Hemibalismo, origen y tratamiento

15.11.2016

Hace unos días hablamos en este blog del balismo y del hemibalismo, ¿recuerdas? Se trata de un trastorno del movimiento producido normalmente por una afección del sistema modulador de nuestro organismo, un problema o una mala función de nuestro cerebelo.

hemibalismo

Las consecuencias de sufrir hemibalismo no son en absoluto banales, son serias y afectan gravemente a la calidad de vida de las personas que lo sufren y, también, al círculo familiar y de amistad. El hemibalismo es un síntoma serio y por eso hemos querido dedicarle unas cuantas líneas aquí, en el blog de las personas que viven con dolor.

Diferencias entre hemibalismo y balismo

El otro día te contábamos que la persona aquejada con balismo sufre movimientos involuntarios de gran amplitud, muy bruscos y, lo peor de todo, completamente involuntarios.

Esos movimientos involuntarios suelen centrarse en las extremidades superiores, en los brazos y en las manos y, así, implican un serio riesgo para la integridad de la persona que los sufre. ¿Te imaginas ir conduciendo y que, de repente, una de tus manos gire bruscamente el volante?  Ese sería un ejemplo clásico de las consecuencias importantes que implica este tipo de trastorno cinético involuntario.

El hemibalismo es prácticamente igual que el balismo. Sus movimientos también son bruscos, inesperados y muy amplios. ¿Cuál es entonces la diferencia entre el hemibalismo y el balismo? Que en el hemibalismo el trastorno que provoca el movimiento involuntario se concentra en las extremidades de uno de los lados, de una de nuestras dos “mitades”. Es decir: la persona con hemibalismo sufre episodios de movimiento brusco e incontrolado de, por ejemplo, uno de sus brazos o una de sus manos, pero sólo de la mitad izquierda o de la mitad derecha de su cuerpo.

El hemibalismo es igual de molesto y peligroso para la persona que lo sufre, la única ventaja (si se puede llamar ventaja a esto) es que la persona diagnosticada con hemibalismo conoce a priori qué parte de su cuerpo puede empezar a ejecutar movimientos bruscos incontrolados y, así, intentar prevenir posibles accidentes o lesiones aún más graves.

El origen del hemibalismo

En Internet existe bastante información sobre el hemibalismo y todas las fuentes que hemos consultado afirman que el hemibalismo es síntoma de una lesión neurológica, un problema centrado en el STN o núcleo hipotalámico.

Pero vamos a avanzar un poco más: ¿por qué se puede dañar esa delicada zona de nuestro cerebro? ¿Cuáles son las causas que expliquen la aparición del hemibalismo?

Al parecer hay varias causas que pueden explicar la aparición de este desagradable y peligroso trastorno cinético. Las más importantes serían la presencia de tumores o los infartos cerebrales, pero también son causas frecuentes de la aparición de hemibalismo:

  • Los traumas o accidentes craneales. Un accidente de tráfico, una caída o una lesión deportiva que afecte a la cabeza puede producir hemorragias o daños en el cerebelo y, así, afectar gravemente al control que este ejerce sobre los movimientos voluntarios.
  • La hiperglucemia. La acumulación de glucosa en sangre puede tener serias consecuencias para nuestra salud como, por ejemplo, daños en el STN. Como bien dice Ecured, se puede decir que sufrimos hiperglucemia cuando los niveles de glucosa son superiores a 80 en ayunas y a 120 después de comer. ¿Las causas de la hiperglucemia?: muchas y tan variadas como una alimentación desequilibrada, la falta de ejercicio físico diario y adecuado a nuestras necesidades nutricionales, la diabetes, la presencia de infecciones en nuestras vías respiratorias, etc.

El tratamiento para el hemibalismo

El tratamiento del hemibalismo dependerá fundamentalmente de la causa, del origen que ha motivado que aparezca este tipo de trastorno. Lógicamente existen fármacos que actúan sobre el STN e inhiben parcial o totalmente el movimiento brusco e incontrolado, pero será el especialista el que determine el tipo de medicamento, la dosis, la duración del tratamiento, etc.

De forma complementaria al tratamiento farmacológico, la persona que sufre hemibalismo debería probar los tratamientos complementarios que le ayuden a controlar mejor el resto de síntomas que acompañan al hemibalismo, sobre todo aquellos que están afectando a su calidad de vida, minando su ánimo y alterando su estabilidad emocional y la de su familia.

explicar dolor cronico

Hemibalismo, origen y tratamiento
4 (80%) 3 votes