La rabdomiólisis, el ejercicio físico llevado al extremo

02.07.2019

¿Cuántas veces hemos oído decir que realizar ejercicio físico de manera regular es beneficioso para la salud? Y la verdad es que están en lo cierto.

Pero como ocurre con todo, los excesos no son buenos y en el ejercicio físico no iba a ser menos. Y es que realizar alguna actividad física llevada al extremo puede traernos graves consecuencias, como por ejemplo la rabdomiólisis.

Te explicamos en qué consiste esta patología en este post.

rabdiomiolisis

Educación física

Cada vez son más las personas que dedican un tiempo a la semana a realizar algún tipo de actividad física. Desde practicar un deporte en equipo, ir al gimnasio o simplemente salir a caminar. Cualquier tipo de ejercicio físico nos aporta grandes beneficios para nuestra salud.

Y es que el sedentarismo es uno de los factores de riesgo más importantes de mortalidad mundial. La inactividad física, además, contribuye a la obesidad, algo que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se ha convertido en una epidemia.

Pero, como comentábamos anteriormente, el ejercicio físico en exceso no es bueno. Por eso es recomendable empezar poco a poco e ir incrementando el ritmo gradualmente, además de conocer los límites de uno mismo, si no queremos acabar desarrollando alguna patología como la rabdomiólisis.

Rabdomiólisis. ¿Qué es?

La rabdomiólisis puede deberse a diferentes causas, pero principalmente aparece por la realización de ejercicio físico llevado al extremo que conlleva una rotura muscular importante.

Cuando sufrimos una de estas roturas de gran envergadura, el músculo libera a la sangre unos compuestos que se encuentran en su interior, entre ellos un compuesto rico en hierro denominado mioglobina, que debe ser filtrado por los riñones.

Si se libera una gran cantidad de este compuesto y los riñones no pueden realizar su tarea, esto puede provocar un fallo renal.

Otras de las causas que pueden derivar en rabdomiólisis son: lesiones por compresión o traumatismos derivados de accidentes, enfermedades musculares genéticas, isquemia o muerte del tejido muscular, extremos de la temperatura corporal, o deshidratación grave.

Síntomas

Los síntomas de la rabdomiólisis son similares a los de las agujetas, pero hay algunos distintivos que nos indicarán que podríamos padecer esta patología.

Entre los más comunes, derivados del esfuerzo de la actividad física, se encuentran el dolor muscular, rigidez, calambres en las extremidades inferiores, dolor en las articulaciones o fatiga.

Pero además, la rabdomiólisis incluye otros síntomas como son fallo renal agudo, orina de color oscuro, arritmias cardíacas, vómitos y náuseas, o convulsiones y fiebre.

Una vez aparece alguno de estos síntomas lo más importante es acudir a un centro médico para que, a través de un análisis, nos puedan confirmar si se trata de rabdomiólisis.

¿Cómo prevenir la rabdomiólisis?

La principal medida para prevenir la rabdomiólisis es realizando ejercicio de manera progresiva y con indicaciones de profesionales. Cada uno debe conocer sus propios límites. Si no hemos realizado nunca deporte, no podemos empezar directamente con ejercicios muy exigentes físicamente, sino que debemos empezar con ejercicios suaves e ir incrementando la intensidad progresivamente. Debemos darle a la musculatura el tiempo suficiente para adaptarse al ejercicio.

Otra de las claves para prevenir esta patología es la hidratación. Es muy importante mantenerse bien hidratado antes, durante y después de realizar ejercicio físico.

Como ya hemos dicho, una de las causas de la rabdomiólisis es la exposición del cuerpo a altas temperaturas. Por eso, otra de las medidas para prevenirla es evitar realizar ejercicio físico durante los días y horas de más calor.

Por último, realizar un buen calentamiento de la musculatura antes de empezar con la actividad física es esencial para evitar el problema.

El dispositivo Anduflex, que incorpora la tecnología de andulación, está pensado para el calentamiento de la musculatura previo al ejercicio, así como para la recuperación tras el esfuerzo físico, ayudando a prevenir lesiones derivadas de la práctica deportiva.

 

La rabdomiólisis, el ejercicio físico llevado al extremo
4 (80%) 2 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *