Me han diagnosticado una hernia incarcerada, ¿qué hago?

29.11.2016

Qué hacer ante el diagnóstico de hernia incarcerada es una de las dudas más frecuentes que recibimos a través de las redes sociales y, francamente, no es para menos. Hablamos de una patología delicada, dolorosa y que, si no se trata, puede tener serias consecuencias para nuestra calidad de vida. Así que hoy en el blog de las personas que viven con dolor dedicamos unas líneas a hablar de un diagnóstico bastante frecuente: la hernia incarcerada.
hernia incarcerada

Recordando los conceptos de hernia y hernia discal

En el DRAE – Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española- encontramos dos definiciones que aclaran perfectamente los conceptos de hernia y hernia de disco. Trascribimos textualmente del diccionario:

“Hernia: protrusión o salida de parte de un órgano, como el intestino, de la estructura anatómica que normalmente la fija.

Hernia de disco: protrusión de un fragmento de un disco intervertebral, que, al comprimir el nervio adyacente, es dolorosa.”

Algunos ejemplos de hernia que todos conocemos: la hernia de hiato en la que parte del intestino abandona la cavidad abdominal y se desplaza hacia el tórax atravesando el diafragma, la hernia inguinal en la que el intestino delgado se mueve hacia la zona de la ingle, etc.

La hernia de disco, por su parte, es una patología de deterioro de uno de los discos que se encuentran distribuidos a lo largo de la columna. Por alguna razón, la parte externa del disco intervertebral se deteriora y se rompe total o parcialmente. Esa parte externa y dura del disco intervertebral sirve para contener el núcleo pulposo y si está deteriorado puede dejar salir al exterior esta especie de gel. Si el núcleo pulposo abandona su contenedor – el anillo fibroso del disco – puede desplazarse y alcanzar el canal de la espina dorsal.

La hernia discal es una afección muy dolorosa, pero tiene solución y tratamiento, tanto quirúrgico como paliativo y de alivio del dolor y el malestar: ejercicios específicos, combinación de medicamentos y sesiones con dispositivos.

Hernia discal incarcerada o encarcelada

Hay dos formas típicas de clasificar las hernias: por su localización en el organismo y por la llamada “presentación clínica”. Por su localización en el organismo podemos diferenciar varios tipos de hernia: inguinal (el tipo de hernia más frecuente), umbilical (la hernia típica que suelen sufrir las mujeres embarazadas y las personas con un grave exceso de peso), la crural (un tipo de hernia que es más frecuente en mujeres que en hombres),  etc.

Si clasificáramos las hernias por su presentación clínica encontraríamos:

Hernias reductibles: el contenido herniado se puede reintroducir en su sitio de forma relativamente sencilla.

Hernias irreductibles: el contenido herniado no se puede introducir en su sitio fácilmente y exige otro tipo de tratamientos para solucionar el problema.

Hernias incarceradas: aquellas hernias en las que el contenido herniado no se puede recolocar y que obstruye total o parcialmente el intestino.

Hernias estranguladas: aquellas hernias en las que el contenido herniado sufre un proceso de necrosis o degeneración del tejido por la muerte de las células que lo conforman.

Si quieres buscar más información sobre la hernia incarcerada recuerda que también recibe el nombre de hernia encarcelada o, incluso, de hernia atascada.

Tratamientos para la hernia incarcerada

Según los expertos, la hernia incarcerada es el paso previo a la hernia estrangulada, una patología grave con serias consecuencias para la salud de la persona que la sufre. Así, el principal tratamiento para la hernia incarcerada será la intervención directa por un profesional de la salud que intentará reducir la hernia y, si no puede, programar una intervención quirúrgica urgente.

Una vez solucionado el problema por la vía quirúrgica, la persona que ha pasado por una hernia incarcerada tendrá que cuidar muy bien de sí misma durante bastante tiempo para evitar recaídas: vigilar su peso, hacer ejercicios suaves de rehabilitación, probar terapias de relajación muscular y alivio del dolor.

explicar dolor cronico

Me han diagnosticado una hernia incarcerada, ¿qué hago?
4 (80%) 3 votes