Fracturas de los huesos: causas y curas

06.09.2017

Nuestros huesos son nuestra defensa contra los golpes y  las caídas. Es por lo que a lo largo de nuestra vida están expuestos a todo tipo de fracturas. Es por lo que hoy en el blog de las personas que viven con dolor te hablamos de las fracturas de los huesos.

Fracturas de los huesos: causas y curas

¿Qué es exactamente una fractura?

Sobre todo lo relacionado con las fracturas de los huesos nos llegan consultas con frecuencia a nuestras redes sociales FacebookTwitter y Google Plus.  

Concretamente, una fractura es una ruptura o fisura en un hueso. Explicado de forma más técnica, una fractura se produce cuando la fuerza ejercida contra un hueso es mayor que la fuerza que éste puede soportar estructuralmente.

La fractura de un hueso perturba su estructura y resistencia, conduce al dolor, la pérdida de su función y a veces causa hemorragia y lesiones alrededor del sitio afectado.

 

Existen, además de las fracturas, otros factores que influyen en el dolor de cadera.

¿Cuáles son las principales causas de las fracturas?

Existen diferentes tipos de fracturas en los huesos. Algunas son más graves que otras. Esto depende de la potencia de la fuerza ejercida, del hueso implicado, de la edad de la persona y su salud general. Las causas por las que pueden producirse las fracturas son:

  • Incidentes traumáticos. Lesiones deportivas, accidentes de tráfico y caídas, entre otras. En un artículo de este blog te ayudamos a “tratar y prevenir lesiones deportivas“.
  • Condiciones de salud. La osteoporosis y algunos tipos de cáncer que hacen que los huesos se fracturen con más facilidad. En estos casos los traumas menores y las caídas pueden llegar a ser graves. En este sentido, en el artículo, “Osteoporosis: síntomas que puedes tener y no notar” puedes ampliar la información sobre esta afección “silenciosa”.

Síntomas de las fracturas

Los síntomas de una fractura dependen de la lesión en particular y su gravedad, pero pueden incluir:

  • Dolor
  • Hinchazón
  • Moretones
  • Deformidad
  • Incapacidad para usar la extremidad

Tipos de fracturas de los huesos

Los diferentes tipos de fractura incluyen:

  • Fractura cerrada. El hueso roto no traspasa la piel.
  • Fractura abierta. El hueso roto sobresale a través de la piel o una herida conduce a la zona de fractura. Es posible que se produzca infección y hemorragia externa.
  • Fractura de tallo verde. Esta fractura se parece al quiebre de una rama y es más común en los niños.
  • Fractura de estrés. Se produce en el pie o la pierna como resultado del esfuerzo repetido en actividades de distinta índole como las deportivas.
  • Fractura complicada. Puede haber daños en las venas, arterias o nervios.
  • Fractura conminuta. El hueso se rompe en trozos pequeños.
  • Fractura por avulsión. Las contracciones musculares potentes pueden desprender un tendón lo que extrae pedazos de hueso con él. Este tipo de fractura es más común en las articulaciones de la rodilla y el hombro.
  • Fractura de compresión. Se produce cuando dos huesos son forzados uno contra el otro. Los huesos de la columna vertebral, llamados vértebras suelen causar este tipo de fractura. Las personas mayores, particularmente aquellas con osteoporosis, tienen un mayor riesgo.

Primeras curas para las fracturas de los huesos

En el caso de las fracturas de los huesos los primeros auxilios son muy importantes. Mover un hueso roto puede aumentar el dolor, el sangrado así como dañar los tejidos alrededor de la lesión. Esto puede complicar la reparación y la curación.

Las primeras curas para las fracturas se basan en inmovilizar la zona lesionada. Para esto se pueden utilizar las férulas. Un médico deberá controlar cualquier hemorragia externa y realinear cualquier deformidad antes de entablillar.

Las fracturas en la cabeza y ciertas partes del cuerpo, como el cráneo, las costillas y la pelvis, son graves y deben ser tratadas únicamente por los médicos.

Para la fractura de una extremidad, es importante la atención y dar confort a la persona accidentada. Se puede, además, utilizar un cabestrillo para sostener una fractura de brazo o de clavícula.

Por último, se puede elevar la zona fracturada si es posible y aplicar una compresa fría para reducir la hinchazón y el dolor.

¿Cuáles son los principales tratamientos?

Los huesos fracturados necesitan alrededor de cuatro a ocho semanas para sanar. Esto dependerá de la edad y la salud de la persona, así como del tipo de ruptura.

El tratamiento de las fracturas de los huesos incluye inmovilizar el hueso con un yeso o insertar quirúrgicamente varillas o placas de metal para mantener juntas las piezas de hueso. En la mayoría de los casos, el yeso se retira después de unas semanas.

Algunas fracturas complicadas pueden requerir cirugía y tracción quirúrgica.

Normalmente los huesos fracturados pueden sanar por sí mismos, el objetivo del tratamiento es asegurarse de que las piezas de hueso están alineadas correctamente. El hueso tiene que recuperarse completamente en fuerza, movimiento y sensibilidad. Algunas fracturas complicadas pueden requerir cirugía, tracción quirúrgica o ambas.

Dependiendo de la localización y la gravedad de la fractura la forma de proceder puede ser quirúrgica:

  • Fracturas cerradas o simples. Los dos extremos del hueso roto se alinean y se mantienen en su lugar. La extremidad se venda y luego se aplica el yeso húmedo.
  • Las fracturas abiertas o compuestas. Reciben una limpieza a fondo para eliminar los posibles residuos antes de ser reparadas.

Fracturas en huesos largos. A menudo son tratadas mediante el enclavado interno. Una vez que los dos extremos del hueso comienzan a cicatrizar, la articulación de la pierna y la cadera se inmovilizan con el yeso.





Tratar dolor agudo con andulación

Fracturas de los huesos: causas y curas
Vota el artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *