Fibromialgia, el mal invisible

02.11.2014

Las personas que sufren fibromialgia se sienten incomprendidas porque en muchos casos no está bien diagnosticada, y además algunos médicos todavía la consideran una patología psicosomática.

fibromialgia

Por eso los enfermos se encuentran sin el apoyo necesario para reivindicar y demostrar el dolor que sienten.

Es importante decir que la Fibromialgia está considerada como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud desde 1992, afecta a un 4% de la población y en España la sufren más de un millón de personas.

Síntomas de la fibromialgia

Los síntomas más comunes de Fibromialgia son la aparición de dolores musculares en cabeza, cuello, hombros, tórax, zona lumbar y muslos. Las principales consecuencias de esta patología son las limitaciones laborales y de actividades de la vida diaria, mermando la autoestima y provocando cuadros de ansiedad, depresión y falta de sueño.

Además de estos dolores, esta enfermedad puede ocasionar rigidez generalizada y sensación de inflamación en manos y pies. La persona también puede notar hormigueos, sobre todo en las manos.

Finalmente, esta patología puede ocasionar cansancio y fatiga, ansiedad y depresión, o insomnio y trastornos del sueño.

Tratamientos para la fibromialgia

Las personas que sufren esta enfermedad suelen sufrir un rosario de visitas a médicos y especialistas. Suelen ir al reumatólogo, que les hace diferentes pruebas para finalmente diagnosticarles como personas con fibromialgia. La prueba definitiva es la de los 18 puntos “gatillo” en diferentes lugares del cuerpo y que duelen al presionarlos.

Una vez diagnosticados, los pacientes tiene varias posibilidades de tratamiento. Los más comunes son:

  • Tratamiento farmacológico: analgésicos contra el dolor, antiinflamatorios, antidepresivos, ansiolíticos, etc. Deben administrarse con mucha precaución y bajo supervisión médica porque pueden producir efectos secundarios.
  • Fisioterapia. Los masajes y manipulaciones por parte de un fisioterapeuta pueden aliviar los síntomas en algunos casos. Sin embargo, en otros casos más graves el paciente ni siquiera tolera el contacto físico.
  • Tratamiento psicológico. En estos casos, el paciente también sufre un bajón emocional que afecta a su actividad cotidiana. También suele afectar a su relación con sus familiares y amigos. Por eso un profesional puede ayudarle en el aspecto psíquico de la enfermedad.
  • Terapias vibratorias. Se ha demostrado eficaz el tratamiento vibracional de cuerpo entero (Whole-Body Vibration) para aliviar los dolores de fibromialgia.

Test del dolor de fibromialgia

El dolor es una percepción subjetiva, y por tanto es muy difícil de evaluar y medir. Además, el dolor percibido depende de muchos factores, como la edad, la patología, el carácter y la personalidad de la persona, entre otros.

Por este motivo son muy pocas las opciones disponibles para medir de forma efectiva el dolor que siente una persona afectada de fibromialgia. Entre los test del dolor más utilizados se encuentran:

  • Escala Visual Analógica. se trata de una línea de puntos marcados del 1 al 10 en la cual el paciente debe marcar el dolor que siente. Si marca el 1 significa que no tiene ningún dolor, y si marca el 10 significa que el dolor es insoportable.
  • Escala Numérica Verbal. Es una variación de la escala EVA. En lugar de  señalar una cifra del 1 al 10, es la propia persona la que dice esa cifra  a su médico.
  • Termómetro de dolor. Se trata de un termómetro pintado con diferentes colores. Va desde el mínimo dolor (color blanco) hasta el máximo dolor (color rojo).
  • Test del dolor de HHP Spain. Es un test más complejo que los demás, ya que consta de 6 preguntas. Se mide tanto la intensidad del dolor pero también su relación con una patología concreta y con la sintomatología del paciente.


New Call-to-action


Fibromialgia, el mal invisible
5 (100%) 1 vote