál es la causa?

La fascitis plantar se produce habitualmente por una sobrecarga gradual y progresiva de la fascia plantar. Los factores que predisponen a su aparición son:

  • Exceso de carga en el pie. Causada por correr largas distancias. El empleo de un calzado inadecuado, con la suela demasiado blanda o una sujeción deficiente del arco plantar o del talón, puede tener las mismas consecuencias.
  • Pies planos o excesivamente arqueados.
  • Presencia de un tendón de Aquiles tenso.
  • Debilidad del músculo sóleo. Es un músculo situado en la pantorrilla por debajo del gemelo. Este músculo es el encargado de la flexión de la planta del pie.
  • Edad: a medida que se envejece la fascia plantar va perdiendo elasticidad. Asimismo la musculatura que participa en el movimiento del pie también va perdiendo su fuerza. Además, la capa de grasa presente en el talón, y que amortigua el impacto recibido por el pie disminuye favoreciendo la aparición de lesiones en la fascia.

¿Cuáles son los principales tratamientos?

El tratamiento para la fascitis plantar es sencillo de llevar a cabo y por lo general bastante efectivo. La recuperación de la fascitis plantar es lenta, ya que se suele tardar un mínimo de meses hasta que finaliza el dolor.

Las dos medidas principales son la administración de antiinflamatorios y los ejercicios de estiramiento para el talón. En ocasiones los antiinflamatorios pueden administrarse localmente mediante infiltraciones.

Ejercicios para la fascitis plantar que te sentarán bien

Existen algunos de los ejercicios pueden ayudar a reducir el dolor en la zona. Para realizarlos es conveniente contactar con un fisioterapeuta:

Peso sobre una sola pierna: se adopta la posición de “pata coja” sobre el pie lesionado. A continuación se levanta progresivamente la parte trasera del pie hasta dejar todo el peso del cuerpo sostenido en los dedos. La bajada se realiza lentamente. Este ejercicio puede repetirse unas diez veces.

Estiramiento de la pantorrilla: frente a una pared, apoyamos las manos y mantenemos una pierna delante y otra detrás. La pierna delantera quedará ligeramente flexionada, mientras que la trasera estará estirada y con la mayor parte de la planta del pie en contacto con el suelo. En esta posición se echa el cuerpo hacia delante hasta notar tirantez en la pantorrilla; en ese punto se mantiene la posición unos diez segundos, se relaja, y se repite la misma operación diez veces.

Estiramiento con toalla: es uno de los tratamientos más usados. Sentado en el suelo con las piernas estiradas, el tronco erguido y los pies rectos (con los dedos hacia el techo), pasamos una toalla doblada como si fuera una cinta por detrás, a una altura justo por debajo de los dedos. En esta posición y tomando los extremos de la toalla con las manos, tiramos hacia nosotros. Se mantiene la posición entre 10 y 30 segundos, se relaja, y se repite el proceso diez veces.

Ejercicio con frío: otro de los ejercicios más usados. Se trata de coger un refresco en lata de la nevera o del congelador y hacerlo rodar hacia adelante y hacia atrás con el pie desnudo. Además de estirar el pie, aplicar frío a la zona lesionada ayuda a disminuir el dolor. Este es un buen ejercicio para realizar después de caminar.

La terapia de Andulación

Ya conoces exactamente la fascitis plantar por lo que sólo te queda experimentar en tu casa el tratamiento de alivio del dolor que ya han probado con éxito miles de personas con este tipo de patologías: la terapia de Andulación®. Solicita ahora tu sesión gratuita pulsando aquí.

Y si tu afección se ha producido en la tibia, puedes además consultarla en nuestro artículo “Tendinitis tibial posterior ¿qué es y cómo tratarla?


New Call-to-action

Fascitis plantar: causas, síntomas y tratamientos
Vota el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *