La rectificación cervical, un problema que se puede prevenir

17.12.2019

El nivel de vida que llevamos hoy en día y el abuso de las nuevas tecnologías conllevan problemas para nuestro cuerpo con la aparición de diferentes patologías, como es el caso de la rectificación cervical.

En este caso, la columna en la zona cervical pierde su curvatura normal, provocando varios síntomas, como por ejemplo dolor.

¿Te han diagnosticado rectificación cervical y no sabes muy bien qué significa? Te lo explicamos todo en este post.

rectificación cervical

Rectificación cervical

La columna vertebral está formada por 33 vértebras y se divide en 5 regiones. Una de ellas es la región cervical, que consta de 7 vértebras (de la C1 a la C7) y tiene una curvatura convexa denominada lordosis cervical. La columna cervical es la que se encarga de soportar la carga de nuestro cráneo y de mantener el centro de gravedad.

Esta curvatura es la que aporta a la columna estabilidad y movilidad. Cuando la curvatura se pierde, debido a diferentes causas que veremos más adelante, estamos frente a una rectificación cervical. Las consecuencias de esta rectificación son la aparición de sobrecargas musculares y articulares, lo que provoca problemas mecánicos.

Causas

Como decíamos al inicio de este post, el abuso de las nuevas tecnologías, como pasar muchas horas en la misma postura delante del ordenador o usando el teléfono móvil, es una de las causas de la rectificación cervical.

Pero esta patología puede aparecer también debido a diferentes motivos:

Malas posturas por un tiempo prolongado delante del ordenador

– Mucho tiempo con la cabeza agachada mirando un dispositivo móvil

Accidentes de tráfico

Malos hábitos posturales al dormir o al cargar peso

– Llevar una vida sedentaria

Estrés

Malformaciones congénitas

Enfermedades reumáticas

Cirugía a nivel cervical

Lesiones deportivas

Síntomas

Algunos de los síntomas que pueden indicar que padecemos de rectificación cervical son los siguientes:

Dolor de cabeza

Dolor y adormecimiento de las extremidades superiores

Sobrecarga muscular y articular

Mareos y vértigo

Alteraciones del sueño

Alteraciones oculares

– Sensación de zumbido en los oídos

Prevención

Debido a que en la mayoría de los casos la rectificación cervical viene provocada por las malas posturas, ésta se puede prevenir si seguimos una serie de consejos:

1. Mantener una postura correcta: es importante que la columna esté en equilibrio con la línea de gravedad del cuerpo. Para ello, trata de no encorvar la espalda ni flexionar el cuello hacia delante, o dejar caer los hombros hacia el frente. También es bueno realizar algunos estiramientos cada hora.

2. Controla el estrés: la tensión provocada por el estrés se acumula en el cuello y de esta manera las cervicales se ven afectadas al no saber manejar las emociones. Por eso es importante saber controlar el estrés realizando ejercicios de respiración y de relajación.

3. Realiza ejercicio físico: los expertos recomiendan dedicar 30 minutos al día a realizar algún tipo de actividad física para mantener una buena salud. Además, para evitar la rectificación cervical, es recomendable dedicar unos minutos al día a estirar y fortalecer la zona del cuello realizando algunos ejercicios.

4. Llevar una dieta sana: La dieta es fundamental para llevar un estilo de vida saludable y evitar así cualquier tipo de patología. Es importante incorporar en nuestra dieta alimentos muy nutritivos que ayuden a fortalecer los huesos intervertebrales, además de evitar el sobrepeso, ya que puede ser el causante de algunas patologías relacionadas con la columna vertebral.

5. Fisioterapia: de vez en cuando acude a un fisioterapeuta a hacerte un masaje, ya que te ayudará a descontracturar y relajar la zona cervical.

Si quieres saber más sobre la cervicalgia y el dolor cervical, descárgate esta guía gratuita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *