La temida cena de Navidad: cómo sobrevivir a ella

24.12.2019

Horas y horas en la cocina preparando la cena de Navidad para toda la familia, los niños gritando, las bromas pesadas de tu cuñado, tu madre quejándose por todo, tu padre y tu marido discutiendo por el futbol, los comentarios de tu hermana de “que mala cara tienes”… Y a todo esto hay que añadirle un invitado no deseado: el dolor crónico.

Y es que para las personas que conviven diariamente con dolor crónico, la Navidad no es precisamente una época de paz y felicidad.

navidad

Dolor crónico y Navidad

A pesar de ser considerada como una de las épocas más felices del año, los compromisos familiares de estas fechas pueden resultar agotadores, especialmente para aquellas personas que conviven diariamente con el dolor crónico.

El dolor crónico no entiende de Navidad. Nos acompaña durante todo el año, no da tregua. Y todo lo que conlleva estas fiestas hace que nos agotemos más fácilmente. Los atascos en las carreteras, los centros comerciales abarrotados de gente, la búsqueda del regalo perfecto, cocinar para toda la familia, y, el colofón final, la cena de Navidad.

Cuando llega el momento de sentarse en la mesa y compartir ese momento con los nuestros nos sentimos realmente agotadas. Y lo último que nos apetece es aguantar los comentarios de nuestros familiares poniendo en duda nuestro dolor.

Y es que, como ya hemos comentado en numerosas ocasiones en este blog, además del dolor crónico, tenemos que convivir con la incomprensión de quienes nos rodean.

Estrés navideño

Todo esto acaba provocando lo que se conoce como ‘estrés navideño’, algo que, según un estudio, lo padecen el 65% de las personas.

Según el mismo estudio, las personas consultadas consideran que los factores que más contribuyen a la aparición del estrés navideño son la situación económica y los gastos, los compromisos sociales, el cansancio general y los mensajes navideños.

Los síntomas más comunes de este estrés navideño son depresión, tristeza prolongada, irritabilidad, insomnio, problemas de estómago, dolor de cabeza, entre otros.

Cómo sobrevivir a la Navidad

Para poder sobrellevar mejor esta cena de Navidad y todo lo que conllevan estas fechas, te dejamos algunos consejos:

– Aprovecha la ocasión para explicarle a tus familiares cómo te sientes y haz que se pongan en tu lugar para que puedas sentirte arropada por ellos. Te explicamos cómo hacerlo aquí.

Pide ayuda. Si te sientes agotada, recurre a la gente de tu alrededor para que te echen una mano con las compras, la preparación de la cena, la decoración navideña, etc.

Descansa. Intenta descansar lo mejor posible los días previos y en cada respiro que tengas, para llegar a la cena de Navidad en las mejores condiciones.

Evita discusiones. En todas las familias hay temas tabú. Intenta evitar esos temas y, si salen, prueba de desviar la atención hacia otro tema.

Tómate unos minutos para respirar. Si durante la cena te sientes agobiada, apártate del resto durante unos minutos, vete a otra habitación y realiza unos ejercicios de respiración para relajarte.

Cuida tu alimentación. Aunque son días de grandes comilonas, el resto de los días intenta llevar una dieta sana y equilibrada.

– Di no a algunos compromisos si no te ves con fuerzas para asistir. Tus amigos y/o familiares seguro que lo entenderán.

Haz ejercicio. Cuando tengas un momento, sal un ratito a pasear. El aire fresco y la actividad física te harán sentirte mejor.

Desde HHP Spain os deseamos unas buenas fiestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *