Frío y dolor crónico: ¿Cómo influye el clima?

29.01.2019

Las personas que padecen alguna patología asociada al dolor crónico sufren de estos dolores durante todo el año. Pero hay una época del año en la que éstos se agravan: el invierno. Frío y dolor crónico están muy relacionados. Los cambios de temperatura y la humedad hacen que seamos más sensibles al dolor muscular y de articulaciones. En el post de hoy te explicamos los motivos y cómo ponerle remedio.

frío y dolor crónico


Dolor crónico

Se considera dolor crónico aquel que se prolonga por más de 6 meses y no desaparece con ningún tratamiento.

Según la Sociedad Española del Dolor, alrededor del 20% de la población en España padece dolor crónico. Éste afecta a personas que sufren alguna patología osteomuscular o enfermedades relacionadas con el envejecimiento, como la artrosis.

Quienes padecen de dolor crónico lo sufren todo el año, pero en invierno lo notan aún más. Frío y dolor crónico van estrechamente de la mano.

Metereosensibilidad

¿Quién no ha predicho alguna vez que se avecinan lluvias cuando nota dolor en la rodilla? A esta capacidad de predecir el tiempo en función de nuestros dolores se le conoce como metereosensibilidad.

Según varios estudios, casi la mitad de la población podría ser metereosensible. Esto quiere decir que se resiente de fracturas pasadas o de dolores crónicos cuando el clima va a cambiar.

Aunque este tipo de comentarios prediciendo el tiempo según las dolencias los relacionemos con personas mayores, con cualquier edad se puede ser metereosensible.

¿Qué relación tienen frío y dolor crónico?

Como decimos, en estos días de descensos de las temperaturas estos dolores suelen ser más fuertes, por lo que asociamos frío y dolor crónico.

Aunque no vamos mal encaminados, no es exactamente el frío el que hace que notemos más dolor, sino la humedad. Es por eso que las personas que viven en climas más húmedos pueden padecer de dolores más fuertes que aquellas que habitan en climas más secos.

Esto es debido a los cambios en la presión del aire. Es decir, no es el frío o la lluvia lo que nos hace empeorar de nuestras dolencias. Es lo que se conoce como presión barométrica; esto es el peso de la atmósfera que nos rodea.

En épocas de mal tiempo esta presión barométrica cae, haciendo que el líquido sinovial, un líquido que tenemos dentro de las articulaciones, se expanda y provoque inflamaciones, dolores y rigidez en las articulaciones, especialmente en aquellas personas que sufren enfermedades como artritis, artrosis o fibromialgia.

Hoy en día estos dolores nos limitan en nuestra actividad diaria, pero antiguamente se tomaba como una medida de protección contra accidentes, ya que obligaba a resguardarse y evitar salir con una tormenta, por ejemplo.

Otro de los motivos por los que notamos más dolor en los meses de invierno es que los músculos están más contraídos. Esto hace que las articulaciones estén más rígidas debido a que tanto los tendones como las fibras musculares están más contraídos que de costumbre, generando una gran presión en las articulaciones. Todo esto se debe a la dificultad de nuestro cuerpo para entrar en calor.

Remedios para combatir el dolor en invierno

¿Qué podemos hacer para combatir esos dolores en invierno? Aquí te dejamos algunos consejos:

– Mantente caliente: vístete con varias capas, mantén la casa, el coche y el puesto de trabajo calientes, etc.

– Aplica una compresa caliente o una manta eléctrica en las articulaciones en las que sientas dolor.

– Muévete: ejercita las articulaciones donde sientas dolor para disminuir la rigidez. Aquí te dejamos algunos ejercicios que te podrían ayudar.

– Actitud positiva: mantén la mente ocupada en actividades que te produzcan bienestar. Estar ansioso, depresivo o irritante no hará más que empeorar el dolor.

En algunas ocasiones, cuando el líquido sinovial presenta un gran componente inflamatorio, este se puede sustituir por ácido hialurónico, aliviando el dolor. Esta terapia se conoce como viscosuplementación y se realiza de manera rápida y ambulatoria en articulaciones de gran tamaño.

Ahora ya sabes la relación entre frío y dolor crónico, así que sigue estos consejos, piensa que estos días de invierno se irán y tu estado de ánimo y de salud mejorarán.

artritis

4 opiniones en “Frío y dolor crónico: ¿Cómo influye el clima?”

  1. Todo esto me parece buenisimo.
    Yo soy una religiosa y para iertas cosas debo pedir permiso,por ahora solamente me estoy informando de esto y leas doy las gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *